Feijóo se erige en "garante de la ley y el empleo" en Ferroatlántica

Actualizado 24/05/2017 12:25:52 CET

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 May. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se ha erigido este miércoles en "garante" del cumplimiento de la ley y del mantenimiento del empleo en Ferroatlántica y, en este sentido, ha asegurado que no se dejará "presionar por nadie". "Los trabajadores tienen mi palabra de que no tengo más compromiso que con ellos", ha proclamado.

   Lo ha dicho durante la sesión de control en la Cámara, después de que tanto la portavoz del BNG, Ana Pontón, como el de En Marea, Luís Villares, sacasen a relucir la solicitud del grupo Villar Mir para segregar las centrales hidroeléctricas del río Xallas de las plantas de ferroaleación.

   Sin embargo, el mandatario autonómico ha recordado que la petición llegó a San Caetano "hace cuatro días hábiles" y ha remarcado que está siendo estudiada por los servicios jurídicos de la Xunta. "Si lo que pide no se ajusta a la ley, se archivará el expediente", ha dejado claro, al tiempo que ha avanzado que exigirá "tantas garantías o más" de empleo que las que ya existen en caso de que sea compatible con la normativa vigente.

   Frente a ello, Ana Pontón ha señalado que "300 familias están en la cuerda floja" a la espera de la decisión administrativa, pues las centrales hidroeléctricas son el "salvavidas" de las fábricas. En cuanto a esas "garantías" de empleo de Ferroatlántica, ha puesto en duda su "credibilidad" a la vista de anteriores incumplimientos: "Sólo quiere coger la pasta y pirarse".

   Es más, ha tasado el "pelotazo" que pretende "el imputado Villar Mir" en 255 millones de euros y ha exigido a Feijóo que no lo permita, tanto por las consecuencias que tendrá en el empleo como por la "dignidad" de esta tierra. "Galicia no está para que un imputado haga caja con sus recursos naturales", ha enfatizado.

"RIGOR" VS "DEMAGOGIA"

   Del mismo modo, ha subrayado que "Galicia no está para pagar los favores de su partido", el PP, en referencia a las supuestas donaciones recogidas en los papeles de Bárcenas. En este punto, ha advertido al mandatario de que si es "cómplice" del "expolio", Ferroatlántica puede convertirse en "su Canal de Isabel II".

   "La Xunta actuará con rigor", ha respondido Feijóo, consciente de que la empresa acudiría a los tribunales en caso de que se le deniegue algo que está autorizado. Y, tras anunciar que el comité de empresa podrá acceder al expediente el próximo viernes, ha vuelto a garantizar que los trabajadores y los alcaldes de Costa da Morte conocerán las decisiones que se tomen.

   Dicho esto, el jefe del Ejecutivo autonómico ha reprochado a la portavoz del Bloque que "intente confundir" y convertirse en "la única benefactora" de los empleados de Ferroatlántica. "Eso no se lo puedo aceptar", ha replicado, crítico con la "demagogia" empleada en sede parlamentaria.

   Es más, tras indicar que la norma actual no fija el número de puestos de trabajo asociados a la concesión, ha ratificado que su gobierno no aceptará ninguna propuesta de la empresa que "no garantice de forma igual o superior" el empleo actual. "Actuaremos conforme a la ley, el interés público y el empleo", ha reiterado.

INSCRIPCIÓN EN EL BORME

   A renglón seguido, Luís Villares ha dado cuenta en la Cámara de que el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme) publica este mismo miércoles el anuncio de Ferroatlántica sobre la segregación de las actividades de producción de ferroaleaciones y electricidad, algo que ha relacionado con que a la empresa "le importa un bledo la legalidad".

   "Da igual lo que ponga, lo importante es lo que firme la Xunta", le ha respondido Feijóo, tras acusar al representante del grupo rupturista, igual que hizo con Ana Pontón, de intentar "apropiarse de la defensa de los trabajadores de Ferroatlántica".

   Así, tras repetir que su "único compromiso" es con los gallegos --"y no con Izquierda Unida, Cerna, Compostela Aberta, Marea Atlántica"-- y, en este caso, con los trabajadores de Costa da Morte, ha señalado que "en un Estado de Derecho hay que respetar la ley".

   No obstante, el magistrado en excedencia ha hecho hincapié en que la empresa ha pedido inscribir la segregación en el Borme porque "da por hecho que obtendrá" de la Xunta "lo que busca, porque ya lo pagó" con "los 700.000 euros" que entraron en la 'caja b' del PP. "¡Usted rinde cuentas a quien financia a su partido!", le ha acusado.

"EL PARLAMENTO ESTÁ PERDIENDO BASTANTE"

   "La Justicia ganó mucho y el Parlamento está perdiendo bastante", ha observado Feijóo, dada la "catadura moral" de Villares.

   Y después de aseverar que no le "preocupan" sus palabras, aunque sí lo harían los comentarios que hacen de él "los gallegos y sus compañeros de partido", ha admitido dudas sobre cómo pudo acceder a un escaño y sobre "lo que hizo antes" de convertirse en parlamentario, en su etapa como juez.

   Por su parte, ha reivindicado que tras más de ocho años al frente de la Xunta y de obtener tres mayorías absolutas consecutivas, su "única ocupación son los gallegos".

¿UN ACUERDO DE PAÍS?

   Por último, el máximo mandatario autonómico ha rechazado las peticiones de En Marea de debatir la solución para Ferroatlántica, que se sumaron a las de Ana Pontón de sellar "un acuerdo de país" en torno a este asunto.

   De hecho, ha argumentado que su partido está "legitimado" para actuar porque representa a "la mayoría del país" y tras recordar que está en permanente contacto con los 10 alcaldes de la comarca y con el comité de empresa.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies