Feijóo llama este martes en la Cámara a "trabajar unidos" frente a la crisis con un discurso "realista y ambicioso"

Feijóo comparece en el Parlamento
EP/XUNTA
Actualizado 20/07/2010 10:50:24 CET

El fracaso para impulsar la reforma del voto de la mujer embarazada obliga a la popular Natalia Barros a acudir para mantener la mayoría

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

"Este es un momento en el que es necesario usar dinero público con una responsabilidad extrema y en el que todos tenemos que trabajar juntos para salir adelante". Son dos de los mensajes que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, lanzará este martes en el pleno que reunirá de forma extraordinaria en el Parlamento de Galicia y en el que abordará la actual situación económica, así como las medidas adoptadas por su Gobierno para hacerle frente.

Fuentes de la Xunta consultadas por Europa Press han destacado que el jefe del Ejecutivo gallego incidirá en la necesidad de trabajar conjuntamente con los grupos de la oposición --PSdeG y BNG-- y apelará a la necesidad de incrementar los esfuerzos en este sentido con el fin de "buscar soluciones" para los ciudadanos.

Lo hará mediante un discurso "realista y consciente de la gravedad de la situación", un día después de que la conselleira de Facenda, Marta Fernández Currás, haya anunciado que el gasto no financiero en los presupuestos de la comunidad para el próximo año 2011 tendrá que reducirse en casi 950 millones de euros, situándose en 10.107, lo que supone un 8,6 por ciento menos que los 11.052 millones del presente ejercicio.

Precisamente, Feijóo incidirá en que su Gobierno ha gestionado en 2010 un presupuesto inferior al del ejercicio anterior y que, de nuevo, tendrá que hacerlo en 2011. Pese a todo, será un discurso "ambicioso" en el que "profundizará" en las decisiones políticas adoptadas por su Ejecutivo en esta primera parte de la legislatura, que cree que han dado resultados "satisfactorios".

Además, para el presidente resulta especialmente significativo el hecho de que la comparecencia se realice fuera del período ordinario de sesiones ya que supone una muestra de "respeto" a la Cámara, al tiempo que certifica que la Xunta es "consciente" de que la situación actual es "muy complicada".

Por ello y teniendo en cuenta, además de la reducción de las próximas cuentas gallegas --avanzada por Fernández Currás--, las últimas decisiones adoptadas en el marco estatal por el Gobierno de Zapatero, como la subida del IVA o los recortes para rebajar el déficit, el presidente considera que "hay la obligación" de explicar a los gallegos "cómo está la economía".

TRAMITACIÓN PARLAMENTARIA

Además de la comparecencia del presidente, el proyecto de ley de Aguas y la normativa por la que se suprimirá el Servizo de Igualdade do Home e da Muller iniciarán su tramitación parlamentaria este martes con el rechazo de la oposición a estas normativas, lo que propiciará que pidan la devolución de los textos.

Así las cosas, el pleno seguirá un guión con dos puntos, el debate de dos textos legislativos promovidos por el Gobierno, y que han sido aprobados recientemente por el Consello de la Xunta, y una comparecencia. Con éste, serán dos las sesiones en periodos no hábiles en que Feijóo habrá comparecido desde que es presidente, después de que el año pasado, en julio de 2009, hiciese lo propio para explicar el nuevo modelo de financiación autonómica.

El proyecto de ley de Aguas fue ratificada por el Consello de la Xunta el 27 de mayo de este año y, a través de él, se establece un canon del agua con carácter universal que incluirá una tarifa social gracias a la que, según la Xunta, habrá ciudadanos en la comunidad que quedarán exentos de pagar la tasa si no superan un consumo mensual mínimo.

Por su parte, el anteproyecto de ley que suprime el Servizo de Igualdade había sido aprobado por el Consello de la Xunta el pasado 3 de junio con críticas de los grupos de la oposición --PSdeG y BNG-- por la eliminación de un órgano, creado por el Gobierno del ex presidente Manuel Fraga, y que, según denunciaron, supondrá la supresión de una dotación específica para promover la igualdad real entre hombres y mujeres.

PRESENCIA DE BARROS

Para la votación de estos textos, el PPdeG ha pedido a la diputada Natalia Barros, que acaba de tener un hijo, que acuda a la Cámara para ejercer su derecho a voto, puesto que de lo contrario el grupo parlamentario mayoritario perdería la absoluta que ostenta con 38 escaños.

Así, el fracaso para reformar el voto de las mujeres embarazadas y lactantes se hace patente ahora en el pleno extraordinario y, aunque en estos casos es habitual que un miembro de los grupos de la oposición se ausente para mantener la mayoría de las urnas, la diputada popular buscará estar en el pleno, según han indicado a Europa Press fuentes de su grupo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies