Feijóo ve "impropia" y del "siglo pasado" la "prepotencia" con la policía de la diputada Paula Quinteiro

O Titular Do Goberno Galego, Alberto Núñez Feijóo, Comparecerá En Rolda De Prens
XUNTA DE GALICIA
Publicado 22/03/2018 16:16:30CET

   El presidente, quien instó a Villares a actuar, evita pedir la dimisión de la parlamentaria a la espera de que su partido tome "una decisión"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha calificado de "impropia" de un cargo público y "del siglo pasado" la "prepotencia" con la que, a su modo de ver, la diputada de En Marea Paula Quinteiro trató a agentes de la policía al verse implicada en un incidente en el marco de un control en Santiago tras una denuncia vecinal por vandalismo.

   En la rueda de prensa posterior al Consello e la Xunta, Feijóo ha asegurado que, de acuerdo con el atestado policial, Quinteiro hizo gala de una actitud "impropia de cualquier persona y mucho más de una que representa a las demás, un miembro de la Cámara gallega".

   Preguntado acerca de si cree que la diputada debe dimitir, Feijóo, quien en la pasada jornada instó al portavoz de En Marea, Luís Villares, a actuar, ha evitado pronunciarse directamente.

   "No le puedo decir qué va a hacer esa diputada ni su grupo porque pertenece a un subgrupo del grupo y no sé quien toma las decisiones", ha apuntado el presidente, quien ha agregado que "el 'tú no sabes con quién estás hablando' era del siglo pasado e impropio de cualquier cargo público".

   Feijóo se refería a que, según el atestado policial, al que ha tenido acceso Europa Press, la diputada interpeló a los policías en los siguientes términos: "Qué hacéis, yo soy diputada y estáis interfiriendo en mi labor parlamentaria. ¿Vosotros sabéis lo que estáis haciendo? Estáis secuestrando mi labor parlamentaria y tenéis que saber que yo tengo un régimen especial, voy a interponer una interpelación ante el Parlamento gallego por la actuación policial".

   Para el presidente, esta actitud es "impropia" de quien dice "representar a los gallegos" y "llega a las instituciones para servir, que es sinónimo de humildad". "Y la humildad es incompatible con la prepotencia con la que se trató a la policía", ha reflexionado.

"EN PERIODO DE MADURACIÓN"

   El presidente gallego ha recordado que en la pasada jornada preguntó en la Cámara a Villares si iba a actuar. "No respondió, pero está en su derecho", ha apuntado, antes de añadir que lo importante "no son las respuestas, sino las decisiones".

   En esta coyuntura, ha apelado a ser "respetuoso" y ha apuntado que En Marea está "en periodo de maduración de una decisión".

   De hecho, ante la insistencia de los periodistas sobre cuál es su opinión y si debe dimitir, ha evitado dar una respuesta clara. "Déjeme ver su respuesta y me gustaría pronunciarme sobre esa respuesta", ha reflexionado, antes de manifestar que "todo el mundo tiene derecho" a tener un margen "para pensar que es lo mejor que puede hacer".

   En todo caso y pese a que Quinteiro sí que pidió "disculpas" a última hora de la pasada jornada por si las noticias y declaraciones derivadas del incidente podían haber "ofendido" a alguien, el presidente lamentó no haberle escuchado "disculpas", sino "solo echar balones fuera", y ha concluido que decir a la policía "tú no sabes con quien estás hablando" es "impropio".

LOS HECHOS

    Quinteiro se vio envuelta en la madrugada del sábado al domingo del pasado fin de semana en una disputa con la Policía Local de Santiago, cuando los agentes realizaban un control tras una denuncia por vandalismo.

   Según recoge el atestado policial, cuyas diligencias investiga ahora la Policía Nacional, Quinteiro formaba parte de un grupo de jóvenes que esa noche (1,20 horas de la madrugada) fue interceptado por los agentes después de que un vecino denunciase la rotura de varios espejos retrovisores de los coches estacionados en una calle cercana.

   El relato policial señala que encontró a un grupo de 15 jóvenes, uno de ellos con gorro verde --lo que coincidía con la denuncia del vecino-- y otro con una botella de cerveza que "mostraba actitud de intentar golpear diverso mobiliario urbano" y que llegó a gritar "Policía, hijos de puta", según recoge el atestado.

   Fue en ese momento, cuando intentaron identificar a una de las personas que iban en el grupo cuando sucedió la disputa. Según el relato policial, se pidió al joven que "se mostraba más agresivo y que anteriormente había insultado y hecho una peineta" a los agentes que se identificase y la diputada, que acudió hasta el lugar "llamada" por el chico "se interpuso entre el varón, exhibiendo una tarjeta parlamentaria, tratando de impedir la identificación y dificultando en todo momento la intervención de la Policía".

   Sin embargo, Quinteiro defiende que uno de los policías actuó "de forma desmedida y fue violento" e, incluso, llegó a dejar en el suelo al chico. La Policía señala, por el contrario, que ante la resistencia a identificarse del joven, fue "conducido al suelo donde fue reducido", momento en el que accedió a entregar el DNI, que lo identifica como Fernando B.R., y que también está vinculado con el mismo movimiento político.

   Finalmente intervinieron cinco patrullas policiales, entre la dotación de la Policía Local y de la Nacional y fue identificada una tercera persona, por parte de la Policía Nacional.