Fiscalía insta a reactivar la causa por falsedad documental contra el alcalde de Boborás tras una pericial caligráfica

Actualizado 29/01/2018 19:55:11 CET

La prueba escrita sitúa a Cipriano Caamaño (PP), que fue investigado por la legalización de una vivienda suya, como autor de un certificado clave

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía insta a reactivar la causa contra el alcalde de Boborás (Ourense), Cipriano Caamaño (PP), tras recibir los resultados de una pericial caligráfica que señala al regidor como autor de la escritura y de la firma de un certificado vinculado con el caso en el que se trataba de determinar si falsificó documentos públicos para facilitar la legalización de una vivienda de su propiedad en A Almuzara.

El alcalde estuvo investigado por un supuesto delito de falsificación documental, tráfico de influencias y delito contra la ordenación del territorio. La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de O Carballiño, inicialmente, había archivado las cuestiones relativas a tráfico de influencias y un delito contra la ordenación del territorio.

El pasado 15 de enero decretó también el sobreseimiento provisional de la causa en la parte relativa a falsedad documental. Sin embargo, la Fiscalía ha presentado un recurso y demanda ahora que se deje sin efecto el auto de archivo provisional.

De hecho, pide que, dando por concluida la fase de instrucción, se dicte otro en su lugar acordando la continuación de las actuaciones por los trámites del procedimiento abreviado, es decir, que se fije el juicio.

Y es que, en relación a la falta de indicios sobre la autoría del delito investigado a la que aludía la jueza en su último archivo, Fiscalía alude al resultado de una pericial caligráfica que ratifica que los documentos públicos clave en la investigación por falsedad documental sí fueron escritos y firmados por Cipriano Caamaño y un asesor.

DISCREPANCIAS COMPARATIVAS "POR FALTA DE SINCERIDAD"

De hecho, la pericial, a la que ha tenido acceso Europa Press, da por hecha la autoría y matiza que las discrepancias que puede haber entre el documento inicial y el que se usa como base para comparar "son consecuencia de las manifestaciones gráficas de la falta de espontaneidad y sinceridad, por lo que se consideran las concordancias de mayor riqueza identificativa a efectos comparativos".

Pendiente de la evolución del caso, representantes de MoveBoborás han criticado que, pese a que el resultado de la caligráfica se recibió en el juzgado el 20 de noviembre, no solo "no se dio traslado a las partes", sino que, pese a la misma, la jueza decidió archivar provisionalmente la parte de falsedad documental argumentando "que no había indicios sobre quién podía ser el autor de dichos documentos".