La Fiscalía Superior reforzará la vigilancia en el monte y "no dudará" en aplicar la prisión preventiva a incendiarios reincidentes

Actualizado 02/07/2009 17:41:34 CET

El 95 por ciento de los incendios registrados en lo que va de año fueron consecuencia de una imprudencia

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

El fiscal superior de Galicia, Carlos Varela, destacó hoy que este verano se producirá una "vigilancia intensiva" con "carácter preventivo" en los montes de la comunidad a través del despliegue de agentes de la Guardia Civil --1.300-- y Policía Autonómica que actuarán como Policía Judicial y cuya función será la de disuadir a los incendiarios de plantar fuego.

La Fiscalía Superior "no tendrá duda ninguna en solicitar la prisión preventiva para estos infractores, sobre todo si son reincidentes". Así lo aseguró en rueda de prensa tras participar en la reunión de fiscales encargados de incendios forestales en las cuatro provincias para "definir" la campaña de este verano en relación al despliegue de efectivos.

Varela confió en que la presencia a diario de fuerzas y cuerpos de seguridad en los montes gallegos y su coordinación con los fiscales de la comunidad aporte la "suficiente capacidad disuasoria" que evite la actividad delictiva.

"No hay que ver únicamente el éxito en las detenciones de la Policía Judicial", advirtió, después de señalar que en lo que va de año se detuvo a 101 personas vinculados a la declaración de incendios forestales, mientras que en 2008 ascendieron a 147 y un año antes a 101. "Mucha capacidad disuasoria impide que se produzcan detenciones", explicó para afirmar que el diagnóstico realizado a raíz de los grandes incendios de 2006 permitieron a la Fiscalía Superior fijar acciones preventivas y mejorar la planificación.

Así, indicó que habrá un fiscal coordinador en cada una de las fiscalías provinciales que, a su vez, estarán dirigidos por el fiscal delegado de Medio Ambiente en Galicia, Álvaro García Ortiz. Su prioridad será "dar buena respuesta" y disuadir a los incendiarios, objetivo para el que recurrirán a medidas cautelares como las detenciones preventivas.

La Fiscalía Superior estudiará la imprudencia, el carácter de la conducta observada, la reincidencia y el peligro de reiteración delictiva en cada uno de los casos, así como los factores contemplados por la normativa que regula este tipo de medida cautelar. Entre ellos, Varela citó la peligrosidad del individuo, la posibilidad de que tenga antecedentes penales y hechos similares de otros años, la gravedad del hecho y las consecuencias producidas a raíz de un incendio.

95% DE LOS INCENDIOS, IMPRUDENCIAS

El fiscal superior de Galicia explicó que las causas de los incendios forestales son "muy concretas" que se centran en el uso del fuego por parte de algunas personas en la comunidad que se deriva en imprudencias y éstas, a su vez, en grandes incendios. Asimismo, existe una determinada proporción de fuegos forestales intencionados.

Sin embargo, Varela apuntó que el número de imprudencias es elevado y alcanza el 90 por ciento de media en la comunidad. Así, precisó que el 95 por ciento de los incendios forestales producidos en lo que va de año fueron consecuencia de una imprudencia.

Por otra parte, incidió en la eficacia de las sentencias condenatorias al señalar que, si en 2007 se registraron 38, el año pasado fueron 37, mientras que, recientemente, un tribunal de jurado condenó a un incendiario en A Coruña.

MEJORA DE LA INVESTIGACIÓN

Otro de los puntos en los que los fiscales trabajarán este verano, según afirmó, será en la recopilación de pruebas procesales de cargo de forma correcta para evitar que, posteriormente, en los juicios sean anuladas por no ser obtenidas del modo establecido. También reforzarán la coordinación para que los atestados policiales estén "lo mejor posible construidos" a fin de ser eficaces como pruebas ante los tribunales.

Varela recordó que la ley establece que las causas de incendios intencionados sea juzgadas por tribunales de jurado popular y, por ello, insistió en la necesidad de que las pruebas sean convincentes. No obstante, reconoció la dificultad que plantean, dado que al no ser sensoriales --no se ve directamente al individuo plantando el fuego--, tienen que ser "lo suficientemente claras" para convencer al jurado de que atribuya al acusado el incendio generado.

"Si le presentamos --al jurado-- evidencias claras de la participación de una persona en un incendio, suele condenarlo", aseveró. Por ello, instó a conseguir una mejor elaboración de los atestados y solicitó la colaboración ciudadana a la hora de poner en conocimiento de las fuerzas y cuerpos de seguridad "todo tipo de sospechas".

LABORES PREVENTIVAS EN VERTEDEROS Y VÍAS DE COMUNICACIÓN

Por su parte, el fiscal delegado de Medio Ambiente en la comunidad aseguró que los vertederos, vías de comunicación --carreteras y ferrocarril-- y tendidos eléctricos son controlados de forma preventiva para evitar incendios forestales. Así, señaló que la Fiscalía Superior tienen la obligación de realizar estas labores para cumplir el mandato del Fiscal de Sala del Tribunal Supremo.

De estas labores se encargan los agentes forestales, quienes recaban información de los posibles riesgos y problemas existentes en estas infraestructuras y la trasladan a la Fiscalía. Sólo algunas de las incidencias derivadas de este tipo de problemas son trasladadas a la vía administrativa y penal.

El trabajo que ahora asume la Fiscalía antes era desempeñado en la comunidad por el Seprona. Según García Ortiz, este control es "razonablemente eficaz" y ha permitido que desaparezcan algunos vertederos incontrolados, aunque también reconoció que han aparecido otros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies