Fomento inicia las obras de la nueva terminal del Aeropuerto de Santiago, con 160 millones y 26 meses de ejecución

Actualizado 20/06/2009 15:09:15 CET

Blanco asegura que el Aeropuerto de la capital compostelana "está llamado a convertirse en motor de Galicia"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Fomento, José Blanco, presentó hoy el inicio de las obras de la nueva terminal del Aeropuerto de Santiago, que tendrán un plazo de ejecución de 26 meses y un coste de más de 160 millones de euros.

Según Blanco, que acudió al acto acompañado en el Aeropuerto por el conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, Agustín Hernández; el alcalde de Santiago, Xosé Antonio Sánchez Bugallo, entre otras autoridades, resaltó la importancia de la "modernización" de las instalaciones de Lavacolla y avanzó que se caracterizarán por su "funcionalidad", "luminosidad", "accesibilidad" y "comodidad", con una especial atención a las personas con movilidad reducida.

Con esta inversión en la terminal compostelana, y otras que se llevarán a cabo en el resto de aeropuertos de la comunidad, el Gobierno de España pretende convertir a estas infraestructuras en fuente de ingresos para la economía gallega. Así, Blanco recordó su intención de "acometer reformas" en los aeropuertos de Vigo y A Coruña. "El aeropuerto de Santiago está llamado a convertirse en motor de Galicia", apuntó.

El titular de Fomento señaló que para lograr potenciar los aeropuertos es necesaria la colaboración entre administraciones. En este sentido, hizo un llamamiento a la Xunta de Galicia para "unir esfuerzos". "Contáis conmigo", se comprometió.

Por su parte, el conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, Agustín Hernández, agradeció a Blanco su colaboración con las infraestructuras gallegas, en concreto por dar prioridad a las obras de reparación de la Autovía A6 en la zona de Trabadelo, y señaló que su presencia en la presentación de las obras de la terminal compostelana es una muestra de la "oportunidad histórica que tiene Galicia para terminar con los plazos inacabables".

En este sentido, Hernández le pidió "recuperar el tiempo perdido" y le comunicó el interés de la Xunta por alcanzar "un pacto que permita concretar plazos y presupuestos que hagan realidad la llegada del AVE".

Finalmente, el alcalde de Santiago de Compostela, Xosé Antonio Sánchez Bugallo, mostró su "gran satisfacción" por el inicio de los trabajos en Lavacolla y felicitó a Blanco por agilizar los proyectos de Galicia, 75 días después de coger la cartera de Fomento. "Galicia ha perdido demasiado tiempo, como para que pierda más", indicó.

LA INFRAESTRUCTURA

El nuevo complejo, ideado por los arquitectos Alberto Noguerol y Pilar Díez en colaboración con el estudio de ingeniería Initec, incluye un Edificio Terminal en dos cuerpos --Edificio Procesador y Edificio Dique "Y"-- con capacidad para más de cuatro millones de pasajeros y un Edificio Aparcamiento, con capacidad para unos 3.700 vehículos; asimismo, se vincula a esta actuación las glorietas y viales de acceso a la nueva aérea terminal y la urbanización asociada a todas estas actuaciones.

El presupuesto global de licitación prevé destinar 103,8 millones de euros al Edificio Terminal; 49,4 millones al Edificio Aparcamiento; 10,7 millones a accesos, infraestructura exterior y servicios afectados; 3,8 millones a Seguridad y Salud; 1,8 millones a centralización de instalaciones; 0,4 millones a medidas medioambientales y 1,6 millones a varios. A posteriori habrá que licitar con un nuevo presupuesto la dotación de distintos equipamientos para las nuevas instalaciones.

La nueva área terminal se situará al sur de la actual --sobre la que no concretó su futuro una vez que entren en funcionamiento las nuevas instalaciones porque "queda mucho tiempo para tomar una decisión"-- y adyacente y separada de la nueva Torre de Control, ya construida.

CAPACIDAD PARA 27 OPERACIONES/HORAS

La nueva terminal tendrá capacidad para más de cuatro millones de pasajeros, a alcanzar en el año 2020; además de estar concebida para atender a 3.200 pasajeros en hora punta, 2.153 pasajeros hora de diseño, 44.700 aeronaves y 27 operaciones/hora.

El Edificio Terminal, con un total de 74.230 metros cuadrados, contará con un Edificio Procesador diseñado en forma rectangular que dispone de dos plantas destinadas al pasajero --la inferior de llegadas y la superior de facturación--, dos plantas parciales para compañías, operaciones y servicios aeroportuarios, dos entreplantas parciales para el tratamiento de equipajes y un sótano para instalaciones, almacenes y servicios generales.

En la planta de facturación, que ocupará 9.900 metros cuadrados, el pasajero contará con 32 mostradores, dos de ellos para equipajes especiales; y en la de llegadas habrá seis hipódromos de recogida de maletas convencionales y dos más para equipajes especiales.

Como continuación a este Edificio Procesador, pero como cuerpo independiente se encuentra el Edificio Dique en forma de "Y". En ambos casos se prevé la distribución de pasajeros en función del tipo de vuelos --internacionales, nacionales-Espacio Shegen y bajo coste--.

Estas instalaciones disponen de una planta superior destinada la control de seguridad, zonas comerciales y embarque; una planta inferior, a nivel de plataforma, para patio de carros de equipajes y servicios handling; y una entreplanta destinada la distribución e inspección de equipajes. La zona de embarque a los aviones, de 5.600 metros cuadrados, contará con diez puertas, con acceso a seis prepasarelas y dos puertas de embarque más para acceso en remoto, inicialmente destinadas a compañías de bajo coste.

MÁS DE 3.600 APARCAMIENTOS

Por otra parte, el Edificio de Aparcamiento tiene una superficie de 150.400 metros cuadrados y está configurado con cinco plantas, de las cuales la inferior está destinada la alquiler de coches y las otras cuatro como parque de estacionamiento público.

En total se crearán 3.665 plazas de parque de estacionamiento para vehículos privados --2.744 plazas-- y de alquiler --518 plazas--, para empleados --313 plazas--, para taxis --90 plazas-- y para autobuses --12 plazas--. El nuevo aparcamiento permite la comunicación directa con el Edificio Procesador mediante cuatro amplios ascensores entre todas las plantas y las dos operativas del procesador, sin necesidad de salir al exterior.

En este edificio también se encuentra integrada la bolsa de taxis y se ha diseñado de manera que su cubierta --acabada con una capa vegetal para un menor impacto visual y su adaptación al terreno-- se encuentre en el nivel de la planta de llegadas, permitiendo la visión completa del entorno por parte de los pasajeros.

El acceso a la Nueva Área Terminal de Lavacolla se realizará desde la rotonda de entrada al aeropuerto y su trazado se hizo de forma que el lazo se adapte en la medida del posible al terreno y que permita el acceso a los distintos niveles del edificio y del parque de estacionamiento.

Toda esta actuación incluirá la utilización de pilares de hormigón armado; cubiertas de chapa; acristalamiento en muros de cortina; pavimentos de granito gallego, salvo en la zona técnica; y espacios con falsos techos en láminas metálicas.