La Fundación Caixa Galicia muestra en A Coruña maquetas originales de la película 'La Novia Cadáver' de Tim Burton

Actualizado 30/06/2006 21:33:00 CET

A CORUÑA, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Caixa Galicia acoge la exposición 'La Novia Cadáver. Del dibujo a la marioneta', que estará en A Coruña hasta el próximo 31 de agosto, y que muestra al público maquetas originales con las que se grabó la película de Tim Burton, además de bocetos y dibujos que no habían sido nunca expuestos y numeroso material multimedia que acerca al espectador el fantástico mundo de este creador singular.

La inspiración para todos los elementos de diseño de la película 'La Novia Cadáver', según explicó el equipo responsable del film, procedió de una serie de esbozos y pinturas de Tim Burton y no eran unos diseños de personajes "exhaustivos", pero sí una guía para el estilo, las proporciones y el humor que Burton quería para su reparto en miniatura.

Para ampliar este trabajo original a una "Biblia del personaje comprensible", que documentara todos los elementos necesarios para hacer las maquetas, se sumó al proyecto al diseñador español Carlos Grangel, y acometieron esta tarea creando primero siluetas de los personajes originales de Burton, para encontrar su "forma inherente" y, a continuación, diseñaron nuevos personajes similares en blanco y negro.

Una vez que estas propuestas fueron aprobadas, se le dio cuerpo al personaje del modo más tradicional. Montones de esbozos fueron completados mostrando no solo la estética de cada una de las partes del personaje, sino cada mínimo detalle de su ropa, textura y color.

Con esta información, un grupo de escultores y creadores de maquetas de Mackinnon & Saunders empezó el largo y meticuloso proceso de convertir imágenes 2D en esculturas de plastilina, completamente realistas.

El tamaño de las esculturas varía de 30 a 40 centímetros y están sostenidas desde dentro por un esqueleto de alambre. Según los creadores de las maquetas, durante su intervención en la Fundación Caixa Galicia, hubo que prestarle "mucha atención" a las cabezas de los personajes, muchas de las cuales eran tan solo del tamaño de una pelota de ping-pong y que a la larga serían vistas de cerca en las grandes dimensiones de una pantalla de cine.

Finalizada cada escultura, fue cuidadosamente transportada a un departamento de creación de moldes de resina y silicona. Cada uno de estos se envió al taller de armaduras donde se diseñaron e ingeniaron las articulaciones de metal, los "esqueletos", para que encajasen dentro

Las partes del cuerpo fueron entonces enviadas al departamento de vestuario para ser vestidas mientras las cabezas, manos y otras partes visibles eran enviadas al departamento de arte para que las pintasen. "Acabar las maquetas nos destrozó los nervios", aseguraron los creadores de las maquetas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies