Galicia perdió casi 4.500 personas en edad de trabajar y de tener hijos entre 2010 y 2016

Pareja De Ancianos Paseando
EUROPA PRESS
Publicado 03/12/2017 11:09:42CET

Un experto advierte de que la Comunidad gallega pierde "doblemente" población y que el problema es la falta de "potencia" económica

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

Galicia perdió casi 4.500 personas entre los 25 y los 34 años entre 2010 y 2016, es decir, las edades centrales para la incorporación al mercado laboral y en la media de años (31,5) en que, al menos, las mujeres españolas tienen su primer hijo, según los últimos datos disponibles del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Concretamente, entre los años 2010 y 2016, Galicia perdió 1.050 habitantes de entre 25 y 29 años, mientras que el saldo migratorio fue negativo en 3.408 personas con edades comprendidas entre los 30 y los 34 años en ese mismo periodo.

Con todo, la demografía gallega obtuvo un aumento en el número de habitantes en 4.301 personas en el periodo 2010-2016, según los datos recabados por Europa Press a raíz de una respuesta parlamentaria del Gobierno a En Marea en el Congreso. El saldo positivo viene dado porque aumentó la población de los gallegos en edad escolar y de inicio de estudios universitarios, los menores de 20 años.

"El flujo migratorio en Galicia es muy leve", ha manifestado, en declaraciones a Europa Press, el doctor en Sociología de la Universidade de A Coruña Antonio Izquierdo --que en días pasados participó en unas jornadas de la Confederación de Empresarios de Galicia--. Así, ha llamado la atención sobre que tienen "muy poca repercusión" en la demografía gallega.

Dicho esto, ha advertido de que la Comunidad gallega pierde "doblemente" población derivado de que la gente que emigra está, efectivamente, en la edad de tener, al menos, los primeros hijos. "Se genera un déficit de fertilidad en Galicia", ha constatado a preguntas de Europa Press este experto.

En este sentido, el diputado de En Marea Miguel Anxo Fernán Vello, como autor de la iniciativa, ha observado que "emigración y caída de la demografía se dan la mano" y ha llamado la atención acerca de que "el éxodo constante de la juventud a otros territorios conlleva la marcha de sectores sociales en edad fértil".

"Si la economía ofreciese oportunidades, habría un saldo migratorio relevante", ha manifestado Antonio Izquierdo, quien ha dicho que el problema económico de Galicia y el conjunto del Estado, incluido el pago de las pensiones, no se debe a la falta de población, que "también afecta" a otros estados como Alemania, sino a una cuestión de "potencia" de su economía.

Para el autor de la iniciativa, el diputado lucense de En Marea Miguel Anxo Fernán Vello, estos datos demuestran que "los jóvenes de Galicia no pueden trabajar ni vivir en su país: tienen que coger la maleta como se hizo desde el siglo XIX". "Aunque la Xunta y el Gobierno central traten de disfrazar el aumento de la emigración gallega bajo conceptos como la movilidad interautonómica", ha agregado.

SOSTENIBILIDAD DEL SISTEMA

El sociólogo de la universidad coruñesa ha puesto el acento, no obstante, en que la cuestión demográfica "no es el problema" para la sostenibilidad del sistema social, sino que lo es el hecho de que la población activa actual "no trabaje". "Es un problema de tener una economía avanzada y productiva", ha aseverado, al respecto de lo que ha remarcado que "para pagar las pensiones hay que tener trabajo digno y que se pueda cotizar".

De hecho, ha desmentido que la situación de la demografía "tenga vuelta atrás", ya que, ha dicho la población a lo largo de su historia se "adapta" al "hábitat" en el que vive. Al respecto, ha indicado que se "puede ralentizar" la caída demográfica como en los países nórdicos, promoviendo que las mujeres tengan "los hijos que quieren y no los que pueden" --por motivos laborales y de conciliación--.

Al respecto documentó que, de media, se tienen 1,2 hijos aunque se desearían dos descendientes. Otro dado aportado: un tercio de las parejas no tiene hijos en la actualidad.

También se podría disminuir la caída demográfica, según el experto, con la captación de la emigración venida de otros países, pero ha insistido en que "la situación no tiene marcha atrás", porque "ningún país" está preparado para recibir el flujo migratorio que permitiría cambiar la tendencia.

Precisamente, en este sentido también se ha pronunciado Fernán Vello, quien ha indicado, en declaraciones a Europa Press, que "con trabajos dignos y con políticas de conciliación y de incentivación de la natalidad, podrán tener hijos". "No es una utopía, se hizo en muchos países de centroeuropa o nórdicos", ha asegurado el parlamentario.