Feijóo convoca a los gallegos a escribir un "nuevo capítulo" de la historia con actitudes "irreprochables"

Actualizado 24/02/2009 21:50:53 CET

Ve en las urnas la opción para acabar con "la imposición lingüística" y censura que Touriño "reniegue" de su actitud en esta materia

FERROL (A CORUÑA), 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El líder del PP gallego y candidato a la Presidencia de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, convocó hoy a los gallegos a escribir el próximo domingo electoral un "nuevo capítulo" de la historia de Galicia y, para conseguirlo, comprometió un gobierno con actitudes "irreprochables", a diferencia de lo que, a su entender, ha ocurrido con el bipartito.

"Es el momento de la libertad", proclamó durante el mitin que los 'populares' celebraron en el Teatro Jofre de Ferrol ante casi un millar de personas, uno de los más multitudinarios de la campaña electoral, que obligó a cerrar el Teatro Jofre ferrolano hasta en dos ocasiones ante la asistencia masiva de militantes y simpatizantes.

Con reiteradas apelaciones a la historia, el candidato popular pidió el apoyo de los gallegos con el ánimo de que puedan "volver a sentirse orgullosos como pueblo" que, apostilló, es "parte de España". Así, se propuso desterrar de la política gallega el enchufismo y el clientelismo, así como demostrar que es posible ser político y honesto al mismo tiempo.

De esta manera, censuró el "fariseísmo político" con el que caracterizó la legislatura del bipartito y, tras reprocharle que "negase" la crisis, concluyó que el "engaño" en política "inhabilita" y se dispuso a poner en marcha "un código de conducta que impida a los políticos mentir".

"Os convoco a volver a hablar como un pueblo que suma y no resta, que no le tenga miedo a nada", continuó, y dio al electorado la libertad de elegir "un gobierno y un presidente". "Porque dos gobiernos y dos vicepresidentes no valen para Galicia", resolvió en alusión a las divergencias de socialistas y nacionalistas a lo largo de esta legislatura.

En un discurso que pronunció de forma mayoritaria en castellano, también consideró que las próximas autonómicas son una oportunidad para acabar con "la imposición lingüística" y, en este punto, se refirió a las alusiones a la cuestión lingüística que ha hecho en los últimos días el candidato socialista y actual presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño.

"Algunos se caen ahora del guindo, algunos reniegan de su propia actitud en el Gobierno", exclamó y, frente a esto, defendió también "un nuevo capítulo" del que el pueblo gallego "pueda presumir".

Así, instó al electorado a hacer "el balance que corresponde" del bipartito y que, a su entender, "no ha sido el que Galicia esperaba". Convencido de que socialistas y nacionalistas han "decepcionado" y han llevado a los gallegos al "pesimismo", convocó a los gallegos a iniciar "una nueva ruta", aunque se mostró optimista y seguro de que el próximo domingo el PP "conectará" con la mayoría de los gallegos.

"ACOMPAÑADO" POR LA SOCIEDAD

De este modo, se sintió "acompañado" por la mayoría de la sociedad tras haber sentido la "soledad" en esta legislatura. "Estuvimos solos en el Parlamento, pero acompañados en la calle; solos en la discusión, pero acompañados por la razón", expuso, y agregó que la actual Xunta "no se merece una segunda oportunidad".

"Cuando un gobierno engaña de forma sistemática a la ciudadanía no se merece seguir", sentenció, tras acusar de "negar" la crisis económica tanto al Gobierno central como al autonómico, a los que erigió en "responsables" de que se hable de recesión por primera vez en la historia.

"La crisis hay forma parte del vivir de cada familia", resumió y, tras censurar que el PSOE "despache" las dificultades económicas asegurando que tienen un origen internacional, sentenció que, si de lo que se trata es de hacer un análisis desde una perspectiva mundial, entonces él quiere ser Francia, por ejemplo, en lugar de España. "Que tiene una tasa de paro doble a la media de Europa", justificó.

Con todo, consideró que "no es el momento" de descubrir a los "culpables" de la crisis, sino de poner "soluciones" para convertir las dificultades en "una oportunidad". Así, en lugar de "reinar en la división", ofreció "unión" y, en vez de "gobernar el paro", propuso "gobernar la creación de empleo".

Convencido de que Galicia "tiene remedio"; se mostró optimista respecto a la situación económica y, entre otras soluciones, se refirió a la bajada de impuestos prometida por él mismo en esta campaña electoral, que, garantizó, "no es una ocurrencia", sino la "expresión fiel" de su compromiso con las rentas más bajas.

"ILUSIÓN POR EL CAMBIO"

Por su parte, el portavoz local, José Manuel Rey, enfatizó la "ilusión por el cambio" de los asistentes al mitin en el Teatro Jofre. "Sobre todo porque aquí nadie ha venido en autobús camino de Portugal", ironizó, en referencia al mitin que ofreció Quintana en Oia (Pontevedra) a varios mayores sin previo aviso.

Rey se dirigió sobre todo a los que dejaron de votar PP en las pasadas autonómicas y a ellos les garantizó que los populares "han aprendido de sus errores". También pidió el voto a los que nunca apostaron por el Partido Popular porque "merece la pena sumarse a esta ilusión" y, en esta línea, explicó la diferencia entre una desgracia y una tragedia.

"Una desgracia es que venga una ola y se lleve a Touriño mar adentro; una tragedia, que lo traiga de nuevo a la orilla", espetó, y abogó por que "la ola del cambio" no devuelva al actual presidente de la Xunta sino que sirva para que Feijóo obtenga la victoria electoral.

Finalmente, el presidente del PP de A Coruña, Carlos Negreira, dedicó su discurso a denunciar los "despilfarros" de Touriño, de quien dijo que "está de luto" por el fondo negro de sus carteles electorales. También bromeó con la asistencia masiva de los populares al mitin de Ferrol al asegurar: "si lo sabe Quintana, aparece aquí para daros un mitin". Finalmente, se dirigió a los socialistas "de buena fe" a los que le pidió su apoyo "para no votar nazón, Galiza, o imposiciones lingüísticas".