El Grupo de En Marea evita apoyar a la diputada implicada en un incidente con la Policía de Santiago

La diputada Paula Quinteiro de En Marea
EN MAREA - Archivo
Publicado 21/03/2018 21:59:23CET

   La parlamentaria insiste en que es un asunto de carácter personal y se "disculpa" por si "alguien se ha sentido ofendido"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Los miembros del Grupo Parlamentario de En Marea, con su portavoz, Luís Villares, al frente, han evitado este miércoles dar su respaldo expreso a la diputada Paula Quinteiro, envuelta en un incidente entre un grupo de jóvenes y policías de Santiago tras una denuncia por vandalismo, y por segundo día consecutivo, se han remitido a las explicaciones de la parlamentaria.

   Tras dos horas, Villares ha rechazado hacer declaraciones sobre el contenido de la reunión de grupo que albergó la Cámara autonómica. La postura oficial es que, dado que es un asunto de carácter "personal", los diputados no explicitan un posicionamiento y se remiten a las explicaciones de Quinteiro, quien sí ha pronunciado una breve declaración ante los periodistas.

   En concreto, ha denunciado el uso político que, a su modo de ver, están haciendo los populares de "una cuestión estrictamente personal" que, ha defendido, "no es de incumbencia del grupo" --que se reunió, en todo caso, para abordar este asunto tanto este miércoles como en la pasada jornada, al término de las respectivas sesiones plenarias--.

   Según se trasladó a los medios, en la reunión se acordó que solo interviniese públicamente Quinteiro, quien, en una breve declaración, ha censurado que el PP intente aprovechar "políticamente" lo que considera una cuestión "estrictamente personal".

   "Entendemos que el PP trató de atacar y condenar al conjunto del Grupo de una forma bastante demagógica. Quiero volver a incidir en que es una cuestión estrictamente personal, no de incumbencia del grupo. No entendemos que se haga este uso tan interesado por parte del PP sin ni siquiera profundizar en los hechos", ha insistido, al tiempo que ha evitado responder si se siente respaldada por sus compañeros.

"DISCULPAS"

   En su intervención, también ha querido pedir "disculpas" por si "algunas personas se sintieron ofendidas al ver determinadas declaraciones o noticias". Quinteiro, quien se ha desvinculado de cualquier tipo de actuación vandálica, ha remarcado que "en ningún momento" quiere "avalar este tipo de actos".

   En cuanto al momento de las identificaciones policiales, insistió en que su "única intención" era "mediar" para rebajar la tensión y que "acabase todo lo más rápido posible". Por eso, espera que este incidente "no tenga más recorrido" y que el PP "no lo siga usando de forma interesada contra el Grupo porque no tiene sentido que lo haga".

   La parlamentaria, que se ha sentido "aludida" varias veces durante el pleno por los populares, ha subrayado que ella no cometió "ningún acto vandálico" y que "eso podrá quedar probado donde sea" y ha concluido manifestado que en esta jornada no deseaba contestar a "preguntas" porque "ha sido un día difícil".

LOS HECHOS

   Quinteiro, diputada de En Marea e inscrita de Podemos --de la corriente Anticapitalista--, se vio envuelta en la madrugada del sábado al domingo del pasado fin de semana en una disputa con la Policía Local de Santiago, cuando los agentes realizaban un control tras una denuncia por vandalismo.

   Según recoge el atestado policial, al que ha tenido acceso Europa Press y cuyas diligencias investiga ahora la Policía Nacional, Quinteiro formaba parte de un grupo de jóvenes que esa noche (1,20 horas de la madrugada) fue interceptado por los agentes después de que un vecino denunciase la rotura de varios espejos retrovisores de los coches estacionados en una calle cercana.

   El relato policial señala que encontró a un grupo de 15 jóvenes, uno de ellos con gorro verde --lo que coincidía con la denuncia del vecino-- y otro con una botella de cerveza que "mostraba actitud de intentar golpear diverso mobiliario urbano" y que llegó a gritar "Policía, hijos de puta", según recoge el atestado.

   Fue en ese momento, cuando intentaron identificar a una de las personas que iban en el grupo cuando sucedió la disputa. Según el relato policial, se pidió al joven que "se mostraba más agresivo y que anteriormente había insultado y hecho una peineta" a los agentes que se identificase y la diputada, que acudió hasta el lugar "llamada" por el chico "se interpuso entre el varón, exhibiendo una tarjeta parlamentaria, tratando de impedir la identificación y dificultando en todo momento la intervención de la Policía".

   Sin embargo, Quinteiro defiende que uno de los policías actuó "de forma desmedida y fue violento" e, incluso, llegó a dejar en el suelo al chico. La Policía señala, por el contrario, que ante la resistencia a identificarse del joven, fue "conducido al suelo donde fue reducido", momento en el que accedió a entregar el DNI, que lo identifica como Fernando B.R., y que también está vinculado con el mismo movimiento político.

   Finalmente intervinieron cinco patrullas policiales, entre la dotación de la Policía Local y de la Nacional y fue identificada una tercera persona, por parte de la Policía Nacional, según fuentes próximas a la investigación consultadas por Europa Press.