Hernández remarca que la planta de O Irixo deberá superar el impacto ambiental y niega consecuencias en la salud

 

Hernández remarca que la planta de O Irixo deberá superar el impacto ambiental y niega consecuencias en la salud

Agustín Hernández en el pleno sobre planta en O Irixo
Europa Press
Actualizado 14/12/2011 15:54:42 CET

La oposición augura consecuencias "catastróficas" en la comarca de O Ribeiro y sugiere que se modifican leyes ad hoc

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

El conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, Agustín Hernández, ha hecho una ardua defensa de la planta de tratamiento de residuos que Estela Eólica, ganadora de 186 megavatios en el concurso eólico, prevé desarrollar en el ayuntamiento ourensano de O Irixo. "No va a ser únicamente una incineradora", ha remarcado el dirigente político, quien ha subrayado que deberá pasar la declaración de impacto ambiental y que no causará "problemas" en la salud de los vecinos ni en el medioambiente.

Sin embargo, una lectura distinta ha sido la realizada por las diputadas de los grupos de la oposición responsables de la materia de Medio Ambiente, quienes han advertido de las "consecuencias catastróficas", en palabras de la nacionalista Isabel Sánchez, tanto para la salud como para la economía de la comarca, productora vitivinícola y agroganadera.

Durante su intervención en la interpelación que ha formulado la parlamentaria socialista Carmen Gallego, el conselleiro de Medio Ambiente ha aseverado que este proyecto contribuirá a optimizar el tratamiento de los residuos, apostando por el compostaje, la reutilización y el reciclaje y la valorización energética, evitando el soterramiento.

Hernández , que ha aseverado que el tratamiento de residuos "no es un servicio público" que cubre la comunidad autónoma, ha incidido la instalación de una planta de tratamiento de residuos en la zona sur de Galicia pretende "reconducir la situación de Sogama", al tiempo que "descongestionar" la gestión de residuos.

"ENCAJE"

Asimismo, el conselleiro ha defendido que el plan de residuos (donde se recoge la necesidad de una nueva planta en Galicia) "no proponen ninguna localización" concreta, si bien ha reconocido que el proyecto de Estela Eólica "se considera adecuado en el encaje".

Con todo, y pese a las "dudas" lanzadas sobre este proyecto por parte de la oposición, Hernández ha defendido que "es imprescindible" que supere la "tramitación ambiental, la más exigente gallega, española y europea".

Frente a esta exposición, Carmen Gallego ha sugerido que se han modificado leyes ad hoc para adaptarlas a este proyecto de una empresa beneficiaria del concurso eólico. Está previsto que empiece a funcionar en 2014 tras una inversión de más de 160 millones de euros.

Así, ha denunciado la "casualidad" de que este mismo martes el Parlamento gallego haya aprobado la Ley de Política Industrial, en la que se consideran proyectos estratégicos los que inviertan más de 50 millones y creen 250 puestos de trabajo (los previstos en la planta del Sur).

A ello, ha sumado el hecho de que la Ley de Acompañamiento "elimine" el trámite de evaluación ambiental estratégica, como requisito. "Tiene la oportunidad de rectificar", ha tendido la mano Gallego, ante lo que Hernández lamentó la actitud "demagógica e irresponsable" de los grupos de la oposición.

En este sentido también se ha pronunciado el diputado popular Daniel Varela, que acusó a socialistas y nacionalistas de ir al Parlamento con "muchas consignas pero pocos argumentos".

"CONSECUENCIAS CATASTRÓFICAS"

Durante su intervención, la diputada del PSdeG, ante la presencia de vecinos de la comarca de O Ribeiro que fueron saludados por todos los intervinientes, también denunció que el titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; el presidente de la Diputación y el delegado territorial dijeron "en un mitin que nunca llevaría la incineración a la comarca". "Pues ya llegó", ha constatado.

Gallego ha reprochado que la Xunta "condena" el crecimiento económico de la comarca; mientras que la diputada nacionalista Isabel Sánchez ha reprobado el proyecto porque la incineración crea "menos puestos de trabajo" que el reciclaje y compostaje.

Además, Isabel Sánchez auguró consecuencias "catastróficas" para el sector lácteo y vitivinícola en la comarca, y alertó sobre las "casualidades" que supone la aprobación de la Ley de Política Industrial y la Ley de Acompañamiento. "Algo huele mal y no es precisamente la basura", ha sentenciado.

LA BASURA, PROBLEMA

El conselleiro Hernández ha incidido en que la basura en Galicia es un "problema" y ha remarcado que el objetivo de la Xunta es parecerse a los países "desarrollados", como Holanda o Austria, que incineran tres veces más que España al año, o Dinamarca, "seis veces más".

En este sentido, se ha preguntado si los grupos de la oposición pretenden ser como "Togo, Costa de Marfil u otro cualquier país del tercer mundo que desgraciadamente hay esparcidos por el mundo". Al respecto, ha señalado que la nueva planta del sur, junto con otras actuaciones del plan de residuos, permitirá "reducir en más de un 50 por ciento".

Hernández ha renunciado a pedir "apoyo" a los grupos de la oposición a la vista de la actitud mantenida en estos meses de gobierno, pero ha instado a socialistas y nacionalistas a "no faltar a la verdad". Al respecto, ha reiterado que esta planta "no va a ser únicamente una incineradora" y no causará "problemas" de salud y medioambientales, mientras que contará con todas las tramitaciones ambientales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies