Hierros Añón alega que Castellano le dijo que la situación era "fantástica"

 

Hierros Añón alega que Castellano le dijo que la situación era "fantástica"

Actualizado 22/01/2015 14:01:23 CET

Su propietario, miembro del consejo de administración, sostiene que de las cuentas "nunca" se les dieron "muchos datos"

   A CORUÑA, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El empresario Manuel Añón, propietario de Hierros Añón, ha alegado, en el juicio que ha comenzado en el Juzgado de Instancia número 2 de A Coruña tras su demanda por la pérdida de su inversión de 25 millones en NCG Banco, que el entonces presidente de la entidad, José María Castellano, le dijo que la situación de ésta era "fantástica".

   "Que era el mejor banco que se podía encontrar en España y que nos había salvado el FROB", ha dicho sobre una de las conversaciones que, según ha explicado, mantuvo con el presidente en su condición de "gran cliente" de la entidad, de la que era también miembro del consejo de administración.

   También ha expuesto que "a mediados" de 2011 ya sabía que había interés por la entrada de nuevos inversores, pero que fue en noviembre de ese año cuando se le "invita a entrar".

   "A principios de noviembre mantuve múltiples reuniones con el presidente y hablamos del tema", ha recalcado al insistir que fue también Castellano el que le entregó el 'Proyecto Sotomayor', documento que se dio a los inversores para animarles a entrar en la entidad.

   "El compromiso lo adquirimos él y yo personalmente", ha resumido también Manuel Añón, al explicar las circunstancias en las que se produjo la inversión de 25 millones, avalada por su equipo, según ha precisado.

"INVERSIÓN, NO SUICIDIOS"

   Preguntado, por su letrado, si hubiera realizado la inversión en el banco si hubiese conocido que había que realizar una ampliación de capital, ha sentenciado que "no".

   "Hacemos inversión, no suicidios", ha sentenciado tras negar, previamente, que se les hubiese comunicado la necesidad de realizar un ajuste retroactivo de casi 1.127 millones de euros y que se materializó poco después de que entrasen los empresarios gallegos. De las cuentas, ha dicho que "nunca" les dieron "muchos datos".

VERSIÓN DE NCG

   Antes, como ocurrió en los anteriores juicios celebrados por la demanda interpuesta por estos inversores, -en unos casos favorables a sus intereses y en otros desfavorables-, ha declarado el representante legal de NCG Banco, José Eduardo Álvarez-Naveiro.

   Éste ha vuelto a mantener que no le constaba que ya a finales de 2011 se conociese la necesidad de realizar un ajuste contable retroactivo en relación con las cuentas del año anterior.

   No obstante, tampoco lo consideró una información "relevante" para los inversores, que materializaron la compra-venta de acciones en enero de 2012. "El ajuste no se presentó en ese momento, se produjo en marzo de 2012", ha argumentado frente a la tesis de los demandantes, que alegan que se sabía antes de que ellos entrasen en la entidad.

   En la misma línea, ha negado que conociesen, en 2011, la nueva regulación bancaria que supuso la ejecución de la 'operación acordeón' y que el capital de la entidad se redujese a cero para hacer, simultáneamente, una ampliación.

AJUSTE RETROACTIVO

   En el juicio, que está previsto que concluya este viernes, ha declarado también el que fue auditor de las cuentas de NCG entre los años 2011 y 2013, Miguel Ángel Bailón.

   A preguntas del letrado del demandante, ha reconocido que, en su planificación de diciembre de 2011, analizó la posibilidad del ajuste, pero ha insistido en que quién lo decidió fue el consejo de administración y se ha remitido en concreto al celebrado en marzo de 2012.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies