La huelga de la tripulación del Cornide de Saavedra paraliza una campaña de valoración de los efectos del Prestige

Actualizado 10/07/2006 16:21:40 CET

VIGO, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

La huelga convocada por los 21 tripulantes del buque oceanográfico Cornide de Saavedra ha impedido el inicio de la campaña de 'radprof' (radiales profundos) que el Instituto Español de Oceanografía tenía previsto para el pasado sábado, y que tenía como fin constatar la recuperación de especies y ecosistemas en el Atlántico y el Cantábrico tras la marea negra del Prestige.

Así, según informó a Europa Press el delegado de personal y portavoz de la tripulación José Sotelo, los trabajadores decidieron comenzar la huelga el sábado con el fin de exigir al Gobierno central una serie de mejoras sociales y laborales, empezando por la negociación del nuevo convenio.

Sotelo explicó que los tripulantes del barco (trabajadores del puente, de máquinas y de cubierta), están afectados por un convenio denunciado desde 2003 con el fin de que se negocie uno nuevo, pero ni el Ministerio de Educación y Ciencia, del que depende el barco, ni otros departamentos de la Administración han dado "ningún paso adelante".

Entre las demandas de los trabajadores del buque, destaca el pago de los atrasos, que a pesar de estar pactados, no perciben desde 2004, así como las horas extras, que no pueden exceder de 80 al año. Además, exigen que el complemento de 30 horas mensuales que están haciendo pueda ser revisado, y no se mantenga fijo en un "valor mínimo" de 4 euros.

Asimismo, Sotelo recordó que no se regularon sistemas de promoción interna ni Oferta Pública de Empleo, a pesar de que la tripulación del Cornide de Saavedra es de 27 personas, y en este momento hay seis vacantes.

REUNIÓN DE HOY

En todo caso, los representantes de los trabajadores se reunirán esta tarde con miembros del Ministerio de Educación y Ciencia, del Ministerio de Economía y Hacienda y del de Administraciones Públicas para tratar de llegar a un acuerdo, y lamentaron, según explicó Sotelo, que haya que "llegar a estos extremos para que se sienten a negociar".

El buque oceanográfico, que tiene base en Vigo, tenía previsto partir de la ciudad olívica el pasado sábado para realizar una campaña de control de los radiales profundos ('radprof') en la franja atlántica y en el Mar Cantábrico, con el fin de vigilar los efectos de la marea negra del Prestige.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies