Ingresan en un centro de menores de A Coruña los dos adolescentes que participaron en una agresión a otro joven en Boiro

Actualizado 02/11/2007 21:48:14 CET

La investigación continúa abierta para esclarecer los hechos, aunque la Guardia Civil ve "casi imposible" más imputaciones

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

El adolescente de 14 años de edad que supuestamente propinó una paliza a otro menor de su misma edad en Boiro (A Coruña) y el otro joven, de 15 años, que grabó las imágenes con un móvil ingresaron esta tarde en un centro de menores de la ciudad de A Coruña, según confirmaron a Europa Press fuentes de la Guardia Civil.

Los dos menores estarán bajo el régimen semiabierto, por lo que podrán disfrutar de permisos de fin de semana y vacaciones, salvo las limitaciones que se establezcan por resolución judicial o según el reglamento interno del propio centro.

Según la legislación vigente, el régimen de internamiento semiabierto supone que el menor debe residir en el centro de reeducación y participar en las actividades escolares o prelaborales dentro del mismo.

La Fiscalía de Menores solicitó el internamiento en un centro de menores y con régimen semiabierto del joven de 14 años de edad que que supuestamente agredió a otro adolescente de la misma edad en la localidad de Boiro (A Coruña) mientras que otro grababa la paliza en un móvil.

DECLARACIÓN.

En un comunicado, la Fiscalía indicó que el ingreso se decretó una vez que los dos menores de edad (el presunto agresor y el menor que supuestamente grabó con su teléfono móvil la paliza) prestaron declaración ante el poder judicial. La citada ley atribuye a la Fiscalía la defensa de los derechos que a los menores reconocen las leyes y la vigilancia de las actuaciones que deban efectuarse en su interés, por lo que el juez de menores decretó el ingreso en un centro de menores en función de la petición fiscal.

De este modo, el internamiento fue decidido en función de "la problemática personal del menor" --el presunto agresor-- y las "circunstancias del caso", y tras conocer las consideraciones del equipo técnico al servicio de la Justicia de Menores.

Precisamente, el fiscal portavoz de la Fiscalía del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), José Piñol Rodríguez, señaló a Europa Press que, dependiendo de las declaraciones, se determinan medidas de protección para la víctima y también para el supuesto agresor, con la finalidad de "arroparlo" ante posibles represalias de familiares o amigos de la víctima. En este contexto, los dos menores ingresaron en el centro de reeducación.

Asimismo, la Fiscalía del Alto tribunal gallego continuará con la investigación para aclarar todos los hechos, así como la participación (y en qué grado) de otras posibles personas implicadas, ya que en el lugar de los hechos, el muelle de Escarabote, en Boiro, había más personas en el momento en que se produjo la agresión.

MEDIOS DE DIFUSIÓN.

El escrito de la Fiscalía señala que, además de las acciones penales por los hechos cometidos por el menor, investigará el medio por el que se difundieron las imágenes de la agresión, y cuáles han sido los medios por los que se le han dado resonancia.

"Las acciones penales que procedan, en su caso, se determinarán en el ámbito del derecho a la protección a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen y a la Ley de Protección del menor", explicó la Fiscalía.

No obstante, fuentes de la Guardia Civil descartaron que se vaya a imputar a alguna persona más en relación con estos hechos, al margen de los presuntos autores de los golpes y de la grabación. Así, explicaron que resultaría "casi imposible" probar algún tipo de delito, como el de omisión del deber del socorro, a partir de las risas que se oyen en el vídeo, y que evidencian que había más gente presente durante la pelea.

En declaraciones a Europa Press, puntualizaron que sería muy difícil que en un juicio se condenase a alguien por unos hechos así, "y menos si se trata de menores de edad". En este sentido, pusieron como ejemplo el reciente caso de la paliza propinada por un joven a una chica ecuatoriana en el metro de Barcelona y que fue presenciada por otro adolescente. "Ningún juez lo va a condenar por no socorrerla porque se pondría en riesgo a sí mismo", concluyeron.

RECUPERACIÓN.

Por su parte, el portavoz del colegio Jaime Balmes, donde estudia el menor agredido, Julio Bustelo, que es psicopedagogo del centro, ratificó que la escuela está "en contacto con la familia" y que la ausencia del menor está entre las "faltas justificadas".

Así, en cuanto la víctima regrese al colegio, lo que según Bustelo "se espera con los brazos abiertos", se implementarán las medidas "correctoras y compensatorias" para que pueda recuperar las clases perdidas. "Es un contratiempo" para la "marcha del alumno", reconoció el psicopedagogo.

Estas acciones no responden a un protocolo fijado y dependerán de variables como la materia perdida, las circunstancias del momento o "la facilidad" del menor para recuperar las materias perdidas. En todo caso, el menor ha cambiado de domicilio y se ha ido a vivir con una tía ante el temor de ser atacado de nuevo.

Por su parte, la Consellería de Educación aseguró a Europa Press que "está a disposición" de la familia del menor agredido para lo que pueda necesitar o solicitar, previa evaluación del equipo de orientación específico.

HECHOS.

La explicación de la Fiscalía sobre los hechos remite al pasado día 22 de octubre, cuanto un menor "procedió a agredir a otro de forma reiterada y brutal" en el muelle de Escarabote, en Boiro.

Los datos de los que dispone este organismo se refieren a que la agresión "pudo deberse a un propósito de vengar un previo enfrentamiento que la víctima había tenido con un hermano menor" de ese adolescente.

En declaraciones a Europa Press, el fiscal Piñol Rodríguez aseguró que la Fiscalía desconoce por el momento la existencia de otro vídeo en que el que supuestamente la víctima había tenido antes un percance con el hermano de su agresor.