Interceptado un conductor que se incorporaba a la AP-9 con las ruedas pinchadas

La Guardia Civil intercepta un conductor en Pontevedra con ruedas pinchadas.
GUARDIA CIVIL
Actualizado 26/05/2017 11:16:07 CET

   La Guardia Civil apunta que estaba "totalmente desorientado y no era consciente ni de las dificultades que tenía para circular"

   PONTEVEDRA, 26 May. (EUROPA PRESS) -

   Una dotación del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Pontevedra interceptó el jueves en Poio a un conductor cuando pretendía incorporarse a la autopista AP-9 con las ruedas del coche pinchadas.

   Según informa el Instituto Armado, los hechos sucedieron a las 14,00 horas del jueves en el acceso a la AP-9, sentido Vigo, a la altura de la rotonda del parque de Bomberos, próximo a la Comandancia de la Guardia Civil.

   Una patrulla del Destacamento de Tráfico de Pontevedra, que regresaba de servicio, se percató de que un vehículo, que estaba accediendo a la autopista, "circulaba de una forma muy extraña y con muchas dificultades para avanzar en la marcha", según explican las mismas fuentes.

   Al interceptar el turismo comprobaron que tenía las ruedas pinchadas y llevaba la defensa delantera totalmente descolgada y rozando el pavimento.

   Al mismo tiempo, se percataron de que el conductor, de 62 años, vecino de Pontevedra, se mostraba "totalmente desorientado y no era consciente ni de las dificultades que tenía para circular con el vehículo en esas condiciones y mucho menos de la gravedad de la situación que podía haber generado si consigue incorporarse a la autopista".

   Para solucionar el incidente fue necesario el servicio de una grúa que retiró el vehículo de la vía y el apoyo de una ambulancia que se hizo cargo del conductor.

GOLPE

   Posteriormente, según apunta la Benemérita, se pudo saber que, momentos antes, esta persona no se percató de que había golpeado un coche que estaba estacionado en la Porteliña (Poio) y continuó la marcha, con una velocidad "muy moderada", en dirección a Pontevedra, "sin ser consciente ni del estado del vehículo, ni ser capaz de interpretar las señales de aviso que le daban los demás usuarios, hasta que fue interceptado por la Guardia Civil".

   El Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Pontevedra resalta que "es muy importante alertar a través del número de teléfono 112 o el 062" cuando se encuentre un caso similar. Y a las personas que se encuentren en este tipo de situaciones les recuerda que "lo que deben hacer es detener su vehículo en el lugar menos peligroso para la circulación y ponerlo inmediatamente en conocimiento de los teléfonos anteriores para proceder a su auxilio en evitación de cualquier accidente".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies