El jefe de maquinistas asegura que tramitó "impecablemente" el informe sobre la peligrosidad de Angrois

El jefe de maquinistas José Ramón Iglesias Mazaira, en el Congreso
CAPTURA
Publicado 17/07/2018 19:13:14CET

   Niega que se aumentase la formación: "Se intensificó o especializó tal y como se haría en otra línea, pero no se incrementó"

   MADRID / SANTIAGO DE COMPOSTELA, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El jefe de maquinistas de Renfe José Ramón Iglesias Mazaira asegura que tramitó "de forma impecable" el informe que redactó un año y medio antes de que ocurriera el accidente de tren en Angrois (Santiago), en el que hablaba de una serie de anomalías en la vía.

   Así lo ha afirmado Iglesias Mazaira este martes en la comisión de investigación sobre el accidente ferroviario de 2013, donde ha señalado que, si bien no ha recibido presiones por parte de la compañía "a nivel funcional", sí le han transmitido que no presentó de una forma adecuada su informe.

   Sin embargo, el jefe de maquinistas ha confirmado que si las recomendaciones para mejorar las condiciones de la vía no llegaron más allá no fue por su actuación, sino porque los encargados de la seguridad de Renfe "creyeron que no había que llevar a cabo ninguna actuación".

   Iglesias ha relatado cómo llevó a cabo la presentación del informe a partir de una solicitud del encargado de sistemas tras observar "anomalías y particularidades" en la transición entre el sistema 'ERMTS' y el 'Asfa', tras lo cual envió un correo electrónico a su superior, José Luis Rodríguez Vilariño, quien le confirmó que en las reuniones de seguimiento llevadas a cabo en Madrid se estaba hablando de ello.

   En concreto, el informe, enviado por Iglesias el 26 de diciembre de 2011 aludía a que la transición entre ambos sistemas "requería la máxima atención del maquinista", de forma que se trasladaba a este "toda la responsabilidad de la conducción" ante un cambio de velocidad de 200 kilómetros por hora a 80 sin ninguna señalización.

MÁS INFORMACIÓN UN MES MÁS TARDE

   Además, Iglesias ha contado cómo, un mes más tarde, la gerencia de seguridad de viajeros le solicitó más información sobre dichas urgencias, por lo que procedió a enviarle otro documento y a comprobar en el terreno la descoordinación entre los dos sistemas.

   A principios de 2014, Renfe alegó ante el juez que estos avisos no se trataron "en ninguno de los canales oficiales" sobre seguridad y que, por el contrario, Iglesias había dicho en otras comunicaciones que la curva cumplía la normativa y que los conductores recibían formación.

   En el Congreso, Iglesias también ha negado que, una vez ocurrido el accidente, se llevase a cabo un incremento de la formación de los maquinistas. "No fue así, se intensificó o especializó tal y como se haría en otra línea pero no se incrementó", ha subrayado.

EL AVISO

   Iglesias Mazaira mandó un correo electrónico en diciembre de 2011 en el que alertaba de que en esa curva, la de A Grandeira, junto al barrio compostelano de Angrois, había que reducir la velocidad de unos 200 a unos 80 kilómetros por hora "de una forma brusca sin un aviso previo por señalización de la vía".

   "Ocurre esa transición de velocidad en una zona de máxima atención y de riesgo por la citada transición de sistemas y por la señalización lateral que hay que respetar. Únicamente existe una señal de velocidad descendente (PTO) a la altura del PK 84,230, pero de poco vale puesto que de no haber reducido previamente la velocidad nada se podrá hacer ya", advertía.

EL AUDIO DEL MAQUINISTA

   La semana pasada, en su comparecencia, el maquinista, Francisco Garzón Amo, afirmó que el accidente estaba "anunciado", precisamente por avisos como el de Mazaira o lo que él mismo manifestó en su comunicación con Atocha tras el descarrilamiento.

   "Esto ya se lo dije al de seguridad (...) que esto era muy peligroso, que esto iba a pasar", dijo en aquel momento, en una grabación que la comisión vetó reproducir al formar parte del sumario judicial.