El juicio contra la mujer de Noia (A Coruña) acusada de matar a su hijo en Menorca se celebrará en octubre

Actualizado 13/07/2012 19:12:26 CET

PALMA DE MALLORCA, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal del Jurado de la Audiencia Provincial de Palma juzgará la semana del 22 al 26 de octubre a la mujer que mató a su hijo en Mahón, Menorca, y después lo ocultó en una maleta. La Fiscalía considera a la acusada autora de un delito de asesinato y le pide 20 años de cárcel.

Así, la mujer, Mónica J.F., está acusada de haber matado, en julio de 2008, a su hijo de nueve años y después ocultar el cadáver en una maleta que fue hallada en noviembre de 2010 en una finca rústica de la isla.

Según ha informado el Tribunal de Justicia de Baleares en un comunicado, el juicio se celebrará en la Audiencia Provincial de Palma.

El Ministerio Fiscal ha solicitado 20 años de prisión para Mónica J.F., la madre que supuestamente ahogó a su hijo en la bañera de su domicilio en Mahón y, posteriormente, abandonó el cadáver en el interior de una maleta. En su escrito de acusación, la fiscalía acusa a la joven, natural de Noia (A Coruña) de asesinato con alevosía y con el agravante de parentesco.

La acusada, que permanece ingresada en la cárcel de mujeres de Palma desde que en diciembre de 2010 el juez que instruye el caso, Carlos Javier García Díez decretara prisión provisional sin fianza, ya ha recibido la notificación de la pena que se le imputa, tal y como ha confirmado su abogado, Carlos Maceda.

El letrado ha remarcado que la acusada tiene ganas de que se celebre el juicio, aunque la Defensa ha solicitado nuevas pruebas con la finalidad de complementar el material ya existente. En este sentido, Maceda ha reclamado la realización de un nuevo informe elaborado por un trabajador social sobre las circunstancias de vida de la mujer y un examen sobre los rasgos de su personalidad elaborado por un psicólogo forense.

La joven de Noia ha sido sometida ya a dos exámenes psiquiátricos y psicológicos. El primero de ellos concluyó que la acusada no padecía ninguna enfermedad mental y que era una mentirosa compulsiva. La Defensa, que pide la absolución basándose en que su cliente sufrió un trastorno mental transitorio, reclamó un nuevo examen, que fue admitido parcialmente por la Audiencia Provincial.

Esta segunda prueba pericial, llevada a cabo por médicos forenses del Instituto de Medicina Legal de Baleares, determinó la conveniencia de que Juanatey fuera examinada por un trabajador social y un psicólogo forense, unas pruebas que ahora reclama el abogado defensor y que el juez deberá admitir a trámite.

La Defensa de la madre del pequeño César continúa reclamando su absolución al considerar que el material probatorio no desprende la certeza de que el fallecimiento del niño se hubiese producido como consecuencia de un acto "doloso, consciente o voluntario", tal y como ha indicado Maceda.

ESCONDIÓ EL CADÁVER EN UNA MALETA

Cabe recordar que la Policía Nacional detuvo a la mujer en noviembre de 2010, después de que identificara al menor cuyos huesos fueron hallados en una maleta abandonada en un torrente cercano a Binidalí, en Maó, el 24 de noviembre de ese año y cuya muerte se remonta al año 2008.

Asimismo, junto a los huesos del menor, también se encontraron revistas infantiles de cómic manga en castellano, así como cromos, lápices de colores y una araña y un escorpión de juguete dentro de un cristal de metacrilato. Por otro lado, en el interior de la maleta, que era de color rojo y de tela, se hallaron un chándal, unos vaqueros, unas bermudas y una camiseta de manga corta, que correspondía a un varón de entre 10 y 13 años.

Así, tras analizarse los huesos, estos se enviaron a la Sección de Antropología de la Comisaría General de la Policía Científica de Madrid, donde se realizaron las pruebas de AND, que determinaron la identidad del menor, lo que permitió arrestar a su madre, acusada de ser la autora de la muerte de su hijo.