Culpable de homicidio el acusado de matar al holandés de Petín

Actualizado 22/06/2018 16:38:40 CET

   OURENSE, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El jurado popular ha considerado por mayoría --siete votos a favor y dos en contra-- culpable de homicidio al principal acusado de matar al ciudadano holandés de Petín en enero de 2010. En el veredicto leído este viernes en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Ourense, se ha mostrado, en todo caso, favorable a la concesión del indulto del procesado.

   El jurado popular ha inició en la mañana de este pasado jueves sus deliberaciones, después de que, durante esta misma semana, de lunes a jueves, se desarrollara la vista oral en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Ourense.

   Así, ha ratificado que, "sobre las 13,15 horas del 19 de enero de 2010", el principal acusado "se encontró con el holandés y, mientras éste estaba sentado en el asiento del conductor, el primero le disparó un tiro por la ventanilla, lo que provocó su muerte inmediata, quedado tendido en el coche que conducía".

   Para ello, "a falta de pruebas directas", se ha basado "en todos los indicios y circunstancias que constan en las actuaciones y en las declaraciones inculpatorias de los acusados ante la Guardia Civil y el Juzgado de O Barco".

   A su vez, el jurado popular ha considerado por mayoría que el principal sospechoso "no tiene el desarrollo intelectual para predisponer por sí mismo el desarrollo de un plan ni para atender órdenes de un día para el siguiente", y que el retraso mental que padece "acentúa la impulsabilidad de sus acciones y dificulta la comprensión de las consecuencias de sus actos".

   A su vez, ha ratificado por unanimidad en base a las declaraciones de los peritos forenses y de la psicóloga del Instituto de Medicina Legal de Galicia durante la vista oral que el principal acusado del crimen "tiene reconocido un grado total de minusvalía del 65 por ciento y un retraso mental leve, con una capacidad intelectual y volitiva parcial y escasamente afectada".

   El jurado popular ha considerado por mayoría, con siete votos a favor y dos en contra, que el motivo principal por el que los hermanos se opusieron a que el holandés formara parte del monte vecinal en mano común "era principalmente económico, al objeto de no darle participación en las ganancias". Lo ha probado teniendo en cuenta las pruebas testificales y el perito de la Xunta de Galicia.

   Asimismo, el jurado ha indicado en su veredicto que considera también culpable al presunto autor del crimen de un delito de tenencia ilícita de armas.

   Este hecho ha sido ratificado por unanimidad "en base a las declaraciones de los cazadores y de los testigos que han probado que el acusado portaba armas en ocasiones sin permiso, como ha acreditado la Guardia Civil y su hermano ha confirmado, además de la disponibilidad de armas que tenía el acusado por la cantidad de ellas halladas en el registro domiciliario", ha apuntado la portavoz del jurado.

DELITO DE ENCUBRIMIENTO

   Por unanimidad también ha considerado el jurado autor de un delito de encubrimiento al hermano, que no contempla responsabilidad penal al ser familiar del presunto autor del delito; tampoco tendría responsabilidad civil. Lo ha hecho en base a las declaraciones de éste durante el juicio y las de los testigos.

   De esta forma, ha probado que éste se encontró el cadáver del holandés en el coche cuando subía con su tractor desde Petín, se topó con su hermano, el acusado principal, en las proximidades y, con intención de que el crimen de su éste quedara impune, cogió el coche del holandés, puso su cadáver en el asiento de atrás, y lo llevó por pistas forestales a 18,5 kilómetros de distancia, en una zona denominada As Tozas da Azoreira, de nulo tránsito, de muy difícil acceso y vedada a la caza, para después esconder el vehículo entre unos pinos y trasladar el cadáver a unos 150 metros y prenderle fuego con unas ramas de pino.

   Con todo, el jurado ha incluido en este punto una modificación: ha considerado que el hermano del presunto autor del crimen actuó en solitario para ejecutar lo antes descrito.

   Tras escuchar la decisión del jurado, la Fiscalía y las defensas de los acusados en el juicio --el presunto autor y su hermano-- han mantenido sus peticiones de pena: diez años y medio de prisión para el presunto autor de la muerte del holandés, 50.000 euros en concepto de responsabilidad civil y su alejamiento a Santoalla durante once años y seis meses.

PRISIÓN PROVISIONAL

   El Ministerio Fiscal se ha opuesto a la petición de la concesión del indulto al procesado y a la concesión de los beneficios de la suspensión de la pena por parte del jurado, ya que "no se dan los requisitos legales ni las circunstancias". A su vez, ha solicitado la continuidad del acusado en prisión provisional.

   La defensa del acusado principal ha solicitado el cese de la prisión provisional al acusado hasta la emisión de la sentencia, ya que considera que lleva un "tiempo excesivo, tres años y medio", en la cárcel y "no ha tenido los mismos derechos que el resto de sus compañeros".

   "Su comportamiento en prisión ha sido bueno, además de no tener ningún antecedente penal ni riesgo de fuga por tener delimitadas sus habilidades sociales y de trabajo. Tiene un hermano que vive con su mujer y sus dos hijos en una casa en Petín que se responsabilizaría de él, lo cuidaría y lo custodiaría", ha añadido.

   Finalmente, el juez ha comunicado que el acusado debe mantenerse en situación de prisión provisional. Después del veredicto emitido este viernes por el jurado popular, el juicio ha quedado visto para sentencia.

Contador