Luís Villares gana tiempo en el caso Quinteiro y trata de centrar el debate en las iniciativas de En Marea

Paula Quinteiro y Luís Villares, en una foto de archivo de En Marea
EN MAREA
Actualizado 09/04/2018 15:45:22 CET

   La consulta a la militancia no tiene fecha y la dirección espera la reacción de la diputada

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El portavoz parlamentario de En Marea, Luís Villares, ha evitado este lunes avivar la polémica interna a raíz del incidente que mantuvo la diputada Paula Quinteiro con la Policía Local de Santiago en la madrugada del 18 de marzo y ha querido centrar el debate público en las iniciativas políticas de su formación.

   Sus palabras fueron acompañadas y secundadas por el diputado Manuel Lago, una de las personas que como casi la práctica mayoría del grupo arropó la continuidad de Quinteiro y la apertura de un expediente interno para aclarar lo ocurrido y su actuación en el control policial nocturno a raíz de una denuncia por vandalismo.

   Villares, a diferencia de hace ahora una semana cuando compareció solo y a título personal instó a Quinteiro a dimitir, ofreció una rueda de prensa acompañado del portavoz económico de su grupo y a preguntas sobre la evolución del caso internamente aseguró que no había "novedades" e insistió en que En Marea "decepcionaría" si no "centrase" el interés "informativo" en las iniciativas políticas que impulsa.

   Hasta nueve preguntas en la rueda de prensa sirvieron para que Villares rebajara el tono con respecto a la semana pasada ganando así tiempo sobre lo que sugirió el lunes pasado: una posible consulta a los inscritos de En Marea sobre la decisión que debería tomar la diputada Paula Quinteiro al respecto de su acta.

   Precisamente, ya matizó en días pasados que él no había lanzado un ultimátum de una semana para adoptar una decisión sobre su futuro y, de hecho, la eventual consulta a los inscritos no tiene fecha para su celebración.

   Con todo, aunque Villares en su doble faceta de portavoz parlamentario y portavoz del partido instrumental ha tratado este lunes de liberar tensiones internas, la dirección política mantiene el pulso a la diputada y aguarda una respuesta a la petición de dimisión que adoptó el Consello das Mareas --máximo órgano de decisión entre plenarios-- de instarle a que deje su acta.

PRESENTACIÓN ALTERNATIVA

   A la pregunta de si consideran que están defraudando al electorado, Villares ha asegurado que se "defraudaría a la ciudadanía si no se explicase cuál es la crítica a la ejecución presupuestaria que hizo Feijóo en 2017", asunto del que trataba la rueda de prensa.

   "Sería defraudar que no hiciésemos esta crítica y presentásemos una alternativa. La preocupación del grupo está en este momento en seguir transmitiendo su oferta de alternativa política para este país", ha aseverado. "Todos los que componemos el grupo tenemos este compromiso", ha remarcado.

   A la pregunta de cuándo sabrán si hay novedades, Villares ha remarcado que "no hay novedades sobre lo que ya está explicado". "Sí que decepcionaríamos, y forma parte del interés informativo, que nosotros hablásemos de las cosas que preocupan a la gente y de las alternativas que ofrecemos y no sólo de ese asunto sobre el que también nos pronunciamos", ha declarado.

   Tras ello, fue interpelado por su postura Manuel Lago. "No te voy a defraudar: donde hay portavoz no manda marinero. Me siento representado claramente con las declaraciones e Luís Villares, las comparto al 100%. No hay novedades en este tema", ha contestado en referencia a lo anteriormente dicho por el portavoz, cerrando así filas en torno al grupo parlamentario.

   "Entiendo el interés por hablar de temas que nosotros consideramos que no son problemas para el país. A mí no me van a sacar fuera del área que contribuye a que el país sea mejor; hablar de temas internos es perder el tiempo", ha querido zanjar Lago.

"TODO COMENTADO"

   Villares ha defendido que lo que En Marea puede "gestionar como alternativa está sobre la mesa" y ha argumentado que así lo "acaban de explicar". "El grupo parlamentario de En Marea se orienta y se orientará a trasladar al conjunto de la sociedad políticas alternativas al PP. En Marea surge como espacio de cambio y una crítica a la situación anterior, frente a esa crítica se espera de nosotros una alternativa", ha insistido.

   El líder de En Marea ha remarcado que de ellos "se puede decir muchas cosas, pero no que no tengan un proyecto económico claro, de justicia y de derechos de ciudadanos". "Está todo comentado ya", dijo, después, al recordársele que a título personal dijo que Quinteiro tendría que dimitir.

   Tampoco Manuel Lago quiso agrandar ninguna fisura. "No hay ninguna novedad, no tengo nada que añadir a esa votación del grupo parlamentario", ha remarcado a continuación de Villares al ser preguntado por una votación en la que él se mostró favorable al expediente interno y a que Quinteiro siguiese en el grupo.

SOBRE SI LE PASARÁ FACTURA

   Aunque ambos quisieron cerrar el asunto, el comunicado de prensa enviado después de la reunión en la que se acordó una postura (sin apoyo explícito de Villares y otros dos diputados), focalizaba en el PP la acusación de "instrumentalizar" el caso. Así, preguntados por esta cuestión y por si creen que les pasará factura en el debate parlamentario, el portavoz del grupo ha respondido que "el PP es libre de usar la línea que quiera, ¡sólo faltaba!".

   "Cada uno puede usar los argumentos que quiera. El orden del día y las iniciativas que llevamos al pleno son bien claras y ahí es donde se retrata cada partido", ha insistido el magistrado en excedencia.

   Sobre si es "vieja o nueva política" la situación en la que se ven y preguntados por cuánto tiempo van a necesitar para resolver las heridas internas Villares ha zanjado: "Se está siguiendo el cauce". "De vieja o nueva política yo no entiendo. Soy militante desde hace 40 años", ha resuelto Lago, miembro de Izquierda Unida.

"QUIEN SE ALEJE DE LA IDEA DE UNIDAD, SERÁ PENALIZADO"

   Por su parte, en una entrevista en la Radio Galega, el portavoz nacional de Anova y diputado de En Marea, Antón Sánchez, ha afirmado que "quien se aleje de la idea de unidad popular en En Marea será penalizado" y ha recordado que la formación política se dotó de instrumentos "suficientes" para solucionar estas cuestiones.

   Además, preguntado por la posible consulta, Antón Sánchez ha indicado que es "fundamental contar con las bases, pero siguiendo los procedimientos regulados". "Hay previsto un procedimiento revocatorio pero con todas las garantías. La gente que tiene que opinar tiene que hacerlo sobre información nuestra, no sobre lo que pone la prensa; así, un expediente informativo y los procedimientos regulados son las claves en este caso", ha zanjado.

Contador