Luisa Piñeiro se convierte en la primera regidora del PP en Moraña (Pontevedra), hasta ahora bastión del PSOE

Actualizado 11/06/2011 15:37:52 CET

La nueva alcaldesa no teme la "inestabilidad" y apuesta por el "diálogo" con el resto de los grupos, con el objetivo de "trabajar por los vecinos"

PONTEVEDRA, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

La popular María Luisa Piñeiro Arcos se ha convertido este sábado en la primera alcaldesa popular en la historia de la democracia del hasta ahora bastión socialista de Moraña (Pontevedra), donde gobernará en minoría tras haber recibido, en el pleno de investidura, los únicos votos del PP, que logró 4 ediles en los comicios del 22 de mayo.

Con todo, Piñeiro Arcos liderará el gobierno de Moraña al no haber prosperado la negociación del tripartito que buscaba el PSOE con los independientes de Alternativa Electoral de Moraña (AEM) y el BNG. Las tres formaciones, cada una de ellas con dos representantes en la corporación, han presentado su propio candidato, al que han votado.

Por su parte, el único edil del quinto partido con representación en la corporación municipal --Independientes por Moraña-- se ha abstenido en la votación.

En declaraciones a Europa Press, la nueva alcaldesa ha asegurado estar "muy contenta" y ha agradecido el respaldo del presidente del PP de Pontevedra, Rafael Louzán, presente en el pleno de investidura, al tiempo que ha destacado que el trabajo de su equipo "ha dado sus frutos".

"Así lo dijeron las urnas y es lo que se ha respetado", ha señalado, en referencia en que su formación obtuvo la lista más votada. Además, ha admitido estar "muy emocionada" por ser, en parte, la artífice de que el PP logre por vez primera el gobierno de Moraña.

"TRIÁNGULO ROJO"

Según ha explicado, el reto del PP era acabar "con el triángulo rojo" conformado por Moraña, Cuntis y Caldas de Reis, y ha logrado hacerse con el bastón de mando municipal en las dos primeras localidades. Ahora, ha añadido, toca combatir la crisis y trabajar "por los vecinos".

Por último, sobre la atomización de la corporación y la relación con el resto de los grupos, Piñeiro ha asegurado que la relación es "muy buena" y ha insistido en que no teme la "inestabilidad". "Nuestro reto es trabajar por los vecinos y buscar el diálogo, no buscar problemas", ha concluido.