Máis Galiza pactó un acuerdo de mínimos para ganar tiempo hasta la asamblea

 

Máis Galiza pactó un acuerdo de mínimos para ganar tiempo hasta la asamblea

Actualizado 24/02/2012 20:05:03 CET

Los partidarios de mantenerse en el Bloque buscarán negociar gestos con la UPG que les permita trasladarlos a la militancia

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Consello Político de Máis Galiza pactó un acuerdo de mínimos para ganar tiempo hasta la asamblea ordinaria que celebrará el próximo día 11 de marzo en la Facultad de Económicas de Santiago de Compostela. El pacto alcanzado pretende dejar todos los escenarios abiertos para que la militancia decida si continúa en el BNG o si esta corriente que nació como plataforma para la asamblea extraordinaria de 2009 se escinde del frente nacionalista.

De esta forma, el máximo órgano de decisión entre asambleas de Máis Galiza promovió durante el debate un acuerdo que permitiese, tanto a los partidarios de marcharse del Bloque, como a los contrarios a esta decisión, adherirse al acuerdo, que contó con el consenso de los presentes después de cuatro horas de debate sobre su futuro.

Una de las decisiones que incluye este acuerdo es la de que Máis Galiza se convierta en partido político, sin especificar que esto sea dentro o fuera del BNG. Así, ésta será una de las cuestiones que se llevará a la asamblea, pero no será motivo de disensiones.

La segunda de las decisiones que deberá adoptar Máis Galiza será la de si permanece en el seno del BNG o abandona la militancia del frente, una determinación que ya tomó el Encontro Irmandiño tras la XIII Asamblea del BNG celebrada a finales de enero.

Sólo una vez que se adopte esta decisión y que se sepa si las siglas Máis Galiza permanecen o se van del BNG, será el momento en que se renueven los órganos de dirección, evitando, de este modo, cualquier enfrentamiento entre listas.

SIMPATIZANTES CON LAS SIGLAS

Otra de los consensos alcanzados, aunque no figura en el acuerdo formal con el que se irá a la asamblea, es el mantenimiento de una unidad en torno a las siglas, de forma que Máis Galiza exploraría la posibilidad de mantener vinculada a toda su militancia sea cual se la decisión de esta corriente.

De esta forma, si Máis Galiza decide marcharse, los militantes que decidan quedarse en el BNG podrían seguir como simpatizantes del futuro partido, y viceversa. Esto podría suponer que Carlos Aymerich, que ha mostrado su voluntad de seguir en el BNG, podría pasar a ser simpatizante de la corriente que él mismo promovió.

El acuerdo alcanzado este jueves es de mínimos y se adoptó después de que encima de la mesa se escenificasen las dos posturas sobre el futuro de esta corriente en el seno del BNG. El objetivo de lograr este texto de mínimos fue el de no predeterminar el debate, y a la vez, servir de abrigo a ambas posturas.

Antes de concluir el Consello Político se procedió a su lectura y fue aprobado por asentimiento de los asistentes, sin que se llegase a votar. En él se faculta a la permanente de Máis Galiza "a seguir trabajando por la unidad del nacionalismo", sin determinar si ello conlleva hacerlo dentro o fuera del BNG.

Asimismo, dice que "se someterá a la asamblea nacional la constitución como partido político y que la propia asamblea determine la conveniencia y compatibilidad de los textos que se aprueben con su permanencia o no en el BNG".

GANAR TIEMPO PARA GESTOS

Con este acuerdo, lo partidarios de marcharse también ganan tiempo para conseguir de la UPG los "gestos" verificables que en los últimos días han demandado los contrarios a la escisión. Este mismo sentir fue el trasladado por el líder de esta corriente, Carlos Aymerich, en el Consello Político celebrado este jueves, en el que trasladó esta posibilidad.

Además, este viernes, el propio Aymerich ha asegurado que el significado del acuerdo supone alcanzado por Máis Galiza es "trabajar para procurar que pueda continuar en el BNG", siempre y cuando las negociaciones con la UPG, la formación hegemónica, fructifiquen en que se reconozca que en el frente nacionalista "hay dos grandes sensibilidades, dos grandes corrientes".

De esta manera, Aymerich ha pedido abrir una negociación con la dirección del Bloque para que, "si realmente hay ese interés de mantener el BNG unido", eso "se verifique".

"Eso significa trabajar para que se den las condiciones, los cambios que signifiquen que en el BNG se reconoce que hay dos grandes sensibilidades, dos grandes corrientes", ha destacado, y ha reclamado las "rectificaciones que sean precisas para que ese reconocimiento se exprese a todos los niveles: en discurso político, en representación institucional y también en la dirección del propio BNG".

En este sentido, ha considerado que ello debe hacerse "de una forma verificable y solemne" y ha apuntado a una Asamblea Nacional del BNG con carácter extraordinario, postura que también comunicó durante el Consello Político.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies