Más de 60.000 firmas exigen prohibir en Galicia la presencia de niños en cacerías

Caza
APAM - Archivo
Publicado 18/03/2018 11:35:19CET

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La Asociación Animalista Libera! y la Fundación Franz Weber han sumado ya 60.400 firmas para exigir una Ley gallega que prohíba la participación de niños en cacería o la creación de licencias de caza para menores de edad, al entender que se trata de una "auténtica aberración pedagógica y social".

   Las entidades animalistas han puesto en marcha la campaña #NoEsUnJuego, para recoger firmas a través de la plataforma Change.org, y abrir así el debate sobre "la presencia o participación de personas menores de edad" en prácticas de caza, y del "riesgo y la banalización de la violencia" que puede implicar en el "desarrollo psicosocial y moral" de los jóvenes.

   En la actualidad, en Galicia la Ley de Caza de 2013 permite la participación de menores de entre 16 y 18 años en cacerías. Pero las asociaciones animalistas advierten que existe "una rumorología creciente sobre la presencia de personas de inferior edad en todo tipo de batidas en la comunidad", exponiendo así a la adolescencia a actos de "reconocido riesgo, como accidentes o disparos perdidos".

   Además, las organizaciones denuncian los "intentos" del sector de rebajar la edad mínima legal para cazar a los 14 años, lo que, a su juicio, "pone encima de la mesa un problema muy severo" como lo es "la facilidad para demandar que menores puedan portar armas" y, como consecuencia, la "militarización de la sociedad al más puro estilo norteamericano".

   En este sentido, aseguran que los colectivos procaza "tratan de efectuar estas modificaciones legales como respuesta a la falta del relevo generacional" en una actividad "que ha perdido toda utilidad y funcionalidad tradicional".

PERROS ENCADENADOS

   Por otra parte, las asociaciones Libera! y Franz Weber han censurado el encadenamiento de perros en Galicia, que cifran en 301 casos en los que en "apenas una decena parecen haberse tomado medidas al respecto" --el 3,32 por ciento de las denuncias--, sobre lo cual urgen la creación de un plan específico de inspección y vigilancia.

   Así, los animalistas han recordado que la entrada en vigor hace más de dos meses de la Ley de Bienestar Animal en la Comunicad contempla sanciones entre los 501 y 5.000 euros para estos casos y para otro uso de artilugios que limiten sus movimientos o modifiquen su comportamiento con crueldad.