Más de 75.000 gallegos cambiaron de alcalde tras una decena de mociones de censura desde las municipales de 2015

Publicado 08/04/2018 11:20:34CET

   El pleno en Sobrado dos Monxes se reunirá el jueves 12 para debatir su segunda moción desde 2015 y, si prospera, devolverá la Alcaldía al PSOE

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Más de 75.000 gallegos de una decena de ayuntamientos han visto cambiar su alcalde desde las elecciones municipales de 2015 en otras tantas mociones de censura, siendo la de A Coruña la provincia más convulsa en lo que va de mandato local.

   A falta de poco más de un año para los próximos comicios municipales, es llamativo el caso de los 1.847 vecinos de Sobrado dos Monxes (A Coruña), que podrían vivir su segundo cambio de alcalde desde 2015. Y es que está previsto que el jueves 12 de abril se debata la segunda moción de censura del mandato que, si prospera, devolverá la Alcaldía al PSdeG.

   Los socialistas han presentado una moción de censura para desbancar de la Alcaldía a la actual regidora, María Jesús García (Todos por Sobrado), con el apoyo de Juan Vicente Aller, un edil que acaba de entrar en la corporación para sustituir, tras su marcha, a quien ejerció como portavoz local del PP, Jacobo Fernández. Es, en consecuencia, la primera iniciativa de este tipo que firma el nuevo concejal.

   Con la presentación de esta moción, se busca que el socialista Lisardo Santos vuelva a ser regidor (cargo del que fue desalojado, a su vez, por una moción de censura previa promovida hace un año por populares e independientes). El PP ha desautorizado la iniciativa, mientras que el PSdeG ve legítimo que los socialistas, primera fuerza en las municipales de 2015, recuperen la Alcaldía.

   Si Sobrado vive su segunda moción de censura, será la octava en este mandato en la provincia de A Coruña. Las siete que ya han salido adelante se han registrado previamente en esta misma localidad coruñesa de Sobrado, Boimorto, Noia, Santa Comba, Mugardos, Coristanco, y la última, el pasado viernes, en Fene.

   El popular Gumersindo Galego fue investido nuevo alcalde de Fene al prosperar la moción de censura presentada por los grupos municipales de PP --con siete ediles-- y Somos Fene --con dos-- que han sumado nueve apoyos de una corporación de 17 concejales. El alcalde que perdió el bastón de mando es el nacionalista Juventino Trigo.

   Las tres mociones restantes en lo que va de mandato local en Galicia se han registrado en la provincia de Pontevedra: en las localidades de Oia, Pontecesures y Tui.

UNA TREINTENA DE MUNICIPIOS CAMBIARON DE ALCALDE

   En total, una treintena de municipios en Galicia han visto cambiar a su alcalde desde las municipales de 2015 por distintos motivos, entre ellos la implicación en causas judiciales, la asunción de otras responsabilidades políticas o la mera cuestión de relevo generacional.

   Hay ayuntamientos que incluso han tenido dos alcaldes sin ser foco de una moción de censura. Es el caso de Negreira (A Coruña), donde el socialista Jorge Tuñas fue sustituido por Manuel Ángel Leis en la Alcaldía tras verse envuelto en un caso de supuesta apropiación de varios teléfonos móviles, y acabó regresando al cargo sentencia absolutoria en mano.

   Entre los últimos cambios registrados está también, en noviembre de 2017, el relevo en Culleredo del socialista Julio Sacristán, después de más de 30 años al frente del gobierno local. Tomó el bastón de mando José Ramón Rioboo.

   Y en diciembre del año pasado, Domingo Diéguez fue elegido alcalde de Trives, en Ourense, tras dimitir Francisco José Fernández Blanco, por diferencias con su grupo (Agrupación Trivesa Independiente).

   Mientras, en O Rosal (Pontevedra), tomó posesión en febrero de este año del bastón de mando María del Carmen Alonso, en sustitución de Jesús Fernández, quien se retiró tras 19 años como regidor.

OTROS CASOS

   Pero cada caso de cambio de regidor desde 2015 tiene sus propias características. Por ejemplo Cerdedo-Cotobade, dos municipios pontevedreses que decidieron iniciar los trámites para fusionarse y que, como consecuencia de ello, actualmente están regidos por una junta gestora que capitanea quien era el primer edil de Cotobade, Jorge Cubela.

   También han supuesto un cambio en el partido que lideraba el ayuntamiento los pactos alcanzados en A Rúa (Ourense) y Sanxenxo (Pontevedra).

   En cuanto al primer municipio, actualmente gobierna el socialista Luis Fernández Gudiña, al renunciar en el ecuador del mandato la nacionalista María González, pues PSdeG y BNG empataron a tres concejales en los comicios y juntos pudieron superar los cinco del PP.

   En paralelo, en Sanxenxo, el popular Telmo Martín volvió a la alcaldía en virtud de un pacto alcanzado con Sanxenxo Agrupación Liberal (SAL), que rompió el gobierno que había formado con PSOE y BNG. El hasta entonces regidor, Gonzalo Pita, es ahora teniente de alcalde.

INHABILITACIONES EN LUGO Y OURENSE

   Otros de los motivos que provocaron cambios de alcalde en Galicia en esta etapa han sido las inhabilitaciones judiciales. Son los casos de Rairiz de Veiga y Vilariño de Conso (Ourense) y en Monterroso (Lugo).

   En el primero de los casos, el popular Xosé Xaquín Rodríguez Ambrosio fue inhabilitado por ocho años y medio a causa de un delito continuado de prevaricación administrativa, de modo que lo sustituyó su número dos, Josefa Asunción Morgade.

   Siete años de inhabilitación fueron los impuestos a Ventura Sierra, también por un delito de prevaricación, así que la también popular Melisa Macía asumió en agosto de este año las riendas de Vilariño.

   En Monterroso, Jesús Otero, el exsocialista que concurrió a los comicios al frente de una candidatura independiente, asumió una pena de un año de inhabilitación por la denominada trama de las multas de tráfico, y ahora Miguel Rico se sienta en el despacho de la alcaldía.

   El caso más reciente es el de Antonio Pérez, quien dimitió en marzo de este año como alcalde de Xinzo (Ourense) tras haber sido condenado por prevaricación, siendo asumido el bastón de mando por Manuel López Casas (PP).

CARRERA POLÍTICA

   El cambio de responsabilidades políticas es otra de las causas que motivaron el cambio de alcalde en siete ayuntamientos, si bien el partido al frente de la institución se mantuvo.

   Por ejemplo, es lo que le ocurrió a los populares Ángeles Vázquez y Jesús Vázquez Almuiña: siendo alcaldes de Melide (A Coruña) y Baiona (Pontevedra), fueron requeridos por Alberto Núñez Feijóo para ocupar las consellerías de Medio Rural y Sanidade, respectivamente.

   También Ovidio Rodeiro abandonó el puesto en Boqueixón (A Coruña) para convertirse en delegado provincial de la Xunta.

   Por su parte, el popular Carlos López Crespo dejó la alcaldía de Outes (A Coruña) para ocupar un escaño en el Parlamento; un movimiento similar al de Davide Rodríguez, ex primer edil de Manzaneda (Ourense) y actualmente integrante de En Marea en la Cámara gallega.

   Otros relevos se produjeron, asimismo, en Narón (A Coruña), donde José Manuel Blanco cedió el puesto a Marián Ferreiro, también de Terra Galega, al alcanzar la jubilación; mientras que el fallecimiento del primer edil de A Gudiña (Ourense) motivó que su hijo, el popular José María Lago, tomase el relevo.