Más de un tercio de los funcionarios no mejoran su formación y el 15% descarta hacer cursos de su interés por internet

 

Más de un tercio de los funcionarios no mejoran su formación y el 15% descarta hacer cursos de su interés por internet

Actualizado 30/11/2007 16:10:24 CET

El director de la EGAP dice que si no se moderniza, la Administración "se debilitará" y conllevará privatización y un recorte de plantilla

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un cuarto de los funcionarios gallegos reconocen que su formación no varía desde que entran en la Administración y uno de cada diez asegura que, lejos de mejorar, su nivel formativo se ha reducido, según un estudio de la Escola Galega de Administración Pública (EGAP) que revela que el 31,4 por ciento de los empleados públicos no participó en actividades formativas en el último bienio y que hasta un 15,4 no está dispuesto a hacer un curso con contenido de su interés por internet.

El proyecto de Detección de Necesidades Formativas 2006-2007, que afecta a algo más de 20.000 trabajadores, entre los que no se incluyen los de educación, sanidad o administración local, supone un diagnóstico de la situación de la plantilla actual para, a partir de su análisis, rediseñar una oferta que garantice la "modernización" del aparato administrativo.

En este sentido, el director de la EGAP, Antonio Izquierdo, advirtió hoy de que si la Administración no afronta este proceso, "se debilitará" y las voces críticas con su funcionamiento "se escucharán más" y conllevarán un recorte de empleados. "O avanzamos o nos reducirán", declaró, en el sentido de que "su funcionamiento no puede escapar a los cambios sociales, debe ir a la par".

No en vano, añadió que, "si es posible, debe ir a la vanguardia" y dar la vuelta a una situación en la que la Administración "lleva 25 años sin cambiar, pese a que la sociedad sí lo ha hecho". "Hay que formar para innovar porque, si no, los servicios se privatizarán", aseveró, por lo que advirtió de que, "lejos de reforzarla", los ataques a la estructura administrativa "la minimizan".

AUMENTO CUALITATIVO DE LA FORMACIÓN.

Por ello, Izquierdo avanzó que las modificaciones promovidas desde que se hizo cargo de la EGAP se consolidarán con el objetivo de afianzar "cada vez más eficiencia y calidad" y lograr "pasar de una formación de enseñanza media de los funcionarios a una universitaria".

Una aspiración que, según él, "no sólo es factible, sino representativa de la mayoría" de los empleados públicos de la comunidad puesto que, a diferencia de los de otras instituciones, tienen un "alto nivel de estudios".

No obstante, el director de la EGAP reconoció el "importante despilfarro de recursos" que supone que el 34 por ciento de los trabajadores no detecte mejoras en su formación y que 47 de cada cien no hayan participado en cursos en los últimos dos años o ni estén dispuestos a hacer por internet alguno relacionado con sus áreas.

Con todo, rechazó que la "motivación principal" de los que toman parte en esas actividades sea la mera obtención de puntos, como evidencia el estudio, en el que la relación entre el contenido y el trabajo es el motivo más importante para inscribirse, seguido por la satisfacción de aprender cosas nuevas y de la necesidad de mejorar el rendimiento.

MEJORA GLOBAL.

En este sentido, el informe da cuenta de que la mejora del nivel global de formación desde que los encuestados entraron en la administración crece 1,6 puntos, hasta un índice de 7,8 en una clasificación de cero a diez. Entre las materias en las que precisan más formación figura la informática y la ofimática, los ámbitos técnico-sectoriales y las normativas y procedimientos administrativos.

Además, las preferencias por actividades formativas revelan que el 70 por ciento prefieren que los cursos se celebren fuera de Santiago, si bien, según recordó Antonio Izquierdo, sólo el 20 por ciento de la muestra de estudio trabaja en la capital gallega. Así, la combinación perfecta es la de cursos presenciales sin centralizar en Compostela y en horario de trabajo.

Aparte, la EGAP detectó una notable diferencia de participación por género, especialmente en los casos de quienes no tienen dependientes a su cargo, un 67,8 por ciento de mujeres frente al 59,3 por ciento de hombres, pese a que las diferencias de nivel de dificultad de implicación en actividades por falta de tiempo por razones personales revela que, en una horquilla de cero a diez, el nivel es 6 en el caso de ellas y 4,9 en el del colectivo masculino.

CONCLUSIONES.

Por su parte, las conclusiones evidencian "carencias" en falta de visión estratégica, la inexistencia de una política de gestión pública, ausencia de mecanismos de reajuste de la estructura organizativa y falta de una política de recursos humanos, circunstancias todas ellas que, para la escuela, "impiden la elaboración de una política de formación exitosa".

Por todo, entre las medidas sugeridas figura la realización de una auditoría del diseño de la organización, de un plan estratégico con objetivos operativos para los distintos departamentos, revisar el diseño de los procedimientos, examinar los dispositivos de captación de necesidades de los usuarios, promover valores que favorezcan el compromiso con la formación y redefinir la política de recursos humanos.

Antonio Izquierdo precisó que los resultados ya habían sido presentados a los responsables de formación de cada una de las consellerías que integran el Gobierno y, preguntado por su receptividad, aseguró que fueron "bien recibidos" y que, incluso, hubo aportaciones. Con todo, aclaró: "Otra cosa es que se puedan hacer sin resistencia, no hay administración que no se resista a ser reformada".

REGISTRO DE FORMADORES.

Para ello, hace tan sólo dos días el DOG publicó un nuevo registro de formadores en el que se podrán inscribir los potenciales docentes, a quienes, a su vez, se les prestará formación adicional para acreditar su capacidad para impartir cursos y lograr así poner fin a la "red de intereses que antes se daba en la escuela". "Por decirlo de una forma segura", aseveró su director.

Así, mantuvo que el objetivo es "escoger a los mejores profesores" y permitir una "evaluación más suave" que tenga que ver con los méritos y la evaluación de comités externos, aparte de la de los alumnos. A mayores, se creará un premio anual para el mejor formador y las mejores prácticas para incentivar la promoción de las capacidades didácticas.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies