Los mejilloneros gallegos registran en la Consellería de Pesca sus peticiones para contar con "un sector con futuro"

Actualizado 02/02/2006 14:58:22 CET

Unas 1.500 personas protestan en Santiago contra de la gestión de Pesca durante la toxina y por las indemnizaciones del 'Prestige'

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los mejilloneros gallegos registraron hoy en la Consellería de Pesca, en Santiago de Compostela, una batería de peticiones que consideran necesaria para poder seguir contando con "un sector con futuro".

Tras manifestarse unas 1.500 personas entre la Praza do Obradoiro y la sede la Administración autonómica, el presidente del Consello Regulador do Mexillón de Galicia, Ramón Dios, leyó un manifiesto en calidad de portavoz de los convocantes para protestar por la gestión de consellería, Opmega, Federación Arousa-Norte, Amegrove, Nova Arousa, algunos depuradores y el propio Consello Regulador.

Ramón Dios reclamó la inmediata aplicación de la normativa europea sobre aperturas y controles integrales de toxina que entró en vigor el pasado 1 de enero, así como la realización de estudios epidemiológicos que permitan alcanzar un compromiso adecuado entre niveles de toxina, obtención de resultados analíticos y protección de la salud.

Además, solicitó el "cobro sin demora" de la "indemnización justa" por la marea negra del 'Pretige' -ocurrida en noviembre de 2002-, que tenga en cuenta todos los efectos económicos reales sufridos en estos años por el sector mejillonero, tanto por la produción como depuración y transformación.

También apuntó la conveniencia de poner en marcha campañas de promoción y de mecanismos de regulación de la oferta en la OCM de pesca comunitaria para el mejillón "que permitan una mejor regulación de la oferta y de la rentabilidad".

Otra reinvindicación señalada fue la creación de una comisión de mejillón dentro del Consello Galego de Pesca que sirva de cauce permanente de diálogo y comunicación con el sector en las iniciativas planteadas.

Ya como presidente del Consello Regulador, Ramón Dios demandó el apoyo y amparo de la diferenciación del mejillón gallego, reivindicando la Denominación de Origen.

Antes de comenzar la manifestación, los mejillonero se concentraron en la Praza do Obradoiro de la capital gallega para desplazarse a las dependencia de la Consellería de Pesca a pie. El objetivo fue expresar su rechazo a la política llevada a cabo ante la concesión de indemnizaciones por el 'Prestige' y por la no aplicación del método de análisis integral sobre la mareal roja.

El presidente de la Organización de Productores del Mejillón de Galicia (Opmega), Javier Figueira, y el presidente del Consello Regulador do Mexillón de Galicia, Ramón Dios, encabezaron esta marcha que concluyó con la lectura del manifiesto que recoge las reivindicaciones del sector.

Los mejilloneros portaron pancartas contra la gestión de la titular de Pesca, Carmen Gallego, como 'Conselleira o futuro do mexillón non está na división', 'Conselleira fiámonos de ti e vendéstenos en Madrid' o 'Conselleira gobernar no es dividir'.

ACUSAN A PESCA DE DIVIDIR

En declaraciones a los medios, Javier Figueira acusó a la consellería de "promover un intento de división" para "desmovilizar a la gente", pues ofreció un acuerdo a otras asociaciones de recibir una indemnización de 12.000 euros por batea y cobrar más si alguna otra conseguía un precio mejor, a cambio de no asistir a la manifestación.

Figueira recordó que el sector "sólo cobró" los trabajos de limpieza por el 'Prestige', pero "el lucro cesante está todavía" sin abonar. Además, denunció que, a pesar de que la Xunta estimó en 17.800 euros la indemnización por batea, el consorcio lo bajó a 12.000, algo que aceptó Pesca.

"Si la propia consellería hace una valoración lo que tiene es que resarcir a la gente, tener más peso específico y no andar con regateos si reconoce un daño", se quejó el presidente de Opmega. Espera que esta protesta sirva para que la conselleira "reflexione, pues en su momento tuvo el apoyo del sector para ir a Madrid a defender una cifra".

Javier Figueira también demandó que se aplique la normativa que entró en vigor el pasado 1 de enero, "que implica que cuando hay una tendencia clara a bajada de niveles, en vez de dos análisis negativos en 48 horas, con uno llega". "Aquí no se aplica y no hay ningún motivo porque no supondría ninguna merma en la calidad del producto", explicó.

Por su parte, el presidente del Consello Regulador, Ramón Dios, expresó su respeto por las organizaciones que no secundan esta manifestación y aseguró que lo más importante es que, una vez transcurrida, "el sector recupere la unidad" porque precisó que en su conjunto tienen las mismas reivindicaciones.