A Mesa exige medidas ante la "agresión lingüística" a una mujer en la delegación de la Xunta en Lugo

A Mesa en Lugo
A MESA
Actualizado 05/03/2018 17:50:54 CET

Denuncia que dos funcionarias se negaron a atenderla en gallego y que una de ellas exclamó: "Ojalá volviese Franco. Buena falta hacía!"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

La asociación A Mesa pola Normalización Lingüística ha exigido al Gobierno autonómico que actúe y condene públicamente el supuesto caso de discriminación a una mujer en la delegación de la Xunta en Lugo, donde fue víctima de una "agresión lingüística" por parte de varias trabajadoras.

Adela Figueroa acudió al Servicio de Deportes de la delegación el pasado 26 de febrero a buscar información sobre clubes deportivos. Al ser respondida en castellano, solicitó a la funcionaria ser atendida en gallego, a lo que la trabajadora se negó, llegando a decirle frases como 'No me da la gana! Soy funcionaria y puedo escoger el idioma que yo quiera'.

Cuando la usuaria se dirigió a otra empleada para intentar ser atendida en lengua gallega la situación se repitió. 'Yo solo hablo castellano no me da la gana de hablar en gallego', le trasladó la funcionaria. Después de que la mujer lamentase esta afirmación, ante la situación de pérdida de hablantes, la trabajadora elevó el tono de sus quejas, con freses como 'Si se pierde mejor! Ni gallego ni catalán, con sólo castellano mucho mejor!'.

De hecho, según ha denunciado A Mesa, una de las funcionarias llegó a señalar: 'Yo fui de la Sección femenina de la Falange. Y bien orgullosa que estoy de haber sido de la Sección Femenina. Trabajé en Madrid en la case del Paseo de la Castellana. Debajo del escudo del yugo y las flechas. Ojalá volviese Franco. Buena falta hacía!'.

La asociación ya ha tramitado y remitido quejas ante la Consellería de Presidencia, la Secretaría Xeral de Política Lingüística, la Secretaría Xeral para o Deporte y al Valedor do Pobo para denunciar este caso "de agresión lingüística" y de "discriminación", dado que la ciudadanía tiene el derecho de ser atendida en este idioma, como ha recordado Lois Neto, responsable de A Mesa en Lugo.

EXPEDIENTE DISCIPLINARIO

En rueda de prensa, la secretaria xeral de la asociación, Mónica Pazos, ha advertido de que este "no es un caso aislado" y ha reprochado el "cinismo" del presidente da Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien defendió estas semanas la situación del gallego en comparación con otras lenguas del territorio.

"Con casos como este, de qué presume el presidente da Xunta?", ha ironizado, exigiendo una "condena pública" de la Administración por este "caso de racismo lingüístico" y que abra un expediente disciplinario contra las funcionarias.

La propia denunciante compareció en el acto para agradecer el apoyo de A Mesa y ha animado a los gallegohablantes a ejercer unos derechos que no se deben "dejar perder", sobre todo ante este "flagrante caso de apología del franquismo".