Los 'Morones' están "dolidos e indignados" y sostienen que "no hay pruebas" contra ellos

Consuelo Giménez, hermana de Sinaí Giménez, defiende a su familia
EUROPA PRESS
Publicado 27/04/2016 14:45:48CET

   CANGAS (PONTEVEDRA), 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Una de las hermanas de Sinaí Giménez, Consuelo (Chelo), que fue una de las personas del 'clan de los Morones' detenidas hace dos semanas en la primera fase de la 'Operación Vida' de la Guardia Civil y quedó en libertad, ha afirmado que los miembros de la familia están "dolidos e indignados" ante esta situación y ha sostenido que "no hay pruebas" contra ellos.

   Así se ha pronunciado ante los medios de comunicación en las inmediaciones de los juzgados, donde se encuentra declarando ante el juez de Instrucción número tres de Cangas (Pontevedra) desde primera hora de este miércoles su hermano Marino G.J. y la pareja de éste, detenidos también en relación con la supuesta extorsión a otros vendedores ambulantes de mercadillos.

   Según ha manifestado Consuelo, en el marco de esta causa judicial a sus abogados "no les están contando la verdad", porque "les dicen una cosa y sale otra". Además, ha insistido en que "no hay motivos" para que les acuse y, de hecho, ha indicado que cuando ella fue detenida y le comunicaron los cargos por los que son investigados en la familia se rió "pensando que era una broma".

   "¿Dónde están las pruebas?", ha cuestionado, antes de apuntar a que "la Justicia está en contra" de 'los Morones' porque, ha añadido, "esto no es normal". En todo caso, ha trasladado su deseo de que "acabe todo esto pronto".

   Finalmente, la mujer también ha reprobado la forma en que se realizaron los registros a las viviendas, y específicamente se ha referido a la casa de Marino, donde ha asegurado que los agentes rompieron puertas y el portal de la vivienda, con peligro de que sus cuatro perros hubieran podido escapar.

PENA Y MIEDO

   Consuelo también ha comentado que tienen "mucha pena" por lo que está ocurriendo, y ha subrayado que el patriarca del clan de los 'morones', Olegario G.S., quien por su delicado estado de salud se encuentra en un hospital a la espera de que se recupere para ingresar en prisión, lo está "pasando fatal" porque "está muy enfermo y tiene una impotencia muy grande".

   También ha afirmado que los niños y menores de la familia están "fatal", tienen "miedo" y se atemorizan cada vez que ven vehículos policiales en las inmediaciones de sus casas, lo que vinculan a "la manera en que entran en casa --los efectivos de los cuerpos de seguridad--". "Es como ver una película", ha resumido.