Muñoz "no tiene constancia" de proyectos de absorción y evita hablar de la destrucción de empleo en Novagalicia

La Conselleira De Facenda, Elena Muñoz.
EUROPA PRESS
Actualizado 29/02/2012 19:24:33 CET

"Lo único que genera es una gran incertidumbre en los trabajadores", sostiene la conselleira de Facenda

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

La conselleira de Facenda, Elena Muñoz, ha afirmado que la Xunta "no tiene constancia de ningún proyecto de absorción" de Novagalicia Banco "por otra entidad española" y ha señalado que no va "a hablar de posibilidades e hipótesis de destrucción de empleo" durante su proceso de recapitalización, pues ello "lo único que genera es una gran incertidumbre en los trabajadores" de la entidad financiera.

Lo ha destacado en el pleno del Parlamento, en respuesta a una pregunta oral del diputado del BNG Carlos Aymerich, quien reprochó al Gobierno gallego que ya autorizase un expediente de regulación de empleo en Banco Gallego "que hizo que se destruyese empleo y sus servicios centrales pasasen a Madrid".

El parlamentario del Bloque ha señalado los 1.600 empleos "directos" que perdió Novagalicia, 1.250 a través de otro ERE también aprobado por la autoridad laboral y 350 mediante bajas incentivadas.

"Ahora, la dirección quiere ahorrar una cantidad equivalente. Se habla de un nuevo ERE para 800 trabajadores en 2012. Y no impide que el próximo año se presenten nuevos expedientes", ha advertido el nacionalista.

Ante estas palabras, la titular de Facenda ha destacado que la entidad realiza el "oportuno redimensionamiento que permita su viabilidad", mediante un "esfuerzo para continuar en solitario" y ha añadido que el decreto de saneamiento del sistema financiero "no impide ni dificulta" su supervivencia de forma independiente y tampoco "obliga" a su absorción por otro banco.

"No voy a hablar de posibilidades e hipótesis de posible destrucción de empleo porque lo único que genera es una gran incertidumbre en los trabajadores de Novagalicia Banco", ha sostenido.

CRÉDITO PARA LAS FAMILIAS

Por su parte, Aymerich ha censurado que el decreto "no persigue defender los intereses de familias y empresas", ya que, "a pesar de que se riegue" el sistema financiero de dinero, este no "fluye" hasta estos agentes.

"Tampoco defiende los intereses de Galicia", ha reprobado, para concluir que "los únicos intereses que este decreto ley defiende son los de las entidades financieras privadas".

"Abre la puerta para que pueda destruir más empleo, cerrar más oficinas creando exclusión financiera en Galicia y se le pueda dar miles de millones de euros sin nada a cambio a los bancos", ha denunciado.

En respuesta a estas acusaciones, Elena Muñoz ha defendido que "la finalidad" de la norma "es alcanzar la recuperación económica de las entidades" y su saneamiento. "Una adecuada supervisión" durante el periodo de "expansión", entre 2005 y 2007, "habría evitado que a día de hoy" las entidades tuviesen "los problemas de viabilidad que sufren", ha argumentado.

Por ello, ha resaltado que "se está reconduciendo" esta situación pero que sigue existiendo "un problema importante de desconfianza que impide el normal funcionamiento" de los bancos.

Es "básico recuperar esa confianza y a esta necesidad responde el decreto", ha apostillado, antes de referirse a un "cambio de filosofía" de la norma que pasa por aplicar una "valoración realista" a los activos de las entidades "y saneando posibles pérdidas".

"TRABAJAN" PARA LOS BANQUEROS

Aymerich ha replicado que "hay fórmulas de garantizar los depósitos de los clientes" y que el flujo del crédito llegue a las empresas y familias sin "pasar por salvar" a compañías privadas que, en un entorno de libre mercado, deben "correr el riesgo". Pero, en este extremo, ha acusado a los populares de "trabajar" para los banqueros.

También ha llamado la atención sobre la preparación de otro expediente de regulación en Banco Pastor, que "parece" que afectará a "más de 1.000 empleos directos" y a una cifra superior a los dos millares "contando a las empresas auxiliares".

En el turno de cierre, la conselleira ha reconocido que "evidentemente" la norma "pretende que se alcance el saneamiento" de las entidades financieras, pero "porque cuando estén saneadas podrán dar crédito a familias y pymes". "Y no antes", ha puntualizado, ante los aplausos del grupo popular.

En este sentido, ha apuntado que "es algo muy importante conseguir alcanzar de nuevo confianza de inversores españoles e internacionales, para que se puedan incorporar al tráfico interbancario".