Navantia supedita el aumento de plantilla que piden los sindicatos a las limitaciones que impone Bruselas

Actualizado 09/04/2008 22:24:55 CET

FERROL, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los representantes del Comité Intercentros de Navantia retomaron hoy la negociación del Plan Industrial con responsables de la empresa en un encuentro en Madrid en el que demandaron el aumento de las plantillas de los astilleros de la compañía naval pública y la concreción de los proyectos empresariales de cada uno de los centros.

Durante la reunión se abordaron los 21 puntos que los sindicatos UGT, CCOO y USTG reclaman que se incorporen al Plan industrial que Navantia había presentado en diciembre -la elaboración del Plan había sido uno de los compromisos que la empresa adquirió con los sindicatos en la última reestructuración de los astilleros, en 2004-.

En la reunión de hoy, la empresa se comprometió a analizar las demandas de los sindicatos, aunque insistió en recordar las limitaciones impuestas por la Unión Europea a la empresa, como consecuencia de las ayudas "ilegales" que había percibido el Gobierno para la antigua Izar.

En concreto, según explicaron a Europa Press los representantes de la CIG y de UGT presentes en la reunión, Navantia recordó que la UE limitó en 2005 el número de trabajadores con los que deben contar las plantillas de los astilleros, y redujo la construcción civil a un 20% del total de la empresa.

Ahora, los sindicatos consideran preciso que la empresa aumente su plantilla actual, para hacer frente al incremento de carga de trabajo que se prevé como mínimo hasta 2013, ante los encargos realizados por la Armada australiana y por el Gobierno de España a los astilleros públicos.

CONTRATACIÓN SEXTA FRAGATA.

Asimismo, entre las reivindicaciones planteadas, también demandan que se concrete la contratación de la sexta fragata para la Armada española comprometida por el Gobierno, que se clarifique el futuro de cada uno de los centros, y que se defina la carga de trabajo que podrían acoger áreas como Turbinas o Reparaciones.

En estos puntos, que Jesús Pérez, representante de UGT en Navantia Ferrol considera "claves" en las conversaciones, la empresa se mostró dispuesta a negociar, pero siempre respetando el marco actual que establecen los acuerdos con Bruselas.

RENEGOCIAR CON LA UE.

Por este motivo, los representantes sindicales de UGT y de la CIG insistieron en que sería preciso que, a nivel político, se plantease una renegociación con la Unión Europea del veto a la construcción civil -que afecta al astillero de Navantia Fene-, y de las limitaciones al aumento de la plantilla.

"Nosotros seguimos argumentando que hay que ir a Bruselas, porque ese acuerdo puede ser renegociable, y hay que involucrar en ello al Gobierno", aseguró Jesús Pérez, para el que la situación actual no es la misma "de hace cuatro años", porque "la empresa ya puede demostrar que ya no necesita ayudas, y que es competitiva".

En la misma línea se manifestó el representante de la CIG presente en la reunión, Antonio López, quien mostró su malestar por el desarrollo de una negociación en la que asegura que Navantia "intentó dar largas a nuestras reivindicaciones y no concretó ninguno de los puntos", en especial, en cuanto al aumento de plantillas y a la situación de la antigua Astano (Navantia Fene).

"Nos da la impresión de que Navantia está viviendo en un proceso para nada real, en este momento hay unas circunstancias políticas y socio-económicas totalmente distintas y ahora es totalmente factible que Fene vuelva a la construcción naval civil", aseguró López, para quien resulta "inadmisible" que la Unión Europea "marque que un astillero de Navantia a la fuerza tiene que dar pérdidas porque no puede haber construcción civil".

Tras la reunión de hoy, los sindicatos confían que en el plazo de unas semanas se retomen las negociaciones. En ese caso, también se abordarán las peticiones más concretas que elaboraron tres de los astilleros, el de Fene, Cartagena, Cádiz, que reclamaron una mayor concreción sobre el futuro de sus talleres.