El nuevo edificio judicial de Santiago podrá funcionar en el primer trimestre de 2012

Actualizado 10/12/2010 15:50:33 CET

El conselleiro de Presidencia y el alcalde destacan la colaboración institucional y que la construcción se "adelanta" a las necesidades

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

El nuevo edificio judicial de Santiago de Compostela, ubicado en las proximidades al actual, podrá funcionar a partir del primer trimestre de 2012, para cuando está previsto que finalicen las obras, según han confirmado este viernes el conselleiro de Presidencia, Administraciones e Xustiza, Alfonso Rueda, y el alcalde compostelano, Xosé Sánchez Bugallo. Con más de 3 millones de euros de presupuesto, albergará un total de cinco unidades judiciales de partida, pero tiene capacidad para otra.

En declaraciones a los medios, tras comprobar el estado de las actuaciones que acaban de iniciarse en los terrenos de la calle Berlín, en Fontiñas, el conselleiro ha recordado que la maqueta de la obra se presentó hace un año y que, fruto de la colaboración institucional --después de que el ayuntamiento cediese los terrenos--, las obras han podido comenzar con un plazo previsto de 15 meses para que "en el primer semestre del año 2012 sea una realidad".

A este respecto, el regidor compostelano, tras recibir junto al conselleiro explicaciones de los responsables de la obra, precisó aún más la fecha al asegurar que en el "primer trimestre" del año 2012 las obras estarán concluidas. Rueda ha subrayado que "se adelantan los plazos" sobre lo previsto de forma que la obra "estará en 15 meses".

Este edificio nacerá para acoger dos juzgados de lo contencioso-administrativo y otros tres de lo social, incluido el número 3 que comenzará a estar operativo a finales de este mes y que, provisionalmente, estará instalado en la antigua sede de la Axencia Galega de Emerxencias, también en Fontiñas, tal y como explicó el conselleiro.

Asimismo, el mandatario autonómico ha indicado que esta obra se enmarca en el Plan de Infraestructuras Judiciales de la Xunta, que cuenta con una dotación de 100 millones de euros, y que el Gobierno autonómico impulsa desde el pasado año. En esta planificación también se encuentra la ampliación de los juzgados de A Coruña, el edificio de Pontevedra --a la espera de que se pueda hacer una vez se cedan los terrenos-- y la Ciudad de la Justicia de Vigo, de cuyos terrenos que tiene que expropiar el Ayuntamiento olívico "no se sabe nada", ha dicho.

Además, ha destacado que la Xunta tiene reservada una consignación de 20 millones de euros para la rehabilitación de la antigua Fábrica de Tabacos de A Coruña y que ya ha encargado el proyecto a falta de que se autoricen las obras.

NUEVAS RECLAMACIONES

Rueda ha señalado que, puesto que se están reclamando nuevas unidades judiciales, el plan de infraestructuras permite tener listos los edificios para que "no tengan ningún problema y puedan funcionar a pleno rendimiento" cuando están concedidas. Así, ha asegurado que la Xunta "seguirá" en esta línea y "no pedirá ningún aplazamiento" al Ministerio de Justicia en la concesión de nuevas unidades por falta de edificios para albergarlos, como --ha apuntado-- sí ha ocurrido con otras comunidades.

El conselleiro de Presidencia ha recordado que este año entrarán en funcionamiento 11 nuevas unidades judiciales, mientras que para el próximo tiene solicitadas un total de nueve. De este modo, augura que la demanda de 36 nuevas unidades "se podrá cumplir en tres o cuatro años".

Los órganos concretos, ha explicado, se determinan en la comisión mixta entre la Xunta y el poder judicial para, posteriormente, elevarla al Consejo General del Poder Judicial que decide su concesión junto con el Ministerio de Justicia.

"Nuestra misión, como Xunta de Galicia, es tener todo preparado para que, una vez se conceden estos órganos, empezar a funcionar en edificios adecuados", ha proclamado el conselleiro, quien considera el nuevo edificio de Santiago "una buena demostración" de ello.

"SATISFACCIÓN"

Por su parte, el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, mostró su "satisfacción" por esta obra que constituye "una necesidad acuciante", no sólo porque "haya problemas de espacio", sino porque "la demanda judicial está creciendo de forma muy significativa". A su juicio, constituye "una forma de ir adelantándose" a las necesidades. para que "todos" puedan "disfrutar de una justicia en buenas condiciones".

En cuanto a las reclamaciones o necesidades, Bugallo ha expresado su "seguridad" de que tendrá el apoyo de la Xunta y ha fijado las peticiones en la "vieja demanda" de un juzgado de lo mercantil o uno mixto que pueda hacer funciones de este tipo, junto con un juzgado de lo contencioso-administrativo más.

El nuevo edificio contará con 2.000 metros cuadrados de superficie útil repartidas entre sótano, planta baja y tres pisos, en los que se colocarán los tres juzgados de lo social y dos de lo contencioso-administrativo, con espacio para uno más.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies