El padre del gallego encarcelado en República Dominicana por transportar droga pide la intervención del Gobierno

Actualizado 27/01/2011 15:09:17 CET

Los tres jóvenes pontevedreses detenidos permanecen encarcelados hasta el juicio que se celebrará en tres meses

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

La familia de Hugo Leiro Garrido, el joven detenido el pasado domingo en el Aeropuerto de Punta Cana, en la República Dominicana, por transportar droga ha pedido una "reunión urgente" con el subdelegado del Gobierno en Pontevedra, Delfín Fernández, para pedirle que intervenga ante la situación del chico y de otras dos jóvenes arrestadas junto con un ciudadano suizo con 35 kilos de cocaína en sus equipajes.

Fuentes de la Subdelegación del Gobierno han confirmado a Europa Press que el padre de Hugo Leiro, José Luis Leiro, ha remitido un escrito en el que pide una entrevista urgente con el subdelegado, por lo que éste estudia la posibilidad de reunirse con él en función de su agenda.

Al respecto, José Luis Leiro ha resaltado a Europa Press que, en caso de no ser citado, el viernes acudirá a la Subdelegación. "Mañana me planto allí para que me reciba", ha manifestado el padre de Hugo Leiro, quien ha lamentado que ni el Gobierno central ni la Xunta se hayan puesto en contacto con él ni con las familias de las otras dos chicas de Vilagarcía de Arousa encarceladas.

Leiro ha resaltado la ayuda de la Embajada de España en República Dominicana y del canciller, ya que le han asistido y facilitado un abogado a su hijo que, junto con las otras dos chicas, permanece en prisión preventiva hasta que dentro de tres meses se celebre el juicio contra los tres gallegos.

José Luis Leiro ha explicado que su hijo le indicó que fue "engañado" por un individuo de Sanxenxo (Pontevedra) que está "en busca y captura", según ha afirmado, y "le cambió la maleta en el aeropuerto" y le introdujo la droga. Por ello, pide la intervención de las autoridades españolas para localizar a esta persona.

En el equipaje de Hugo Leiro Garrido y de la vilagarciana Mónica Pardal Abad hallaron 13 paquetes con más de 15 kilos en el doble fondo, mientras que en uno de los bultos de la otra joven de Vilagarcía arrestada, Lorena Barcala Ares, estaban ocultos seis paquetes con siete kilos de peso en una caja de cartón forrada con papel de aluminio, la misma cantidad que en otra de las maletas que portaba.

La cantidad restante, casi seis kilos, la llevaba el ciudadano suizo Flavio Luigi Toletti, que viajaba con los tres gallegos hacia Bruselas cuando el domingo fueron apresados en el Aeropuerto Internacional de Punta Cana.

CONDICIONES EN PRISIÓN

Sobre las condiciones en las que los jóvenes están en la prisión dominicana en la que se encuentran encarcelados, José Luis Leiro ha indicado que desde el miércoles su hijo "tiene agua caliente y comida" que, según ha asegurado, debe pagar para tener, así como para poder dormir en una cama en lugar de en el suelo.

"Me pidió que le mandara 600 euros porque tiene que pagar la cama y el agua", ha aseverado el padre de Hugo, al tiempo que ha señalado que su hijo es asmático y debe enviarle los inhaladores desde España.

Leiro ha señalado, asimismo, que el miércoles mantuvo una reunión con las familias de las otras dos chicas detenidas y ha comentado que "delegaron" en él para realizar los trámites oportunos para que defiendan a los tres jóvenes después de que "enviaran dinero" a una persona dominicana "y se quedaran sin él".

Al respecto, ha afirmado que "a través de llamadas con número oculto" le han pedido, en concreto a él, desde la República Dominica cantidades de dinero que oscilan entre los "5.000 y 50.000 euros" para el mantenimiento de su hijo, pero "el canciller dice que no envíe ni un euro sin su permiso". Únicamente ha dicho que mandó dinero a la abogada para la manutención de su hijo.

OCULTOS

Los agentes de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) de servicio en la máquina de rayos X de la terminal de Punta Cana retuvieron el domingo cinco maletas, dos etiquetadas a nombre de Hugo Leiro Garrido, otras dos a nombre de Barcala Ares, así como una quinta a nombre del suizo Luigi Toletti, por presentar éstas imágenes sospechosas de que en su interior habían sustancias prohibidas.

Los bultos fueron llevados junto con sus propietarios a la Oficina del Centro de Información y Coordinación Conjuntas (CICC), donde se procedió a requisarlas en presencia de una fiscal adjunta.

Los tres gallegos y el suizo pretendían viajar a Bruselas, la capital de Bélgica, en el vuelo TB602, de la aerolínea Jeta Air Fly, para luego regresar a sus localidades de origen, Sanxenxo y Vilagarcía.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies