Una pareja con cinco hijos protesta ante el posible desahucio del piso en alquiler

Actualizado 20/01/2012 19:42:40 CET

Una pareja con cinco hijos protesta ante el posible desahucio del piso en alquiler

en el que viven en ferrol

Actualizado 20/01/2012 19:42:40 CET

Él es mariscador y ella trabajadora a domicilio de una empresa que presta servicios para el Ayuntamiento ferrolano

FERROL, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

Una pareja de Ferrol con cinco hijos ha protestado este viernes ante el Ayuntamiento de la localidad, con el apoyo del sindicato CIG, para denunciar que estaban a punto de ser desahuciados del piso en alquiler en el que vivían y que aseguran que no podían pagar.

La mujer María Elena Rodríguez Caínzos trabajó desde finales de octubre hasta enero en la empresa Serviasistencia, una de las adjudicatarias del servicio de ayuda a domicilio del Ayuntamiento de Ferrol y ha denunciado que le adeuda 1.700 euros.

Él, Roberto Bouza, es mariscador de la Cofradía de Ferrol y ha comentado que todavía no ha percibido de la Consellería do Mar el dinero correspondiente a los trabajos de regeneración de la ría que realizó en noviembre.

Ante la falta de ingresos de los dos en la mañana de este viernes se dirigieron al Ayuntamiento de Ferrol para denunciar que se encontraban en una situación "límite" y que el dueño del piso de alquiler en el que residían, en el barrio de Caranza, los había amenazado con el desahucio.

María Elena Rodríguez ya participó la pasada semana en una rueda de prensa de la CIG en la que se criticaron los impagos de la empresa Serviasistencia a sus trabajadoras. Desde la Federación de Servizos del sindicato se había reclamado al Ayuntamiento que exigiese a la compañía el pago de las nóminas a las trabajadoras y se aseguraba que habían recibido las denuncias de hasta 20 empleadas.

"NO VAMOS A PERMITIR ESTO"

Por este motivo, la protesta se ha dirigido al Ayuntamiento ferrolano. Xesús Anxo López Pintos, portavoz comarcal de la CIG, ha asegurado que la central sindical no va a permitir "que la gente pase hambre y que la administración no lo solucione", porque "parece que para esta administración una trabajadora de ayuda en el domicilio es secundaria y un mariscador, un lumpen de la sociedad". "No vamos a permitir esto y menos siendo la administración culpable subsidiaria de esto", añadió.

Tras la reunión que tuvo lugar entre la edil delegada de Asuntos Sociales del Ayuntamiento y los responsables de la CIG, María Elena Rodríguez confía en que el lunes pueda obtener alguna respuesta sobre el pago de las cantidades económicas que le debe la empresa.