El Parlamento reducirá sus 'vacaciones'

Xunta De Portavoces
Foto: EUROPA PRESS/REMITIDO
Actualizado 06/06/2015 12:44:47 CET

Una reforma reglamentaria resolverá la problemática surgida en el reparto de iniciativas tras la llegada de dos diputadas al Grupo Mixto

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El Parlamento gallego reducirá sus 'vacaciones' parlamentarias y adelantará un mes el inicio de su trabajo ordinario, de manera que la intención es que este mismo año se reanude la actividad en septiembre. Además, también se ampliará el otro de los periodos de sesiones y sus señorías volverán a la Cámara desde mediados de enero, tras el descanso navideño.

   En ello coinciden el grupo mayoritario, el PPdeG, y los socialistas, aunque la pretensión, según las fuentes consultadas por Europa Press, es buscar el consenso de todos los grupos para la reforma del reglamento. Con el retoque de las normas parlamentarias, también se pretende acabar con la problemática surgida en el reparto de iniciativas tras la llegada de una segunda diputada al Grupo Mixto, que actualmente cuenta con dos parlamentarias, ambas provenientes de AGE por diversos motivos.

   Para llevar a cabo la reforma, existen actualmente dos posibilidades. Por un lado, en el próximo pleno se debatirá una proposición de ley del Grupo del PSdeG, en la cual se recoge esta idea, aunque la propuesta de los socialistas profundiza en otros aspectos del reglamento a los que los populares no hacen referencia por el momento.

   Paralelamente, el PPdeG ha registrado una proposición de ley por la vía de urgencia, al que ha tenido acceso Europa Press, para una reforma más restringida. Sin embargo, todavía no ha sido tomada en consideración en el pleno y, esto significa, que no daría tiempo a su tramitación en este periodo de sesiones por de una manera ordinaria.

   De esta forma, cabe la posibilidad de que los populares apoyen ya que se tramite la propuesta del PSdeG el martes y que conviertan sus retoques en enmiendas al texto de los socialistas, grupo con el que coinciden en aspectos como el de la ampliación de los periodos de sesiones y en ciertas cuestiones del reparto de iniciativas.

   Con todo, el PPdeG decidirá el sentido de su voto en la reunión de grupo del próximo lunes, el día anterior al pleno. Sea como fuere, la reforma acabará produciéndose por el impulso que le dará el grupo mayoritario de la Cámara.

CONTENIDO DE LA PROPUESTA

   En su propuesta de ley, los populares aprovechan para resolver, por la vía de otros cambios en el reglamento, la polémica que ha acarreado el nuevo reparto de iniciativas con la entrada de una segunda diputada al Grupo Mixto.

   En la reorganización del cupo de iniciativas, los grupos del BNG y de AGE se quedaron sin varias iniciativas, entre ellas, sin la posibilidad de realizar en todas las sesiones de control preguntas dirigidas al presidente de la Xunta.

   Esta situación obtuvo el rechazo de la oposición, no sólo de AGE y BNG, sino también del propio Grupo Mixto, que quería su cuota de iniciativas sin que ello supusiese una merma para las demás fuerzas del Parlamento. De hecho, los nacionalistas ya presentaron un escrito de amparo ante el Tribunal Constitucional ante lo que consideran una "vulneración" de sus derechos.

   Como interpretaron que esta situación supuso romper de forma "unilateral" el acuerdo que se había adoptado entre los grupos de no intervenir en las interpelaciones (batería de preguntas que se le formulan a un miembro del gobierno sobre un tema), los nacionalistas pidieron intervenir, a partir de entonces, en los debates de estas iniciativas.

   Y, como consecuencia, también el resto de las formaciones empezó a tomar posición en los debates, una cuestión que el reglamento actual recoge como opcional.

ZANJAR LA DISCUSIÓN

   La reforma que el PPdeG impulsa pretende zanjar esta discusión con una modificación de la norma. Así, el reglamento ya no permitirá participar a los grupos que no formulan la interpelación y limitará a un máximo de tres las preguntas al jefe del Ejecutivo por pleno.

   En la práctica, si existen como en la actualidad cuatro grupos en la oposición, uno de ellos no podrá formular pregunta en cada pleno. Hay que tener en cuenta que, además, el PPdeG no formula pregunta al jefe del Ejecutivo, como sí ocurría con el bipartito, cuando PSdeG y BNG sí preguntaban al expresidente Emilio Pérez Touriño.

   Paralelamente, se aumentará el número de sesiones plenarias que habrá al año, ya que, al habilitar el mes de septiembre y la mitad del mes de enero, al menos, corresponde la celebración de tres plenos ordinarios más por ejercicio.

LA XUNTA, A FAVOR

   La reforma, cuenta con el criterio "favorable" del Ejecutivo de Alberto Núñez Feijóo, como así lo expresa en un escrito de trámite ordinario que ha hecho llegar al Parlamento, en el que se muestra de acuerdo con que se tramite la propuesta de ley formulada por el PPdeG.

   En la exposición de motivos, los populares explican que se trata de "recoger prácticas que se vienen llevando a cabo de forma habitual en la actividad parlamentaria", así como introducir "novedades" motivadas en "incrementar aún más su actividad y fortalecer la transparencia".

   Así, se consolidarán las comparecencias de los conselleiros del Gobierno gallego para presentar los presupuestos de sus respectivos departamentos y se ratificará la obligatoriedad de un debate de política general, que ya se realiza siempre, salvo en año electoral, por coincidir ese mismo ejercicio con el debate de investidura de la persona que accede a la Presidencia de la Xunta.

   Como otra novedad, se encuentra la obligación de dotar a la Cámara de un portal web en el que se recoja toda la información relacionada en materia de transparencia.

PROPOSICIÓN DE LEY DEL PSDEG

   La propuesta de ley fue registrada el pasado 25 de mayo, mientras que el PSdeG presentó, al inicio de este periodo de sesiones una iniciativa para reformar el reglamento del Parlamento que será la que se lleve al pleno de la semana que viene para su toma en consideración.

   Sin embargo, la propuesta del PSdeG es más profunda y busca una reforma global del reglamento, que incluya otras medidas de exigencias a la Xunta, como la obligación de que el Gobierno gallego dé la información que requieren los diputados en un tiempo determinado, o la posibilidad de que los miembros del Gobierno comparezcan a petición de la oposición sin que la mayoría parlamentaria pueda bloquearlo.

   Además, en la modificación que propone el PSdeG, también se incorpora la regulación de los diputados no adscritos. De esta manera, a modo de ejemplo, Carmen Iglesias y Chelo Martínez, que se presentaron bajo las siglas de AGE, formarían parte de la Cámara como diputadas no adscritas y no como miembros del Grupo Mixto, lo que les proporciona actualmente más prerrogativas parlamentarias.