Los peritos ven "muy difícil justificar" la legítima defensa

Juzgados De Santiago, En Fontiñas
EUROPA PRESS
Actualizado 29/02/2012 18:03:53 CET

Aseguran que "no hay ninguna forma" de que los hechos "sean compatibles" con la versión del acusado dada la reconstrucción

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los peritos que han prestado declaración este miércoles en el juicio contra Alfredo O.M., acusado de asesinar al considerado cabecilla de una red de narcotraficantes en la zona de A Pobra (A Coruña) Juan Manuel Fariña Bretal, han asegurado que es "muy difícil justificar la legítima defensa" en este caso, al tiempo que han contradicho la versión dada por el acusado sobre como se produjeron los hechos.

Durante su declaración en la tercera jornada del juicio, que se celebra en la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña con sede en Santiago, dos expertos en infografía de la Guardia Civil han presentado la reconstrucción virtual de los hechos según la versión del acusado y, por otra parte, teniendo en cuenta la trayectoria de las dos balas que alcanzaron a Juan Manuel Fariña.

Teniendo en cuenta los datos forenses y la reconstrucción virtual, los agentes han asegurado que "no hay ninguna forma de que sea compatible la versión del acusado" con esta reconstrucción y con las evidencias físicas, incluso planteando "un margen" de error.

Así, han considerado que los disparos no se produjeron, como defiende el acusado, en el transcurso de un forcejeo y cuando la víctima tenía el arma en la mano e incluso han apostillado que creen que "ni siquiera hubo forcejeo".

RECONSTRUCCIÓN

Durante la declaración de los agentes se mostró al jurado una grabación de vídeo con la reconstrucción de los hechos realizada por el acusado, Alfredo O.M., en la que defendía que el primero de los disparos se produjo en la sien y que fue fruto de un forcejeo, mientras que el segundo, en la frente, se produjo de manera consecutiva.

Sin embargo, los expertos señalaron que "lo más lógico", de acuerdo con la versión también del forense, es que "el disparo de la frente fuese el primero" y que el segundo se hubiese producido a continuación, cuando la víctima yacía con la cabeza ladeada.

Además, descartaron que los disparos fuesen "consecutivos", dado que las trayectorias de las balas son "incompatibles", lo que supone "un cambio de posición del disparador" y para lo que, según su versión, se necesitó un lapso de tiempo.

Finalmente, los expertos también han considerado que la versión del acusado es incompatible con la situación del casquillo encontrado. En concreto, han explicado que, si los hechos se produjeron como narra Alfredo O.M., el casquillo debería haber caído fuera del coche y que, sin embargo, fue localizado en el interior, lo que apoyaría que el acusado introdujo el arma en el vehículo en algún momento para disparar.

UNA VERSIÓN "DIFÍCIL"

Por su parte, el forense del Imelga Benito Alfonso López de Abajo también ha declarado para dar a conocer los resultados de la autopsia realizada a Juan Manuel Fariña y ha apoyado la versión dada por los expertos de la Guardia Civil.

En este sentido, el forense ha asegurado que es "difícil" que el primer disparo en producirse fuese el de la sien, dado que la trayectoria implicaría que el tirador o la pistola estuviesen "en una posición muy baja" con respecto a la víctima.

En contraposición, ha apostado porque el primer disparo fue el de la frente y que el segundo se produjo cuando la víctima "tenía la cabeza inclinada" a causa del primer impacto.

Por otra parte, ha señalado que el disparo en la frente se realizó con el cañón del arma "en contacto" con la piel de la víctima, algo que evidencia la herida irregular, y que, sin embargo, el segundo se produjo a más distancia, aunque no ha podido precisar a cuanta dado que la víctima permaneció algunos días viva e ingresada en el hospital, donde le limpiaron los restos de pólvora.

Ambos disparos, ha precisado el forense, fueron "muy graves" y, según su experiencia, cualquiera de ellos por separado podía haber causado la muerte de la víctima. Sin embargo, ha precisado que, "médicamente", el disparo de la frente es "más grave".

Finalmente, el forense ha asegurado que, en su inspección del cuerpo de la víctima, no detectó ninguna herida defensiva en las manos ni lesiones que pudieran producirse durante un forcejeo.

Para concluir las declaraciones periciales, han comparecido expertos en fisioterapia y traumatología para tratar de arrojar luz sobre la posibilidad de que el arma, agarrada por la mano de la víctima, se pudiese haber disparado contra su sien. Sobre esta cuestión, los expertos lo han considerado no plausible, aunque uno de los fisioterapeutas ha abierto esta posibilidad si se tiene en cuenta, además de la flexión de la muñeca, la flexión del codo y del hombro de la víctima.

PENAS

La Fiscalía solicita para Alfredo O.M. 20 años de prisión por un delito de asesinato, la misma pena que para Vicente H.C., el otro acusado en la causa, a quien considera "cooperador necesario" de los hechos dado que, supuestamente, habría proporcionado el arma. La acusación particular, por su parte, pide condenar a Alfredo O.M. por un delito de asesinato y a Vicente H.C. como cómplice.

Finalmente, la defensa de Alfredo O.M. solicita la libre absolución del acusado al entender que existen los eximentes de "legítima defensa" y "miedo insuperable". Sin embargo, el abogado defensor ha planteado la posibilidad de admitir la calificación de un delito de homicidio con las atenuantes de legítima defensa y miedo insuperable.