Un joven se autolesiona tras reconocer que intentó matar a su expareja

Actualizado 10/05/2016 15:01:12 CET

Llega a un acuerdo por el que se reduce la pena que le pedían de 19 años de prisión a 10 con la prohibición de aproximarse a la víctima

   PONTEVEDRA, 10 May. (EUROPA PRESS) -

   Un hombre acusado de asesinato en grado de tentativa, amenazas y otros delitos se ha cortado en el cuello ante los magistrados de la sección cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra después de confesar la autoría de estos delitos y reconocer que amedrentó a su expareja a través de las redes sociales días antes de adquirir una escopeta que había sido robada y para la que no tenía licencia.

   Entre lágrimas, Paulo José F.V. pidió un turno de palabra al tribunal para pedir perdón e, inmediatamente después, cogió una cuchilla que tenía escondida bajo la manga de la camisa y se autolesionó en el cuello dentro de la misma sala de vistas.

   Todo quedó en un susto, ya que sólo sufrió un corte superficial en el cuello y en una mano, pero tuvo que recibir atención médica por parte de los sanitarios del 061 después de que fuese reducido por la Policía Nacional.

   Paulo José alcanzó un acuerdo de conformidad con la Fiscalía por el que se redujo la pena inicial que le pedían de 19 años de prisión a 10 años con la prohibición de aproximarse a la expareja, a su domicilio, lugar de trabajo, de estudios, o cualquier otro frecuentado por ella a una distancia inferior a 500 metros, así como de comunicarse con ella por cualquier medio directo o indirecto, por tiempo doce años superior a la pena de prisión impuesta.

   Para ello, reconoció que fue el autor de los hechos, pero mostró su arrepentimiento y ante el tribunal de la sección cuarta pidió "perdón a la supuesta víctima" por "lo que le quería hacer". "Lo siento mucho", añadió entre lágrimas.

   En la sala estaban en ese momento las tres magistradas del tribunal, el fiscal, el abogado defensor, las agentes judiciales y los agentes de la Policía Nacional que custodiaban al acusado, pues está en prisión y permanecía detenido y custodiado. Según indicó el fiscal jefe, Juan Carlos Aladro, todo se quedó en un susto por la rápida intervención de los policías.

HECHOS PROBADOS

   Según el escrito de acusación del Ministerio Fiscal, el acusado Paulo José F.V., mayor de edad y con antecedentes penales computables a efectos de reincidencia, mantuvo una relación sentimental con una joven, y una vez que la chica puso fin a dicha relación, el acusado, con intención de amedrentarla, subió a su página de Facebook un video sobre limpieza de escopetas al que acompañó del siguiente texto "Muy importante saber.lo".

   Junto a esto, también un video sobre cómo hacer un test a una escopeta al que acompañó del siguiente texto "Probando...probando estamos" y una fotografía de dos pistolas que acompañó del texto "Las mejores amigas del hombre jajaja nunca te decepciona". Además, el acusado envió dos mensajes de Whatsapp a la joven en los que decía "tik tak tik tak empieza la cuenta atrás".

   Con el mismo ánimo de amedrentarla, también envió a la joven mensajes por Whatsapp en los que decía: "la pesadilla acaba de empezar", "yo nunca quizen volver ser malo pero tu me hiciste volver a serlo", "y no tengo nada a perder .... la cosa mas enportante ya la perdi", "por esso... digo el juego acaba de empezar", "no voy a luchar mas", "y voy a ser muy malo", "y que separas wue tienes un enemigo", "vete a denunciar pide protección".

   En aquellos días el acusado adquirió una escopeta semiautomática y munición. Carecía de licencia y sabía, según el fiscal, que el arma procedía de un robo con fuerza.

   El 10 de diciembre de 2014, el acusado se dirigió al domicilio de su expareja sentimental, apostándose frente a su portal portando la citada escopeta cargada y sin el seguro, a la espera de que la mujer abandonara su domicilio para ir a trabajar, momento en el que, aprovechando la sorpresa, la capacidad letal del arma y su fácil y rápido uso, pretendía matarla disparando sobre ella con la escopeta, que ya tenía cargada y sin seguro y, a continuación, poner fin a su propia vida, tal y como dejó escrito en una nota que entregó en un sobre a su madre. No logró su propósito al leer la madre la nota y alertar a la chica, quien solicitó el auxilio policial.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies