La popular María Jesusa Candal asume la Alcaldía de Vilamartín (Ourense) tras la dimisión de su padre

 

La popular María Jesusa Candal asume la Alcaldía de Vilamartín (Ourense) tras la dimisión de su padre

Actualizado 04/12/2008 18:31:01 CET

La regidora agradece el "apoyo" de sus compañeros y el BNG tilda de "tomadura de pelo" lo ocurrido en el municipio en los últimos días

OURENSE, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

María Jesusa Candal (PP) resultó hoy elegida alcaldesa de la localidad ourensana de Vilamartín, cargo que ocupará después de que su padre, el también popular Manuel Candal, presentase su dimisión tras 36 años como regidor del municipio después de una crisis con sus propios compañeros de grupo.

Durante el pleno extraordinario, que duró aproximadamente 15 minutos, el BNG tildó de "tomadura de pelo" lo ocurrido en el municipio en los últimos días, por lo que decidió no presentar candidato a la Alcaldía. Así, la popular María Jesusa Candal obtuvo mayoría absoluta, con el apoyo de seis ediles, mientras que el candidato socialista, Santos Prada, consiguió tres. Además, hubo un voto en blanco.

La nueva alcaldesa agradeció a sus compañeros de gobierno el "apoyo incondicional" que le han mostrado "siempre" y garantizó que los populares seguirán "unidos como hasta ahora" y continuarán con sus "proyectos comunes".

Aunque se mostró "abierta" al diálogo y a tener en cuenta las iniciativas de los grupos de la oposición, Candal cerró la sesión plenaria sin dar voz a los concejales de PSdeG y BNG, quienes exclamaron a la salida "viva la libertad de expresión".

A la salida del Pleno municipal, la regidora reunió a los medios de comunicación para hacerles conocedores de que el PP había redactado un comunicado que sólo darían a los medios bajo la promesa de publicarlo "íntegramente". Ante la negativa de recibir el escrito si no era cumpliendo estas condiciones, los periodistas decidieron marcharse.

Previamente a la elección de la alcaldesa, en nuevo edil Enrique Álvarez juró su cargo, en el que sustituye a Manuel Candal, que, además de su dimisión como alcalde también renunció a su acta de concejal. La sesión plenaria comenzó con un minuto de silencio por el último atentado de ETA contra el empresario vasco Ignacio Uría.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies