Próximos a Quinteiro apelan a no participar en la consulta "ilegítima" de En Marea sobre el futuro de la diputada

Actualizado 18/05/2018 15:58:30 CET

   El alcalde de Santiago se sitúa fuera del debate interno y cree que sus "razones tendrá" quien lo quiera "mantener artificialmente"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 18 May. (EUROPA PRESS) -

   Un colectivo próximo a la diputada Paula Quinteiro ha impulsado un manifiesto en el que apelan a no participar en la consulta, que tachan de "ilegítima", convocada por el Consello das Mareas para que los inscritos se pronuncien sobre el futuro de la diputada, que se vio envuelta en un incidente con la Policía Local de Santiago en la madrugada del 18 de marzo.

   El manifiesto, que de partida ha contado con medio centenar de firmas de integrantes de varias mareas locales, y que lleva por título 'Coidando a unidade' --igual que la web donde se puede firmar--, apunta que la activación de una consulta a las bases "no es un procedimiento aplicable en este caso, carece de todas las garantías y solo tensiona el espacio político común". "Esta consulta deja en suspenso los valores democráticos fundamentales de nuestro espacio político y vulnera los documentos organizativos y el código ético de En Marea", apunta el documento.

   Por ello, los impulsores han promocionado desde sus cuentas de Twitter, red social en la que se ha abierto una cuenta también con el nombre del manifiesto, y llaman a la "no participación en esta consulta ilegítima, a cuidar de los espacios de sororidad y fraternidad, con respeto a las reglas democráticas" de las que se dotó la organización política. "No vamos a participar en este linchamiento público, que, como decíamos, solo favorece al PP", sentencian.

   Previamente, apelan a que En Marea nació como "espacio plural y diverso" y para "remover los marcos, no para adaptarse a ellos". También denuncian que el "PP y sus medios acólitos iniciaron una campaña de acoso y derribo" contra --dicen-- "una de las nuestras" porque "la presencia de las de abajo en las instituciones diseñadas por ellos y para ellos no siempre los incomodó".

   En el manifiesto, los impulsores apuntan que "la ética de los de abajo es diferente", no es "su ética abstracta y cargada de hipocresía". "Por eso no compartimos ese señalamiento mediático, esa retroalimentación de una máquina del fango que solo quiere destruir los espacios de cambio", apunta el texto.

   Los allí firmantes aseguran que "no entienden la activación de mecanismos inéditos" que "no constituyen las fórmulas de control democrático" que se dieron en la formación política, sino "mecanismos plebiscitarios que no corresponden al momento actual, que solo contribuyen al linchamiento político y mediático".

EL ALCALDE DE SANTIAGO, FUERA DEL DEBATE

   "Es algo de lo que no me ocupé ni un segundo de mi imaginación. No tengo una posición al respecto; soy absolutamente sincero", ha respondido este viernes el alcalde de Santiago de Compostela, Martiño Noriega, quien ha asegurado que se "dedica a tiempo completo" al Ayuntamiento, a lo que suma su situación familiar (a punto de ser padre por segunda vez).

   Así, el también militante de Anova --cuyo portavoz nacional es actualmente Antón Sánchez-- ha asegurado que "no" tiene tiempo de "valorar" su "participación o no" en "dinámicas de las que están exiliado".

   Preguntado por si ha hablado de esta cuestión con el portavoz de Anova, quien en días pasados sostuvo que tendría que haberse abierto un proceso revocatorio en lugar de celebrarse una consulta en aras de otorgar a la afectada "garantías", Noriega ha dicho que "coincide en casi todo con Antón Sánchez", pero ha aclarado que no habló de esta cuestión concreta con él.

   "Me apiado mucho de él, pero bastante tengo conmigo mismo", ha bromeado, antes de señalar que el espacio político, al menos en las ciudades, tiene un "reto suficientemente importante que no permite distorsionar con dinámicas que hace tiempo que se alejaron de la manera de hacer" y con debates que están "fuera" de la sociedad. "Y quien los mantiene artificialmente, sus razones tendrá", ha zanjado.

"REVOCATORIO ENCUBIERTO"

   En las últimas horas, la diputada Paula Quinteiro, denunció ante la Comisión de Garantías que el Consello das Mareas aprobó un "revocatorio encubierto" sobre su cargo de parlamentaria y ha reprobado que no ha tenido la posibilidad de defenderse por los cauces que existen para ello de forma reglada.

   El Consello das Mareas, con 23 votos a favor y la decisión de diez miembros de no votar (así manifestada explícitamente en la reunión telemática de este órgano de dirección), aprobó el reglamento que rige la consulta sobre si Paula Quinteiro debe presentar su dimisión.

   En ese sentido, en un último informe de la Comisión de Garantías, se resuelve que la diputada "cuenta con los canales de comunicación propios de la organización para trasladar a los adscritos un escrito con los argumentos que desee".