El PSdeG condena que el PPdeG lleve como candidata a la alcaldesa de O Courel (Lugo), apoyada por un tránsfuga

Pablo García
PSDEG-PSOE
Actualizado 04/03/2011 13:57:11 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Organización del PSdeG, Pablo García, ha condenado que el PPdeG incluya como cabeza de lista en Folgoso do Courel (Lugo) para las elecciones municipales del 22 de mayo a la actual alcaldesa, Dolores Castro Ochoa, que dirige el Ayuntamiento desde finales de 2009 gracias a una moción de censura y con el voto de un tránsfuga del grupo socialista.

"Corrobora todo aquello que decíamos", ha destacado en rueda de prensa, a preguntas de los periodistas, Pablo García, para denunciar que el presidente de los populares gallegos, Alberto Núñez Feijóo, "estaba detrás de las mociones de censura y ahora está detrás de la inclusión de esa gente en las listas".

A juicio del secretario de Organización de los socialistas, esta, como la de Mos y Abegondo, es una decisión "que Feijóo pretende pasar de perfil", al achacarle una actitud de "ambigüedad e indeterminismo" con respecto al transfuguismo. "Pero que no se olvide que ese va a ser su verdadero test de ética y catadura democrática", ha avisado, para incidir en que "no va pasar desapercibido" que el líder del PPdeG "está dejando hacer".

Tanto el PSdeG como el conjunto de los ciudadanos gallegos, ha subrayado García, "se sienten engañados" con hechos como el de O Courel y "ese ánimo" que el socialista atribuye e Núñez Feijóo de "considerar que nadie se entera de nada".

"¿A qué venía aquello de expulsarlos del partido y pedirles la baja?", se ha preguntado, para criticar que, a continuación, los implicados en mociones de censura con tránsfugas "luego hiciesen otro partido". "Ahora vuelven al PP y se presentan otra vez en las listas", ha reprobado.

Para Pablo García, "en el fondo todo fue un paripé". "El primer compromiso ético de un político y de un partido político es que no vayan los tránsfugas en las listas", ha aseverado, para concluir que en la localidad lucense, como en Mos y Abegondo, "se metió la mano en la cartera y se vulneraron los derechos de los ciudadanos".