Del Real declarará por supuesto acoso laboral a una trabajadora del Puerto

 

Del Real declarará por supuesto acoso laboral a una trabajadora del Puerto

Actualizado 15/11/2010 20:03:44 CET

El abogado del presidente pide a la demandante que analice si esto le "beneficia", dado que Del Real se querelló contra ella por injurias y calumnias

FERROL, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Autoridad Portuaria de Ferrol, Ángel del Real, tendrá que prestar declaración por la demanda por supuesto acoso laboral interpuesta por una trabajadora de la entidad, L.G., que asegura que fue cambiada de puesto y sufrió la reducción de su salario después de haber rechazado las insinuaciones sexuales supuestamente realizadas por el dirigente del puerto desde que fue nombrado por la Xunta de Galicia en 2009.

La vista judicial tuvo lugar hoy en el Juzgado de lo Social 1 de Ferrol, pero los testigos no llegaron a declarar. El juez estimó de oficio que para obtener más garantías en el proceso era preciso ampliar la denuncia por acoso laboral a otros trabajadores del puerto, para que se garantizase que no se repetiría la situación de acoso laboral, si se confirmaba que existía.

Conforme a esto, el abogado de la trabajadora tendrá cuatro días para ampliar la demanda a otros cinco o seis empleados del puerto, si bien la acusación directa de acoso laboral se mantendrá contra Ángel del Real y el secretario del puerto.

El presidente del Puerto no acudió este lunes a la vista judicial y su declaración fue remitida por escrito. Sin embargo, ante el cambio en el proceso, sí tendrá que declarar en persona cuando se celebre el juicio. Los estimaron que la próxima vista judicial se desarrollará hacia el mes de febrero.

HECHOS

La trabajadora presentó en julio la demanda contra el Puerto. Pide que se la restituya en su puesto de trabajo original y que se garantice que cesará el acoso en su contra. Su abogado, Xoán Antón Pérez Lema, estudia pedir una indemnización de 60 euros diarios desde que se inició el supuesto acoso laboral, el uno de agosto de 2009.

Los hechos que figuran en la demanda se remontan al anterior mandato de Ángel del Real al frente del puerto. La mujer, que comenzó a trabajar en la Autoridad Portuaria en junio de 2004, asegura que había sido acosada sexualmente por Del Real mientras estuvo en el cargo hasta 2005.

En la demanda, lo acusa de haberla agredido física y verbalmente en aquel momento y de haberla vuelto a acosar sexualmente cuando Del Real volvió a ocupar el puesto de presidente en el año 2009. Aunque sitúa estos hechos como uno de los "motivos" del 'mobbing' que denuncia, no presentó demanda por acoso sexual y se centró en la reclamación laboral. El abogado de la trabajadora citará de forma expresa a Del Real pero también al secretario general del Puerto, Antonio López Coira.

Según aseguró Pérez Lema, la mujer había ascendido de puesto bajo la presidencia de Amable Dopico y el propio Del Real le incrementó las retribuciones por resolución del 31 de julio de 2009. Sin embargo, añadió que el secretario general había indicado que esa subida era ilegal.

En este contexto, "tras negarle el salario reconocido a 1 de agosto, hay un doble plano, Del Real vuelve a intentar esa situación de acoso, pero los intentos son infructuosos" y se "produce una situación de desapego". Así, Pérez Lema afirmó que "a partir de noviembre se le van retirando competencias y facultades" que desembocan en "febrero de 2010 en un cambio de organigrama del Puerto", del que fue informada el mismo día en el que se hacía efectivo, por el que pasa de ser jefa de División de Recursos Humanos a jefa comercial.

ACOSO LABORAL

La situación de acoso laboral, según relata la demanda, continuó durante los meses posteriores con diferentes hechos, como los sucedidos durante la organización de una cena pública en el Pazo Libunca de Narón, durante la celebración del campeonato "interpuestos" integrado en los actos de aniversario del ente portuario, en el que la mujer fue sometida a "repetidas humillaciones". Por este motivo, Xoán Antón Pérez Lema ya solicitó que presten declaración representantes de otras Autoridad Portuarias que fueron testigos de los hechos.

Asimismo, entre las personas que el abogado de la demandante llamó a declarar como testigos figura el presidente del Puerto bajo el mandato bipartito de la Xunta de Galicia, el socialista Amable Dopico, para avalar la calidad del trabajo realizado por la mujer y que le había valido su ascenso, antes del cambio de mandato. También prestará declaración el abogado del Estado Ángel Fenor de la Maza, que estuvo presente en el Consejo de Administración del Puerto en el que no se aceptó la reclamación que realizó la trabajadora antes de llegar a la vía judicial.

Pérez Lema insinuó que además el Puerto podría estar presionando a sus trabajadores para que no admitan la supuesta situación de acoso, ya que denunció que la Autoridad Portuaria se está dirigiendo "con cierto entusiasmo" contra las personas que podrían testificar en este proceso. "No quiero imputar ninguna conducta ilegítima, pero creo que hay un exceso de celo en intentar aparentar que no hubo nada", manifestó Pérez Lema, que explicó que "en una misma mañana, en horario de trabajo, fueron 15 personas del puerto a firmar ante notario a decir que nunca vieron mobbing". "El mero hecho, para nosotros, es un indicio de que existió mobbing", ha concluido.

EL PUERTO ASEGURA QUE NO EXISTEN PRUEBAS

El abogado de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao, Marcelino Martínez Vázquez, aseguró que no existían pruebas de los hechos denunciados. A la salida de la vista judicial, manifestó que "después de la tramitación de un expediente informativo interno, no existe ninguna base que sustente la demanda, se basa simplemente en apreciaciones subjetivas de la demandante y el conflicto surge porque en cumplimiento de la normativa de Puertos del Estado se le redujo una retribución que había firmado el presidente, en ausencia del jefe de personal, y comenzó una campaña soterrada en la que culpaba al jefe de personal de esa reducción y contra el presidente de la Autoridad Portuaria que la firmó".

"En este tipo de procedimientos hay que presentar un principio de prueba objetiva y no subjetiva, que sustente la pretensión del demandante y aquí no se presenta absolutamente nada", añadió. Marcelino Martínez puntualizó además que "se hacen afirmaciones tanto en la demanda como en escritos paralelos que son constitutivas de delito, y la demandante tendrá que valorar si esta huida hacia delante es la más beneficiosa para ella".

Desde la Autoridad Portuaria de Ferrol se matizó además que la trabajadora había presentado una reclamación por el cambio en el puesto de trabajo en la que pedía que se la restituyese a su puesto y reclamaba una indemnización. Por este motivo, se había abierto un expediente informativo en el que se tomó declaración a 42 trabajadores de la Autoridad Portuaria. El expediente concluyó que no existe ningún tipo de acoso.

El presidente del Puerto, Ángel del Real, ya interpuso el pasado 1 de septiembre una querella criminal contra la empleada por injurias y calumnias y que fue admitida a trámite por el Juzgado de Instrucción 3 de Ferrol.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies