La refinería de A Coruña destina 23 millones para revisar sus instalaciones en varias fases, que comenzarán mañana

 

La refinería de A Coruña destina 23 millones para revisar sus instalaciones en varias fases, que comenzarán mañana

Actualizado 18/09/2008 18:50:44 CET

A CORUÑA, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Refinería de Repsol en A Coruña destinará 23 millones de euros a la revisión programada de sus instalaciones, que comenzará mañana viernes 19 de septiembre y será la de mayor volumen de trabajo de las acometidas en la historia de este complejo industrial.

Este tipo de revisión programada se denomina "parada de mantenimiento", porque no es factible realizarla con las unidades en servicio, razón por la que es necesario pararlas para poder acometer los trabajos programados. Así, esta actuación está prevista en distintas etapas: proceso de parada de la unidad, revisión programada y finalmente puesta en marcha nuevamente de las unidades, según informaron fuentes de la empresa.

Hasta mediados de noviembre y en distintas etapas una parte importante de los 650 trabajadores propios y otros 1.000 pertenecientes a más de 60 empresas contratistas, en su mayoría implantadas en Galicia, realizarán de forma continuada estas labores de inspección y mantenimiento en trece unidades de la refinería y distintos equipos auxiliares. El resto de las unidades del complejo funcionarán con normalidad, sin afectar a su actividad.

LABORES PARALELAS

Paralelamente se ejecutarán diversos proyectos destinados principalmente a la elaboración de combustibles más ecológicos, con la construcción de una nueva planta desulfuradora que potenciará la capacidad de eliminación del azufre en gasóleos y gasolinas.

La especial logística que conlleva una parada de estas características ha sido diseñada "minuciosamente" para disponer de áreas de aparcamiento, así como transporte colectivo con el objeto de que la enorme afluencia de trabajadores de empresas contratistas, que diariamente accederán a las instalaciones industriales, afecte "lo menos posible" a la fluidez en las vías de comunicación adyacentes a refinería.

Por otra parte, responsables de Repsol advirtieron de que, durante el periodo de puesta en marcha y en los primeros días de operación de las unidades, los procedimientos operativos requerirán el envío controlado y puntual a las antorchas de excedentes de elementos gaseosos propios del proceso, para su combustión en la misma.

Por esta razón, en determinados momentos el aspecto de las antorchas podrá tener unas dimensiones mayores de las habituales, "lo que resulta muy visual", siendo una circunstancia normal en esta fase del proceso, que se realiza de forma "totalmente controlada y segura".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies