Rescatan en Vigo a un perro robado hace 3 años, que estaba en condiciones "deplorables"

Actualizado 09/04/2018 13:52:12 CET

VIGO, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Policía Local de Vigo ha instruido diligencias de denuncia contra una vecina de la ciudad, tras comprobar que mantenía en su casa a varios animales, en condiciones "deplorables", entre ellos un perro cuya sustracción fue denunciada hace tres años.

Según han informado fuentes policiales, agentes de la Unidad de Intervención Medioambiental se presentaron en un domicilio de la calle Aragón el pasado 3 de abril, tras recibir varias denuncias de vecinos que alertaban de la presencia de un perro que "lloraba todo el día", y de fuerte olor a orina que emanaba por debajo de la puerta de la vivienda.

Los agentes se percataron de que se trataba de una vivienda en la que ya habían intervenido en anteriores ocasiones por un problema de acumulación de gatos (llegaron a retirar más de un centenar de felinos) y de ratas.

Los vecinos también informaron a la Policía de que el perro que lloraba tenía solo tres patas y que, en los últimos tres años, solo lo habían visto una vez en el patio.

En ese momento, los agentes recordaron una denuncia que se presentó hace tres años desde la protectora de animales, por la desaparición de un perro de raza Schnauzer con una pata amputada. En aquel momento, las investigaciones condujeron a esa vecina, pero no se pudo probar ningún delito, pese a las sospechas.

Tras obtener una autorización judicial, los agentes entraron en el domicilio de la calle Aragón y localizaron al perro en el interior de un cuarto de baño, "en unas condiciones higiénicas deplorables". El animal fue devuelto a su dueño, al que reconoció en cuanto éste le llamó por su nombre, 'Ron'.

Además de este can, la Policía localizó a otro perro encerrado en una estancia sin luz, del que están buscando a su dueño, ya que no tiene microchip. Mientras no aparece su propietario, el animal ha sido trasladado a la Protectora.

Asimismo, en la casa había dos jaulas con sendas palomas en su interior, repletas de excrementos, además de un acuario con una tortuga.

Los agentes instruyeron una denuncia por los supuestos delitos de maltrato animal y apropiación indebida, que ya fue remitida al juzgado.