Roberto Vidal Bolaño, un "trabajador incansable" que se involucraba de "forma muy pasional" en los grandes proyectos

Actualizado 12/05/2013 13:44:17 CET

Las Letras Galegas convierten a este autor en "el símbolo del teatro gallego" y ponen el género "a la altura de la narrativa y la poesía"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 12 May. (EUROPA PRESS) -

Roberto Vidal Bolaño, escritor de obra dramática, actor, director, iluminador, docente, era, sobre todo, "un trabajador incansable" que se "involucraba en todo de una forma muy pasional", sobre todo en grandes y ambiciosos proyectos teatrales que llevaba adelante gracias a una personalidad organizada y que se centraba "en lo esencial".

"Le daba a todo, era un animal del teatro", así lo ha definido, en una entrevista concedida a Europa Press, la actriz Laura Ponte, primera mujer de Vidal Bolaño y compañera en la fundación que la que sería la primera compañía profesional de teatro de Galicia, Teatro Antroido. "Tanto era actor, como iluminador, como escenógrafo, le daba a todos los palos. Era un todoterreno", ha recordado.

El autor homenajeado este año en el Día das Letras Galegas presentaba un teatro de corte "social" y sentía predilección por temas relacionados con "la defensa de los humildes, de los marginados", a imagen de lo que hoy sería el movimiento de "los indignados", ha resaltado Ponte. Por ello, la obra de este dramaturgo de "frescura impresionante" está hoy en día de máxima actualidad a pesar de tratarse de piezas escritas, en ocasiones, "hace 30 años".

En la misma línea se sitúa el profesor Xosé Manuel Fernández Castro, estudioso de la figura del dramaturgo y autor del libro 'A obra dramática de Roberto Vidal Bolaño', editado por Laiovento y que profundiza en la vida y obra del escritor y actor.

En concreto, Fernández Castro ha resaltado, en declaraciones a Europa Press, el trabajo de Vidal Bolaño para intentar "sacar a la calle" el teatro y acercarlo al público, así como su capacidad de organización para "centrarse en lo esencial" y evitar "cuestiones secundarias" en sus montajes.

Esta capacidad, ha recordado Fernández Castro, le permitió "enfrentar proyectos enormemente complejos" --tanto de autores clásicos gallegos como extranjeros y suyos propios-- sin "nada de estrés" y con buen resultado, una cuestión por la que tenía predilección. Asimismo, su carácter "centrado" evitaba en todo momento "cometer ingerencias en el trabajo de los otros artistas", ha explicado Xosé Manuel Fernández.

UNA VISIÓN CRÍTICA

El teatro de hoy en día hereda de Vidal Bolaño, además de "textos espléndidos", una "visión crítica y justa de la vida, de la cultura y de la sociedad", ha señalado Laura Ponte.

Además, hereda una profesionalización de la que Vidal Bolaño fue artífice a través de la compañía Teatro Antroido, primera compañía teatral profesional gallega, que llevó adelante de la mano de Laura Ponte.

A través de esta compañía, ha destacado Xosé Manuel Fernández, Vidal Bolaño incorporó al teatro a "todas las personas que tenían algo que aportar", por lo que funcionó como "catalizador de experiencias". Tras trabajar en el Centro Dramático Galego (CDG), su última compañía, Teatro do Aquí, funcionó además como "escuela de teatro" para evidenciar el talento gallego en este ámbito.

El proyecto dramático de Vidal Bolaño es para Xosé Manuel Fernández "muy ambicioso". Según el experto, la "multiplicidad" de dramaturgos que hay en Bolaño establecieron una "continuidad" en su discurso siempre centrada en el "compromiso social".

Después de sus inicios en el audiovisual con el grupo Lupa, la primera etapa de consolidación del teatro profesional la llevó a cabo dentro de Teatro do Antroido. Sin embargo, para Xosé Manuel Fernández, su "madurez creativa" llegó en 1984 con el montaje de 'Agasallo de Sombras' dentro del Centro Dramático Galego.

"Su etapa más brillante viene a continuación", ha destacado el experto, al tiempo que ha recordado que, sin embargo, Vidal Bolaño "quedó fuera del teatro durante unos años por motivos políticos" y no sería hasta 1991 cuando reiniciase una actividad dramática de cara al público. "No podemos saber cómo hubiesen sido estos años, pero los siguientes fueron los más brillantes", ha destacado Xosé Manuel Fernández.

Además de su capacidad profesional y de su tendencia a "enfrentarse a todo tipo de textos", Xosé Manuel Fernández ha destacado como "hitos" de su trayectoria el hecho de que llevase adelante la "primera superproducción" del CDG --Agasallo de Sombras-- y la "primera superproducción" del teatro privado gallego, de la mano de Teatro do Aquí. "Él es el símbolo de todo el teatro gallego, el público y el privado", ha sentenciado.

EL TEATRO "A LA ALTURA QUE MERECE"

Para Laura Ponte, el homenaje a Roberto Vidal Bolaño en el Día das Letras Galegas 2013 es un símbolo, dado que es la primera vez que esta jornada se dedica a un autor únicamente dramático.

"Esto quiere decir, como mínimo, poner al teatro a la altura que se merece", ha destacado Ponte, quien ha añadido que el género dramático "tiene una dignidad, una altura y una calidad que no tiene nada que envidiar a la narrativa ni a la poesía".

En el mismo sentido, Xosé Manuel Fernández considera que el homenaje "convierte a este autor en el símbolo del teatro gallego", tanto desde su papel de dramaturgo como de "director, iluminador, empresario, docente, intelectual del teatro y pensador del teatro". "Lo esencial es que Roberto Vidal Bolaño lleva en la cabeza todo el teatro gallego", ha apostillado Fernández Castro.

Laura Ponte y su hijo, Roi Vidal, han emprendido además este año el proyecto de reavivar Teatro Antroido, compañía con la que están realizando por Galicia funciones en recuerdo y homenaje a Roberto Vidal Bolaño. "Es lo mínimo que podríamos hacer con él, celebrarlo con él, que nos dejó tan joven. Porque se lo merece", ha sentenciado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies