Sánchez Piñón asegura que Galicia no registra "tasas elevadas" de problemas de conducta en los centros escolares

Actualizado 31/07/2006 14:41:22 CET

Educación, USC y Fundación María José Jove iniciarán en octubre un estudio en seis colegios gallegos para detectar estos comportamientos

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

La conselleira de Educación, Laura Sánchez Piñón, aseguró hoy que en Galicia los datos relacionados con problemas de conducta en los centros escolares "no son graves" y la situación "se parece" a la media estatal, por lo que subrayó que "las tasas no son elevadas".

En cualquier caso, manifestó que la consellería realiza "todos los esfuerzos" para que situaciones relacionadas con problemas de conducta en escolares no sucedan en los centros e insistió en que esta problemática no se debe confundir con actuaciones indisciplinarias en los colegios. Además, apostó por incidir en la prevención en esta materia.

En este sentido, explicó que en la convivencia escolar se pueden registrar faltas de disciplina, "un aspecto diferente" a los alumnos que tiene problemas de conducta. Por ello, Educación, en colaboración con la Universidade de Santiago de Compostela (USC) y la Fundación María José Jove, pondrá en marcha en el mes de octubre un proyecto de detección de problemas de conducta de inicio temprano en centros escolares de infantil y primaria.

Para llevar a cabo esta iniciativa de carácter experimental y que se desarrollará durante el curso 2006-2007, Sánchez Piñón suscribió hoy un convenio de colaboración con el rector compostelano, Senén Barro, y la presidenta de la fundación, Felipa Jove.

El estudio, al que la Fundación María José Jove destinará 18.000 euros, se llevará a cabo en seis centros educativos gallegos que serán elegidos por la consellería y la USC. Los colegios serán escogidos por presentar situaciones anteriores de niños con problemas de conducta y se buscará un amplio abanico que incluya centros rurales y urbanos.

La USC será la encargada de ejecutar el proyecto en los lugares seleccionados. Asimismo, se encargará de realizar cursos formativos dirigidos tanto a padres y madres como al profesorado y alumnado que participe en el proyecto, con el fin de facilitar los conocimientos y estrategias necesarias para abordar estos problemas de comportamiento. También se encargará de supervisar y evaluar la iniciativa, cuyos resultados se conocerán dentro de un año.

TRES EJES

El proyecto se centrará en tres ejes fundamentales, que serán la intervención familiar a través de un programa para padres y madres, un segundo que incidirá en la intervención escolar, con un línea para profesores y un tercer vértice dirigido al alumnado.

Con este convenio, las tres instituciones buscan promocionar la tolerancia, la convivencia y la cultura de la paz en los centros escolares.

"Todo lo que sea prevenir conductas violentas hay que tomarlo muy en serio", afirmó Felipa Jove con el fin de que en el futuro "se puedan reducir estas situaciones". En este sentido, Senén Barro también apostó por que con iniciativas como esta se puedan ir reduciendo "desastrosas manifestaciones" de conducta.