Sanidade destaca el Pacto de contrataciones como "un gran cambio estructural" y cree que marcará "un antes y un después"

La Directora De Recursos Humanos Del Sergas, Esperanza Fernández
EUROPA PRESS
Actualizado 28/04/2011 16:24:08 CET

Los grupos valoran el acuerdo, pero demandan medidas que favorezcan la conciliación y que se mantenga el descanso obligatorio

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

La directora xeral de Recursos Humanos del Servizo Galego de Saúde (Sergas), Esperanza Fernández Lago, ha destacado este jueves el Pacto de contrataciones alcanzado con todos los sindicatos como "un gran cambio estructural" que marcará "un antes y un después" en cuanto a los modos de lograr una vinculación laboral temporal con la administración.

Lo ha hecho en una comparecencia a petición propia en comisión parlamentaria, donde ha explicado que las nuevas condiciones afectan a "más de 70.000 personas" que están apuntadas en las listas para contratación temporal. Ha detallado que las nuevas normas conllevan la "unificación" de la valoración de los méritos entre el personal fijo y el temporal y la creación de una aplicación informática que "mejora la transparencia y la accesibilidad" de los aspirantes.

Igualmente, se incluye en las nuevas normas al personal estatutario de las fundaciones sanitarias y al de 061-Urxencias Médicas y el Centro de Transfusións de Galicia (CTG); se reduce el tiempo en cada categoría laboral para "apostar por la promoción interna" y se crean listas unificadas para la "fidelización" de los trabajadores en los hospitales comarcales al "conocer con carácter previo" la voluntad de desplazamiento de cada aspirante.

"Se mejora la calidad de la gestión, se avanza en la modernización, se añade transparencia en las listas y flexibilidad en la elección de destino y se crea un sistema de tramitación más ágil", ha subrayado la alto cargo del Sergas.

Tras conocer el contenido del pacto, los portavoces de los grupos de la oposición en materia de sanidad, Modesto Pose (PSOE) y Ana Luisa Bouza (BNG), trasladaron a la representante del Sergas su "enhorabuena" por lo que el socialista denominó "un trabajo razonable". No obstante, ambos coincidieron en que el acuerdo se quedó en el ámbito "técnico" en lugar de abarcar más cuestiones que necesitan ser modificadas.

PETICIONES DE LOS GRUPOS

En primer término, la nacionalista llamó la atención fundamentalmente sobre la supresión del descanso obligatorio en las rotaciones, dado que personas en la parte superior de las listas "pueden no tener nunca vacaciones" por el tipo de sus contratos. Además, porque tiene "una implicación negativa" para aquellos que ocupan puestos más bajos, que quedarían "excluidos" en el actual momento de crisis.

Para la directora xeral, esta cuestión responde a que, tras la unificación de los méritos del personal fijo y el temporal, las personas en esta situación "no pueden obtener valoración por un período de inactividad", como sucedía con el anterior sistema.

Por su parte, Pose reclamó medidas en favor de la conciliación de la vida laboral y familiar y la activación de un registro de llamadas a través del cual se pueda verificar que no existen "chanchullos" en lo referido a "una leyenda negra" que cuenta que "ciertas personas escogen las sustituciones en función del tiempo que dure el contrato". "Las comisiones de seguimiento del pacto en las cuatro provincias velan por las llamadas", aseguró Fernández Lago.

A mayores, ambos parlamentarios mostraron su "preocupación" por el funcionamiento de la aplicación informativa en cuanto a que "pueda generar más problemas de los que soluciona" y demandaron, también, la creación de listas por especialidades.

Sobre la plataforma informática, la dirigente del Sergas admitió que "tiene mucha complicación" y avanzó que estará completada este año, después de que ya se haya completado el trabajo interno y todavía reste por terminar "la visualización exterior". "El trabajo de implantación empezará a partir de junio", indicó.

"NO ES PARA TANTO"

Tras un primer turno de intervenciones en un tono amable, las críticas de la portavoz del PP en el debate, Ángeles Díaz Pardo, sobre la "falta de atención" del bipartito a esta cuestión y a la "falta de talante del que presumen pero no aplican" en cuanto al diálogo con los sindicatos durante la etapa de gobierno de PSdeG y BNG, motivó el enfado de Pose y Bouza.

Particularmente, de la nacionalista, quien recriminó a la directora xeral que el nombre del plan es "excesivo" puesto que "no sirve ni para contratar a más personas ni para hacerlo en mejores condiciones" y recordó las críticas de la CIG sobre los "recortes" en sanidad y las bajas que no se cubren.

"Éste es un pacto de mejora técnica", minimizó, para atribuir la presentación del "logro" a la necesidad de "ocultar las irregularidades en las oposiciones del Sergas" denunciadas por el PSdeG en los últimos meses. "Mucho ruido y pocas nueces", sentenció.

Por su parte, el diputado socialista afeó a Díaz Pardo su intervención y, si bien insistió en que el acuerdo de fijación de baremos para entrar en el sistema "es un avance con respecto a lo que había", subrayó que "tampoco es la panacea". "Es que no es para tanto", remarcó, para concluir que "incorporar las nuevas tecnologías" a la selección de personal es "de sentido común".

Para cerrar el debate, la directora xeral de Recursos Humanos defendió la "importancia" del pacto por el número de personas al que afecta y, en cuanto a la "estabilidad laboral", espetó que "el mayor atentado" contra ella es "la Ley de Presupuestos Generales del Estado". Justificó esta afirmación en que "sólo permite convocar en oferta pública un 10 por ciento de las bajas producidas, incluyendo al personal estatutario".