Sanidade evaluará las sanciones pedagógicas por hacer botellón del Ayuntamiento de Santiago para mejorar su normativa

Reunión de la conselleira de Sanidade y el alcalde de Santiago
EP/XUNTA
Actualizado 14/11/2011 16:01:47 CET

La capital gallega ya ha interpuesto sanciones a 36 personas, de las cuales ocho ya han solicitado sustituirla por un trabajo o curso

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los técnicos de la Consellería de Sanidade evaluarán los resultados de las sanciones pedagógicas por beber en la calle que el Ayuntamiento de Santiago ya ha empezado a aplicar en virtud de la orden por la que se regula el sistema de sustitución de sanciones impuestas por incumplimiento de la normativa de prevención de consumo de bebidas alcohólicas. Así, de haber aportaciones que puedan enriquecer la normativa actual, que está expuesta en la web del departamento autonómico hasta el 19 de noviembre, pasarán a formar parte de la normativa.

Lo ha explicado la titular de la consellería, Pilar Farjas, tras reunirse con el alcalde de Santiago de Compostela, Gerardo Conde Roa, para abordar el desarrollo de esta orden que tiene como objetivo priorizar la educación y prevención en el consumo de alcohol frente a las sanciones económicas. En este sentido, el regidor de la capital gallega ha explicado que se han interpuesto 36 sanciones por beber en la calle en la ciudad compostelana, de entre los cuales ocho ya han elegido realizar los trabajos en beneficio de la comunidad.

En declaraciones a los medios, Pilar Farjas ha explicado que la reunión ha servido para trabajar en el proyecto de sustitución de los sistemas de sanción de la Ley de prevención de consumo de alcohol por otro tipo de acciones, fundamentalmente formativas y de trabajos en beneficio de la comunidad, una iniciativa de la que el Ayuntamiento de Santiago "está siendo pionero".

En este sentido, ha destacado que la aplicación de esta iniciativa en el municipio compostelano "permitirá realizar una evaluación", con el objetivo de que puedan alcanzarse conclusiones que favorezcan el desarrollo y uso de esta "novedosa regulación", tanto por parte de las instituciones locales como de la Administración.

Además, también ha recordado que el Ayuntamiento de Santiago ha recibido en 2011 un total de 700.000 en ayudas para prevención y asistencia de drogodependencias, que se enmarcan en los 8,5 millones de euros que Sanidade destina este año al plan de trastornos adictivos. En el caso del área de Santiago, permitirá atender a una población de más de 240.000 personas.

"SANCIONES PEDAGÓGICAS"

Por su parte, el regidor compostelano, Gerardo Conde Roa, y tras agradecer la "ayuda" que ha recibido el Consistorio con el "problema del botellón" por parte de la consellería, ha explicado que, desde hace un tiempo, se están imponiendo "sanciones pedagógicas" frente a las económicas, lo que permite sustituir la multa por cursos de formación o trabajos en beneficio de la comunidad, lo que demuestra --ha agregado-- que estas medidas no tiene "afán recaudatorio".

De esta manera, ha indicado en declaraciones a los medios, se trata de "concienciar" sobre esta problemática que tiene efectos "especialmente nocivos para la salud, la sociedad y la convivencia familiar". "¿Cuántos problemas de alcoholismo hay detrás de las tragedias que se viven en la sociedad, en los accidentes de tráfico o en la violencia doméstica?", se ha preguntado.

Gerardo Conde Roa ha subrayado que en el caso de Santiago "las cosas van bien" y confía en que, poco a poco, se puedan ir incrementado los índices de sustitución de la multa económica --que puede oscilar entre los 600 (menores) y 750 (mayores de edad) euros como máximo-- por la sanción de carácter pedagógico.

El alcalde de Santiago ha explicado que los cursos de formación los ofrecen los propios técnicos del ayuntamiento, mientras que entre los trabajos en beneficio de la comunidad se encuentran el acompañamiento de peregrinos a su llegada a la ciudad o la limpieza y conservación del Camino, en el término municipal de Santiago y ayudados por efectivos de Protección Civil.

DATOS DE CONSUMO

Según los datos aportados por la propia conselleira, en Galicia el 80 pro ciento de la juventud de entre 14 y 18 años reconoce haber tomado alcohol "en exceso" alguna vez en la vida, siendo la sustancia adictiva "más consumida", situándose la edad media de inicio de consumo en los 13,9 años.

Además, la conselleira de Sanidade ha indicado que los menores de Educación Secundaria afirman, en un 47 por ciento, que beber cinco o seis copas en una misma sesión no constituye una conducta de riesgo, con lo que la percepción de riesgo es "extremadamente baja".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies