Santiago se suma a las ciudades con presupuesto para 2018

Pleno del Ayuntamiento de Santiago
EUROPA PRESS
Actualizado 16/01/2018 18:03:15 CET

   El PP compostelano cree que las futuras cuentas son "papel mojado" y el alcalde lamenta que Hernández está "desorientado" en la oposición

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Santiago de Compostela se sumará este miércoles a las ciudades gallegas con presupuesto para este año 2018, de manera que Compostela Aberta logra por segundo año consecutivo el beneplácito de PSOE y BNG para sacar adelante las cuentas con las que seguir gobernando en minoría.

   Será la cuarta ciudad de las principales urbes gallegas que contará con su presupuesto aprobado, después de que Vigo, en donde el PSOE de Abel Caballero gobierna con mayoría absoluta, fuese la primera en dar luz verde a los números de 2018.

   Las elecciones de mayo de 2015 dejaron a seis de las siete ciudades gallegas con gobiernos en minoría de todos los colores políticos. La excepción fue Vigo, cuyo alcalde se reforzó en las urnas consiguiendo 17 concejales, lo que lo acabó llevando a la Presidencia de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) por haber alcanzado el mejor resultado socialista.

   En estos comicios, irrumpieron por primera vez las candidaturas 'ciudadanas', hoy día conocidas como las mareas de las ciudades, y que situaron en A Coruña, Santiago y Ferrol a Xulio Ferreiro, Martiño Noriega y Jorge Suárez en las alcaldías a través de listas de iniciativa popular. En estas elecciones Podemos no presentó con su marca.

    Sin embargo, el alcalde más debilitado de los tres de las mareas es el de Ferrol, que aunque logró formar gobierno con el PSOE, actualmente gobierna con una exigua minoría y no ha conseguido aprobar ningún presupuesto municipal en lo que va de legislatura.

   En Ourense, donde gobierna el PP en minoría, tampoco ha habido presupuestos en esta legislatura. Aunque el portavoz de Democracia Ourensana ha sugerido en varias ocasiones la posibilidad de impulsar una moción de censura, no ha tenido apoyos reales, pero tampoco los ha conseguido el alcalde popular, Jesús Vázquez, para sacar adelante unas cuentas municipales.

   El caso de Lugo está en una situación distinta porque la alcaldesa, Lara Méndez (PSOE), ha ligado la aprobación de los presupuestos a una cuestión de confianza. Si no hay moción de censura en las próximas semanas, la dirigente socialista habrá conseguido tener aprobadas las cuentas a través de esta fórmula prevista para garantizar la gobernabilidad de los ayuntamientos.

   Al margen de Vigo y en vísperas de que se apruebe los presupuestos de Santiago, sacaron adelante sus presupuestos, a finales de 2017, tanto Pontevedra, en donde gobierna el Miguel Anxo Fernández Lores (BNG) en minoría desde 1999, como en A Coruña, donde lo hace la Marea Atlántica de Xulio Ferreiro también en minoría.

PRESUPUESTOS DE SANTIAGO DE COMPOSTELA

   Los presupuestos del Ayuntamiento de Santiago ascienden a unos 110 millones de euros, más de 113 si se suman las empresas municipales, lo que significa que son las cuentas más elevadas del Consistorio desde 2009.

   Entre las líneas principales que destaca el gobierno local, se encuentra el gasto social, que pasa de 71 euros por habitante en 2015 a 108 euros por habitante, lo que ponen "a las personas en el centro" de las políticas locales.

   Para el portavoz municipal del PP, Agustín Hernández, los presupuestos son "papel mojado" puesto que, a su juicio, "recogen actuaciones que, con toda seguridad, no se ejecutarán". "Compostela Aberta no cumple con sus propias previsiones ni con los acuerdos plenarios", ha acusado este martes.

   El dirigente popular ha llamado la atención acerca de que "a 30 de septiembre" el gobierno local no había ejecutado más que el 10 por ciento en el apartado de inversiones, según dijo. "Es fácil decir que es un problema estructural, pero hay que resolverlo", ha manifestado, aludiendo --dijo-- a los propios argumentos del alcalde.

   El regidor compostelano, Martiño Noriega, salió al paso de las críticas de su opositor popular para considerar que "lleva dos años y medio sin ubicarse en la oposición y sigue sin hacerlo". "Confunde los intereses partidarios con los de la ciudad y está claramente desorientado", ha evaluado.

   Noriega ha manifestado que "cuando las esperanzas no pasan ni por su partido ni por él como candidato", hay que "imaginarse (irónicamente) cómo están las cosas en casa de Agustín Hernández".