Sarmiento (CCOO) prevé "movilizaciones" para exigir la subida del salario mínimo por convenio a 1.000 euros

Ramón Sarmiento, secretario xeral de CC.OO.
Europa Press - Archivo
Publicado 02/09/2018 18:04:36CET

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 2 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El secretario general de Comisiones Obreras en Galicia, Ramón Sarmiento, ha avanzado que a partir del otoño se podría iniciar un "proceso no del todo pacífico" y que precise de "diversos procesos de movilizaciones", para exigir que el salario mínimo se sitúe por convenio en los 1.000 euros.

   Así lo ha asegurado en una entrevista concedida a la Radio Galega, recogida por Europa Press, en la que ha avanzado que a partir de septiembre se emplazará a la Federación Galega de Municipios y Provincias, a la patronal y a las distintas administraciones, entre ellas a la Xunta, a negociar en torno a este objetivo de subida salarial a 1.000 por convenio, alcanzada en el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC).

   Un salario de 1.000 euros que estima que "tendría un impacto enorme" en Galicia, al beneficiar a unos "280.000 trabajadores", en especial, en las "dos provincias del interior".

   Se trata de uno de los próximos retos que se marca el responsable en Galicia de CCOO, junto con la progresiva eliminación de la "fragmentación" en la negociación colectiva, que afecta, directamente, a los trabajadores y dificulta la "mejora de las condiciones laborales".

   Como ejemplo, cita el sector del comercio, fragmentados en 15 áreas, en una situación que "no tiene ningún sentido a día de hoy, no obedece a ningún diseño".

   Además, ante un mercado laboral que contempla marcado por la pérdida del peso de la industria y el crecimiento de la hostelería y el comercio, sostiene que "tiene que abrirse un debate" en torno a la precariedad del sector servicios, al entender que también "tiene capacidad para generar empleo de calidad y buenos salarios".

SARGADELOS: HABRÁ SOLUCIÓN, SI EL GOBIERNO DE LA XUNTA "SE IMPLICA"

   Cuestionado por la problemática surgida en torno a la empresa Sargadelos, ha instado a la Xunta de Galicia a que "se implique" y "deje de limitarse a hacer de notario en estos procesos", convencido de que, en ese caso, "los problemas se arreglarán, sobre todo, en una empresa que es emblema de Galicia" y cuyos problemas "no son de mercado ni de producto".

   En todo caso, ha criticado que la empresa esté gestionada "por parte de un personaje que parece que tiene maneras de otros tiempos". "En Galicia tenemos una clase empresarial que parece excesivamente acostumbrada a unas formas todavía no del todo democráticas", ha asegurado.

Contador