El sector turístico gallego ve en la "recuperación" de otros destinos un riesgo para repetir récord de visitantes

Playa de As Catedrais
Europa Press
Publicado 01/09/2018 13:31:52CET

   En julio, la ocupación experimentó un ligero descenso y se situó entre el 70 y el 80%, remontando hasta el 90% en agosto

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 1 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El sector turístico gallego considera que el inicio del otoño en Galicia volverá a marcar, como es habitual en los últimos años, buenas cifras de viajeros y ocupación, aunque ven complicado que se repitan cifras récord como en ejercicios anteriores, buena parte a causa de la "recuperación" de otros destinos turísticos que compiten atrayendo viajeros internacionales.

   Comenzando el mes de septiembre, y recién cerrada la campaña de verano, desde el Clúster de Turismo de Galicia creen que, "si la climatología se mantiene estable", este mes marcará "buenos resultados", especialmente en el caso de la primera quincena.

   En concreto, estas dos primeras semanas ya hay buenas cifras para destinos urbanos como A Coruña, Vigo y Lugo, así como para la provincia de Pontevedra, dado que la Diputación maneja una ocupación media de entre el 55 y el 60%.

   Según ha indicado el Clúster a Europa Press, la ocupación media en Galicia a lo largo de todo el año es del 40% y, tradicionalmente, el mes de septiembre marca "muy buenos resultados". Por ello, y teniendo en cuenta los datos de este verano, el sector espera que este mes "vuelva a marcar buenos resultados" en la Comunidad.

DIFÍCIL REPETIR EL RÉCORD

   No obstante, fuentes del Clúster admiten que será difícil que se repitan cifras récord como las de los meses de septiembre de 2016 y 2017, que fueron "los mejores meses de septiembre de toda la serie histórica del sector en Galicia".

   Esto será, en buena parte, debido a que "en años anteriores, este crecimiento ha venido marcado también por el crecimiento del turismo internacional", que tuvo "excelentes resultados en el último lustro" y alcanzó "cifras de récord" en 2016 y 2017.

   Sin embargo, en la actualidad, "la progresiva recuperación de otros mercados internacionales hace pensar que será complicado volver a marcar cifras de récord", explican desde el Clúster que, no obstante, consideran que superar el medio millón de viajeros "será un excelente resultado" en el camino de "consolidar el crecimiento".

   Esta tendencia se ha hecho patente también durante el verano, en el que las cifras han bajado o se han estancado. "El escenario de recuperación de la estabilidad en países mediterráneos competidores de España ha incrementado la competencia con otros destinos nacionales a la hora de atraer al turista español", incidan desde el Clúster, así como más división en el internacional.

UN LEVE DESCENSO EN JULIO

   Tras las buenas cifras de los primeros cinco meses del año, y con el recuerdo del crecimiento del pasado ejercicio, el sector gallego vivió un "estancamiento" durante el mes de junio. La apuesta era la de reeditar cifras, sin embargo, la ocupación media en Galicia durante el mes de julio osciló finalmente entre el 75 y el 80% de la ocupación.

   Estas cifras suponen en torno a entre un 3 y un 10% menos de ocupación que hace un año, en buena parte debido a la mala climatología que la comunidad registró durante ese mes. La ocupación del mes de agosto, por su parte, se mantuvo en términos similares a los del año pasado, entre un 85 y un 90%.

   Como en años anteriores, sigue el crecimiento paulatino de turistas internacionales, aunque el peso del turista nacional oscila entre el 70 y el 80% del total, por lo que los expertos animan a seguir por esta vía de turismo "sostenible y de calidad".

INFLUENCIA POR ÁREAS

   Según el cómputo facilitado por el Clúster por áreas, en Santiago de Compostela las cifras de ocupación han experimentado un descenso en términos interanuales en el conjunto del verano. En concreto, en julio la ocupación se movió entre el 73% en hoteles y el 84% en pensiones, un 5% menos en general que hace un año, aún con los picos por las fiestas del Apóstol. En agosto, por su parte, la cifra subió hasta el 80-85%, e incluso al 90%, similar a hace un año.

   En el caso de A Coruña, el conjunto del verano experimento cifras ligeramente inferiores al año anterior, entre el 80 y el 85% de ocupación; mientras que en Ferrol se llenaron el 90% de las plazas y, como contrapartida al estancamiento, hubo un alza de precios.

   En el caso de Lugo, las mejores cifras se dieron entre el 15 de julio y el 15 de agosto. En concreto, la primera quincena del octavo mes hubo una ocupación que rozaba el 90%, y que bajó al 75% en la segunda quincena.

   En el conjunto de la provincia de Pontevedra, con un primer semestre "muy positivo", los alojamientos experimentaron descensos de hasta el 10% en julio a raíz de la climatología. La ciudad de Vigo registró una ocupación entre julio y agosto en la horquilla del 85-90%, mientras que Sanxenxo, que vio disminuir su ocupación en julio, remontó por encima del 90% en agosto.

   Según el Clúster, en Ourense se registraron niveles de ocupación levemente inferiores al año anterior, de en torno al 80%. En la Ribeira Sacra, en concreto, la ocupación fue en torno al 80% en julio y algo superior, del 85%, en agosto.

   Finalmente, las cifras de turismo rural apuntan a un descenso del 15% de ocupación en julio, hasta una media del 35%, y una bajada de en torno al 2% en agosto, cuando se situó en el 60% de ocupación.

Contador