Seguimiento dispar entre el comercio y los servicios en Santiago, pero la jornada transcurre con normalidad

Piquete de la CIG en la empresa Trapsa de Santiago
EP/CIG
Actualizado 29/09/2010 15:19:38 CET

Empresas del polígono industrial del Tambre están paralizadas, mientras las grandes superficies comerciales han abierto sus puertas

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

La normalidad es la tónica dominante en esta jornada de huelga general en Santiago de Compostela, donde se registra un seguimiento dispar en su seguimiento dependiendo del sector. Así, el cierre es abundante entre los comercios, máxime los ubicados en la zona más céntrica, pero las grandes superficies del extrarradio sí permanecen abiertas, mientras que el paro es poco secundado entre los servicios de cafeterías y restauración.

Así, a las 10.00, hora de apertura del comercio, piquetes itinerantes se dedicaron a solicitar el cierre a los pocos comercios que habían levantado su persiana en el Ensanche, objetivo que consiguieron en algunos casos como General Óptica, cuyo responsable se llevó el aplauso de los sindicalistas.

Mientras, todos los establecimientos del grupo Inditex en el centro de Santiago --Massimo Dutti, Pull and Bear, Zara, Stradivarius, Bershka y Oysho-- permanecían cerrados, aunque en ciertos locales algún trabajador aprovechaba para realizar trabajo en el interior de la tienda, como colocar ropa.

Con pegatinas en sus escaparates en las que se indicaba "Cerrado por huelga", tampoco abrieron sus puertas comercios como Benetton, Adolfo Domínguez, Caramelo Jeans, Tous o Natura, aunque sí lo hizo, por ejemplo, Pepe Jeans y algunas pequeñas tiendas textiles no pertenecientes a marcas conocidas o franquicias. Paradigmático resultaba ver que Pórtico Básico permanecía cerrado, mientras que la tienda de complementos Day a Day, de este mismo grupo y que está ubicada en frente, sí había levantado sus persianas.

GRANDES SUPERFICIES, BANCOS Y CAFETERÍAS

Un piquete de una veintena de personas se desplazó también a primera hora al Hipercor de Santiago y se colocó en la entrada principal, pero el centro comercial abrió al público a su hora habitual a través de las puertas laterales, mientras los sindicalistas lanzaban consignas de apoyo a la huelga.

Como cualquier otra jornada también se ha desarrollado la atención al público en grandes superficies como Leroy Merlín, Decathlon o Lidel, donde recibieron la visita de algunos piquetes, pero a su marcha prosiguió la actividad comercial.

La huelga fue mucho menos secundada entre cafeterías y bares de Santiago de Compostela, donde no era difícil encontrar un sitio para tomarse un café.

Respecto a las entidades bancarias, la mayor parte operaban como cualquier día, excepto aquellas que fueron visitadas durante algunos instantes por piquetes informativos, como la sede central de Caixa Galicia en la Plaza de Galicia, aunque poco después ya se había recuperado la normalidad.

Salvo ciertas pintadas --algunas en las cuales podía leerse en lusista "Avante coa greve geral"-- y algún cajero afectado --como uno que fue atacado en la calle Basquiños-- la mañana ha transcurrido con tranquilidad en las entidades financieras.

INDUSTRIA, XUNTA Y TRANSPORTE

En cuanto al sector industrial, el polígono del Tambre permanece en casi su totalidad paralizado, después de que a primera hora de la mañana el acceso viario estuvo cortado por una barricada, lo que dificultó la llegada de los operarios que deseaban acudir a sus puestos de trabajo.

En cualquier caso, eliminada esta traba, la imagen en este polígono industrial era la de un domingo, sin el pulso habitual de coches y trabajadores, mientras que sí funciona la cercana Finsa, donde se ha mantenido su proceso continuo de fabricación y la incidencia no ha sido significativa, según han confirmado a Europa Press fuentes de esta empresa. A primera hora, grupos de piquetes se desplazaron a las factorías allí ubicadas para informar sobre la jornada de huelga y solicitar apoyo entre los operarios.

La normalidad también fue la tónica dominante en la sede del Gobierno gallego, los edificios administrativos de San Caetano, donde no se registraron incidentes y los funcionarios que lo desearon pudieron acceder a sus puestos. Entre los funcionarios, el seguimiento de la huelga ha sido del 14,4 por ciento según los datos de la Consellería de Presidencia.

En el vecino edificio de la estación de autobuses, los servicios mínimos constituían la muy escasa actividad que se registró durante la mañana de este miércoles. Una situación similar es la del transporte urbano, con el cumplimiento de los servicios mínimos, mientras que los equipos de recogida de basuras tampoco pudieron desarrollar su trabajo con normalidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies