Sevilla augura tasas positivas de crecimiento para 2011 y descarta "creación neta de empleo consolidada" antes de 2012

Jordi Sevilla, ex ministro de Administraciones Públicas
MINISTERIO DE POLÍTICA TERRITORIAL DE ESPAÑA
Actualizado 22/10/2010 19:01:17 CET

Califica la reforma laboral de "buen intento" pero estima que se quedó "corta"

VIGO, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El ex ministro de Administraciones Públicas y actualmente 'senior councelor' de PricewaterhouseCoopers, Jordi Sevilla, ha augurado que el próximo año habrá "tasas positivas" de crecimiento en la economía española, si bien ha descartado que pueda haber "creación neta de empleo, consolidada, antes de 2012".

Así lo ha afirmado en declaraciones a Europa Press en Vigo, donde ha pronunciado la conferencia titulada 'A dónde va la economía española' durante la celebración del Congreso de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) y en la que ha defendido una "visión optimista" de la economía nacional, ya que, según ha afirmado, "si se supera la visión, a corto plazo, de crisis, tiene mucho potencial".

Sobre la recuperación, ha indicado que está llegando "de manera desigual" puesto que hay países que han salido y otros que están saliendo, si bien ha advertido de que España será posiblemente "de los últimos en salir". Con todo, asegura que "lo peor ha pasado".

Así, afirma que el próximo año "se estará en tasas positivas de crecimiento" aunque "no tanto como dice el Gobierno". A pesar de que la economía experimente este crecimiento positivo, considera "difícil" que esta tendencia se traslade al mercado laboral, con efectos permanentes, antes del año 2012.

MEDIDAS ANTICRISIS

En cuanto a las medidas anticrisis adoptadas por el Gobierno, ha aseverado que la respuesta de los distintos gobiernos, coordinados por el G-20, ha sido "prácticamente la misma", con medidas como "inyectar dinero, liquidez, el sostenimiento del sistema financiero y tirar del presupuesto para que el gasto público ayude a mantener la actividad de la economía".

Así, ha estimado que esto "está bien en una primera fase" para paliar los efectos de la crisis, si bien, a partir de ahí, y con vistas a poder salir de la actual coyuntura económica, hay que hacer "más cosas".

Sevilla considera que la cuestión pasaría por mantener los estímulos al gasto público productivo, a reactivar los circuitos del crédito a empresas y familias, y por acometer "una reforma estructural muy importante con un descenso de costes laborales, que no salariales", en concreto de la Seguridad Social. Según afirma, esto ayudaría a "recuperar la competitividad perdida".

"Lo hecho hasta ahora ha permitido paliar la crisis, ahora se necesitan más reformas para reforzar la competitividad, la productividad y un cambio en el modelo productivo", concluye.

REFORMA LABORAL

Al respecto de la nueva reforma laboral aprobada por el Ejecutivo, ha considerado que es "un buen intento" y que "es mejor que nada", si bien cree que "se queda un poco cota, a medio camino".

A su juicio, contiene todavía "muchas partes oscuras" cuyos resultados podrán ser fructíferos según se desarrollen "en una línea o en otra" y, además, ha lamentado que se dejen fuera "aspectos importantes como la negociación colectiva".

De igual modo, afirma que "olvida" de un objetivo global que tienen que tener las reformas, y que no es otro que el reducir la precariedad laboral e incrementar la flexibilidad.

Según recuerda, estos dos conceptos han ido siempre de la mano en España --la flexibilidad a base de la precariedad--, si bien ha abogado por ser capaces de "imitar" a otros países que han compaginado los contratos indefinidos con la flexibilidad. Así, asegura que este asunto es un "reto" al que tendrá que hacer frente el nuevo ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, de quien se mostró seguro de que lo sacará adelante.

"VALORAR EL TALENTO"

El licenciado en Ciencias Económicas ha defendido el "potencial" de la economía española por contar con el "gran activo que es su gente". Así, ha destacado cualidades como "la capacidad de lucha, emprendedora y la experiencia" de los recursos humanos que tiene el país, aunque ha precisado que son necesarias "algunas cosas para que eso que es potencial se convierta en realidad", como el pensar en que se va a salir de la crisis "en un momento distinto al que estábamos".

También ha defendido la necesidad de un modelo de crecimiento en el que se compita con el resto del mundo en "calidad y no cantidad" y en "valor añadido y no precio", lo cual precisa de cambios "muy importantes" en la manera de gestionar las empresas, la innovación, la gestión del talento y de las políticas públicas dirigidas a fomentar estos valores en las compañías.

Sevilla ha recordado que existen algunas empresas españolas, entre ellas gallegas, que ya tienen proyección mundial y "han sabido aportar valor añadido y calidad", si bien ha precisado que para que casos como estos dejen de ser minoritarios, los poderes públicos --a todos los niveles-- deben "priorizar" la innovación.

De igual modo, ha indicado que las universidades, a través de los campus de excelencia --hizo mención, como ejemplo, al concedido a la Universidade de Vigo por su proyecto Campus del Mar-- también deben centrar sus esfuerzos en convertir la investigación en innovaciones empresariales.

"Y tenemos que acostumbrarnos a valorar el talento, a la gente que tiene o manifiesta talento", afirma, aunque precisa que esto también necesita una flexibilidad en los criterios de éxito y de fracaso.